La mujer del acusado de asesinarla declaró que "había sido agredida de forma muy violenta" por su marido en Palma

EP | 10/05/2022

El acusado de asesinar a su mujer en Palma, a la derecha de la imagen.

Uno de los policías que acudió al piso en el que vivían temporalmente la víctima y su esposo, acusado de asesinar y maltratar a su mujer tras una discusión, ha afirmado que la chica -antes de morir- les declaró que "había sido agredida de forma muy violenta por su marido". 

La Audiencia Provincial de Baleares ha iniciado este martes la segunda sesión del juicio con jurado popular contra el hombre de 56 años acusado de un delito de asesinato y otro de malos tratos, tras propinarle supuestamente numerosos puñetazos y una fuerte patada en la cara a su esposa, provocando que cayera y se golpeara fuertemente la cabeza. Días después, la mujer falleció en el hospital.

Según el relato del agente, se personaron en el lugar después de que la Sala del 091 recibiera una llamada "por una fuerte discusión en el interior del piso".

Al llegar, ha continuado, se encontraron al acusado sentado en el rellano, quien manifestó que "había tenido una discusión fuerte con su mujer y que estaba esperando a que le devolviera sus pertenencias". En ese momento presentó "una actitud tranquila".

Posteriormente, junto a otro compañero, el policía se introdujo en la vivienda, observando a la mujer "tumbada en el suelo, cubierta de un gran charco de sangre y con una toalla enrollada en la cabeza que le había puesto el propietario del piso", con quien convivía el matrimonio.

Además, "presentaba contusiones y hematomas en el brazo y la cabeza", ha añadido.

Cuando se entrevistaron con la víctima, que todavía estaba consciente, declaró que "había sido agredida de forma muy violenta por su marido", según ha testificado el policía.

Después, una vez llegaron los servicios sanitarios, "manifestaron que presentaba una fuerte herida en la cabeza y que no podía ser valorada en ese lugar, por lo que se la llevaron rápido a Son Espases", ha continuado.

Asimismo, ha hecho también referencia a las declaraciones que en ese momento hizo el propietario del piso, que fue quien llamó a la Policía.

"Nos dijo que era un matrimonio que vivía temporalmente en su casa y que la noche anterior, el presunto agresor salió y se llevó pertenencias de la mujer, y cuando volvió esa mañana ésta se lo recriminó y se inició la discusión", ha indicado.

En el transcurso de la pelea se llevaron a cabo "bofetadas, puñetazos, empujones al suelo y después el hombre siguió a la mujer cocina, le pegó una patada en la cabeza y cayó contra el suelo", según la versión que ofreció el testigo a los agentes.

En la misma línea se han expresado los otros tres policías citados este martes como testigos.

Todos ellos han sostenido además que la mujer no presentaba signos de alcohol en el momento de los hechos, al contrario de lo que afirmó el acusado el lunes, y que tampoco vieron un cuchillo en el escenario, con el que según el procesado su mujer le amenazó.

PRIMERA SESIÓN DEL JUICIO

En la primera sesión del juicio, el acusado declaró ante el tribunal, aunque únicamente quiso responder a las preguntas de la defensa.

Durante su intervención, el hombre aseguró que su mujer le amenazó con una silla y un cuchillo en el transcurso de la pelea, al tiempo que negó que pegara a su esposa, de quien dijo que "se había intentado quitar la vida" anteriormente y que era una persona "que bebía bastante".

Con todo, reconoció que "es posible" que cayera al suelo cuando ambos estaban en la cocina "y sin querer le diera un guantazo".

Por su parte, el propietario del domicilio en el que sucedieron los hechos contradijo la versión del procesado, negando rotundamente que la mujer cogiera un cuchillo o le amenazara con una silla. "No le habría dado ni tiempo", dijo. Asimismo, manifestó que la noche anterior el varón golpeó a la víctima en el ojo, provocándole un moratón.

El testigo explicó también ante el jurado que cuando la mujer entró en la cocina "se cayó ella misma", hecho que el acusado aprovechó "para darle una patada en la cara, cayendo dos metros atrás y golpeándose la cabeza".

Además, contó que el procesado, mientras ella decía frases como 'no me quiero morir aquí', le contestó 'ojalá te mueras', saliendo de la casa sin auxiliar a la mujer.

LOS HECHOS

Según el escrito del fiscal, los hechos ocurrieron el 13 de julio de 2020, sobre las 10.00 horas, cuando en dicha vivienda el acusado mantuvo una fuerte discusión con la mujer porque él había cogido sin su consentimiento el teléfono de ésta y 50 euros en metálico la noche anterior.

Durante la discusión, el procesado supuestamente propinó un fuerte golpe con la mano abierta a la víctima en la cara, provocando que la misma cayera de la silla donde estaba sentada. Posteriormente, continuó pegando a la mujer, todavía en el suelo, recibiendo al menos entre cinco y diez puñetazos.

La víctima permaneció unos 20 minutos en esta posición, hasta que en un momento dado el acusado pasó por encima de ella y le pisó el lateral de la cara, provocando un "leve" sangrado, según el fiscal.

Transcurrido este tiempo, la mujer se incorporó "aturdida" y se dirigió a la cocina. Una vez allí, continúa el Ministerio Público en su escrito, se agachó y el hombre, de forma sorpresiva y sin que la víctima pudiera defenderse, le propinó una fuerte patada en la cara, provocando una nueva caída que derivó en un fuerte golpe en la parte trasera de su cabeza, iniciándose un nuevo sangrado más intenso que el anterior.

En ese momento, la mujer solicitó al procesado que llamara a una ambulancia, pero éste profirió frases como 'ojalá te mueras aquí', sin ayudarla y abandonando la vivienda.

La mujer fue trasladada a Son Espases y sobre las 17.35 horas sufrió un rápido deterioro del nivel de consciencia, por lo que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente de urgencia, quedando ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Nueve días después, el 21 de julio de 2020, la víctima falleció.

El fiscal indica que la causa de la muerte fue un traumatismo craneoencefálico grave causado por la patada propinada por el acusado y el consiguiente golpe en la cabeza.

El Ministerio Público considera los hechos constitutivos de un delito de asesinato, porque hubo "alevosía", y otro de malos tratos, por lo que pide para el varón la pena de 25 años de prisión por el primero y de un año por el segundo.

La Acusación Particular se adhiere a la petición de Fiscalía, teniendo también en cuenta los agravantes de género, reincidencia y de parentesco. Por su parte, la defensa del acusado ha pedido la libre absolución de su representado.

Cabe recordar que el hombre fue condenado en marzo de 2019 por un delito de malos tratos a penas de trabajos en beneficio de la comunidad, privación del derecho a la tenencia y porte de armas y prohibiciones de acercamiento y de comunicación. Asimismo, se le privó de libertad por esta causa desde el 14 de julio de 2020, cuando se encontraba residiendo temporalmente con la víctima, de 52 años de edad, en el mencionado domicilio del amigo que ambos tenían en común.

Sentimiento general

Si te equivocas de voto, puedes desmarcarlo volviendo a hacer clic en el voto erróneo.
1
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • BB. - Mayo 10, 2022 a las 14:59
    El tio mierd* este que se pudra en la carcel.Responder 0
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana