“No podía salir a respirar, no podía moverse, llevaba muchos metros de red en la cola que la estiraban hacia abajo”

Alba González | 22/05/2022

Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino
Pedro Riera Llompart, Pedro Sub, fotógrafo submarino

Es, sin duda, el rescate más comentado del fin de semana y nos atreveríamos a decir que hasta de todo el año. Las imágenes de la ballena liberada ayer por varios profesionales del buceo de Portocristo inundaron las redes dándonos a todos una lección de respeto a los animales y al medio ambiente; aunque la realidad no es tan bonita. La ballena quedó enganchada en unas redes de deriva que están prohibidas en la Unión Europea desde el 2002; pero siguen ahí y casi asfixian un ejemplar de ballena jorobada hasta la muerte.

Así fue cómo ocurrió todo, contado en primera persona:


PEDRO RIERA LLOMPART, documentando un rescate majestuoso.

Pedro Sub tiene 50 años y dicen de él que aprendió antes a nadar bajo el agua que sobre ella; aunque no se dedicó al mar profesionalmente. Perlero de Majorica durante toda su vida, compaginaba el trabajo con su verdadera pasión: el mar y la fotografía submarina. Una estrecha relación con el medio que le ha permitido ser instructor de buceo, guía de cuevas marinas, amante de la pesca submarina y otras tantas tareas relacionadas con el mar. Ahora, dedica su vida, exclusivamente, a la documentación fotográfica de mares, océanos y sus impresionantes habitantes.


¿Cuando recibes la primera noticia sobre la ballena atrapada?

Estaba comiendo en casa tranquilamente y al parecer, no podían localizarme. Cuando lo consiguieron, ya habían reunido allí a todo el mundo así que me fui rápidamente. Skualo me proporcionó una barca para poder llegar desde el club al punto en el que se encontraba la ballena. Estaba a punto de comenzar el rescate. Juanmi, de Caribia Sailing, había sido el que la había avistado. Estaba paseando a unos clientes y a dos o tres millas de la costa vio al animal soplando. Dio el aviso rápidamente y los centros de buceo más importantes de la cosa se desplegaron.


¿Te sorprendió lo que viste?

Imagínate. Claro que sí, muchísimo. Ballenas por aquí hay muy pocas y las que aparecen, lo hacen varadas o muertas. Cuando llegué vi al majestuoso animal soplando, parecía muy muy débil, estaba atorada con la red. No podía salir a respirar, no podía casi moverse. Tenía las aletas pectorales pegadas al pecho a causa de la red y no las podía utilizar. Estaba enredada desde la boca a la cola. De vez en cuando, se movía un poco para intentar coger aire, lo hacía y luego se dejaba sumergir de nuevo unos dos o tres metros. Cada cierto tiempo repetía el esfuerzo. Era lo único que podía hacer para mantenerse viva. Detrás de la cola llevaba más de quince metros de red que le pesaba mucho y le estiraba hacia abajo. Le obligaba a tener una postura vertical en vez de horizontal. Claro, al hacer el esfuerzo para salir a flote, la red se tensaba y se le clavaba en la espalda y en las aletas. Estaba muy muy mal.

¿Cómo planteasteis el rescate?

Estábamos allí los buzos de Skualo, de Albatros y el equipo de Palma Aquarium. Establecimos la estrategia y empezamos a cortar por el espináculo para facilitarle la respiración. Luego continuamos desde la cabeza hacia atrás, cortando y cortando trozos de red, era impresionante la cantidad que tenía.

¿Qué te transmitió el animal?

Cuando me tiré al agua fui directo a la zona de la cabeza, me puse delante del ojo, para verla bien y enseguida giró la mirada y la clavó en mí. Se puso un poquito nerviosa y se revolvió. Me quedé frente a ella, mirándola, ella me seguía con su ojo y de vez en cuando, lo cerraba para descansar. A los pocos minutos se relajó y dejó de moverse y de repente empezó a mirarme de otra manera, como pidiendo ayuda. Yo creo que identificó que la estábamos ayudando y que no íbamos a hacerle daño.

¿Qué hubiera ocurrido si no se hubiera dado el aviso?

La ballena estaba condenada. Totalmente enredada. No tenían ninguna posibilidad de librarse si no llega a ser por los buceadores que la liberaron. Aunque ella colaboró también. Si ella no se deja, no se hubiera podido. Uno de los peligros era que cuando tuviera las aletas o la cola suelta realizara algún movimiento brusco pero n o lo hizo, casi ni se movió, fue muy cuidadosa con nosotros hasta que terminamos el trabajo.

¿Cual es el estado real del mar?

Hay muchas cosas. Hay gente que respeta y gente que no lo hace nada. Desde Palma Aquarium nos confirmaron que la red que envolvía a la ballena era una red de deriva. Están prohibidas en Europa desde el 2002 pero como ves sigue habiendo. Son los principales enemigos de estos animales. Yo he visto otras muchas cosas, una tortuga que llevaba diversos plásticos en las piernas, además de una red; pero lo que más me impresión fueron dos oblades que vi y fotografíe. Llevaban encajado el arito de las botellas de plástico y al no poder sacárselo, seguían creciendo y haciendo vida con él. Me impresionó muchísimo. A una de ellas la pude liberar pero a la otra me fue imposible, nadé tras ella durante mucho tiempo pero no lo logré.

¿Qué puede aprender la sociedad de lo que hemos visto este fin de semana?

Debemos aprender a respetar más el mar, vivimos en una isla, no puede ser de otra manera. Es una experiencia inolvidable poder liberar a un animal así. Ver que ya nadaba libre y que iba cogiendo velocidad fue extraordinario, ya se la veía mejor, ahora es cuando tiene una oportunidad. No habíamos visto una ballena jorobada desde el año 2010, no es nada habitual. Espero que las fotografías consigan concienciar.

Sentimiento general

Si te equivocas de voto, puedes desmarcarlo volviendo a hacer clic en el voto erróneo.
10
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Oscar - Mayo 26, 2022 a las 16:35
    Me quito el sombrero con estos señores.Responder 0
  • Piolin - Mayo 23, 2022 a las 16:12
    No tenéis un vídeo para poder disfrutarlo?Responder 1
  • Julián - Mayo 23, 2022 a las 09:54
    Gran trabajo, enhorabuena a todos los que habéis hecho posible que ese animal siga vivo y en libertad. Si por mí fuera os pagaría hasta el último euro de gastos por el rescate. EnhorabuenaResponder 5
  • Mas malllorqui que la corrupcio - Mayo 23, 2022 a las 08:01
    Primera vez que no encuentro comentarios xenófobos contra la inmigrante Ballena.Responder 1
  • Mallorking - Mayo 23, 2022 a las 06:26
    Respeto a la naturaleza. Los animales también son parte de esto, y tienen el mismo derecho que nosotros a vivir. Grandísimo trabajo y lección al ser humano.Responder 6
  • Apolonia - Mayo 23, 2022 a las 04:16
    me encantan los finales felices, quiero agradecer a todos los que ayudaron en el rescate y por otra parte concienciar a la gente cuidemos el planeta saludosResponder 7
  • Buena gente - Mayo 23, 2022 a las 00:35
    Aún queda buena gente que ayuda a los demás, quedan muy pocosResponder 4
  • Vicente - Mayo 22, 2022 a las 16:26
    He perdido la fe en la especie humana pero afortunadamente aún hay gente qué nos hace dignos de compartir el mundo.Responder 19
  • Aguita salada. - Mayo 22, 2022 a las 16:15
    Ole por los salvadores., un premio honorifico se merecen.Responder 21
  • R. - Mayo 22, 2022 a las 13:58
    Enhorabuena , buena gente.!!!Responder 37
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana