El calvario de una madre de Lloseta: "Mi mayor miedo es que mi ex me quite de en medio y le entreguen a mi hija"

Esther Ballesteros | 06/03/2022

"Mi papá me dice que me tire por la ventana para romperte el corazón", "papá me hace así y me hace cosquillas", "papá es malo y me hace cosas que no se le hacen a un bebé"... Son solo algunos de los comentarios que, hace más de seis meses, una niña de entonces tres años comenzó a hacerle a su madre, originaria de Artà pero residente en Lloseta, quien ha denunciado el calvario por el que ambas atraviesan desde entonces a raíz de los presuntos abusos sexuales a los que su ex pareja -y padre de la pequeña- habría sometido a la menor durante el tiempo en el que a ésta, en virtud del régimen de visitas, le correspondía permanecer con él.

Más allá de las denuncias interpuestas en dependencias de la Guardia Civil y de "ir de un lado a otro" para poner coto a la situación, la progenitora ha querido hacer pública la pesadilla que, asegura, vive desde que se separó de él y, sobre todo, desde que tuvo conocimiento de que su ex pareja abusaba de la pequeña. "Quiero que sepa y haya conciencia sobre este tipo de situaciones", subraya Noelia Ramírez en declaraciones a Crónica Balear, en las que, visiblemente afectada, asegura sentirse desamparada por la lentitud de la Justicia en casos como el suyo.

Noelia explica que sufrió violencia de género por parte de su ex pareja, de quien se separó cuando la niña tenía dos años, y desde que salió la sentencia condenatoria luchó "para que la nena no se quedara a solas con el padre". "Conocía su grado de agresividad y sus problemas de alcoholismo, por eso no quería dejarla a solas con él, pero la Justicia no se puso a mi favor y dictaminó unas medidas según las cuales él podía verla de forma alterna. Tuve que tragar y pensé: 'Espero que la trate bien'", relata la mujer.

Sin embargo, recuerda que ya estaba superando las secuelas provocadas por los malos tratos de su ex compañero sentimental cuando, en junio del pasado año, la pequeña "comenzó a hacer algunos comentarios" e incluso, antes de finalizar la 'escoleta', no quería irse con su padre cuando éste iba a recogerla. "No sabíamos el porqué de esa reacción. Cuando se encontraba con él parecía que veía al demonio".

Al terminar la guardería, Noelia decidió apuntar a su hija a la escuela de verano. Fue allí donde saltaron todas las alarmas. Según relata, a los pocos días de empezar, la niña hizo un comentario "sin conocer de nada a las monitoras" cuando se dirigían a la piscina e iban a ayudarla a ponerse el bañador: "La nena no quería, decía que 'el chochete solo me lo toca el papá'". "Imagínate, una niña de tres años", asevera la progenitora, quien recuerda cómo, poco después, la pequeña le dijo a su madrina "jugaba con la trompita del papá".

La madre explica que desde Menores se ofrecieron a ayudarla "desde el primer momento" y comenta que la circunstancia que, definitivamente, le llevó a denunciar ante la Guardia Civil se produjo una tarde en que estaban durmiendo la siesta. "De repente, la niña me dice: 'El papá me hace cosquillas en el chochete'. Recordé lo que me habían aconsejado, que dejase que la niña hablara y se explayase como si fuera todo normal. Entonces le pregunte: '¿Y eso?'. Y ella, con el dedo índice, empezó a hacer círculos en su zona íntima mientras me decía: 'Me hace cosquillas y me hago pipí en su mano'".

Desesperada, Noelia durmió a su hija y llamó a su prima para que se quedara con la pequeña mientras ella acudía de inmediato al cuartel para interponer la denuncia. Después, al hospital de Manacor para que exploraran a la niña: "Los médicos me dijeron que había vulvovaginitis, la vagina estaba dilatada y que no tenía himen".

LA LENTITUD DE LAS INVESTIGACIONES

El juez dictaminó entonces que le retiraban las visitas al padre y que si éste quería ver a la niña tendría que ser en un centro tutelado, pero la patria potestad continuaba a medias, algo que la mujer no considera "lógico si una persona abusa de tu hija". No solo eso. La angustia de la progenitora fue en aumento cuando veía que las investigaciones en torno al caso no progresaban: "Nos derivaron al equipo especial de la Guardia Civil, que hizo su informe a finales del pasado mes de septiembre y en él hacían constar los hechos".

Las investigaciones recayeron en manos de los equipos del Equipo de Mujer y Menores (Emume) del Instituto Armado y de la Unidad Terapéutica de Abuso Sexual Infantil (Uvasi) de Baleares, pero parecía que ningún avance se producía. "Les llamé y me dijeron que habían entregado el informe a finales de octubre, pero yo no sé dónde está ese documento. Mientras tanto, a él no lo han detenido, ni siquiera para tomarle declaración, porque en el Juzgado dicen que están a la espera de ese informe".

Para más 'inri', Noelia asegura que su ex pareja comenzó a coaccionarla cuando ella y su hija vivían en Artà. "Él vive en Canyamel, a diez minutos de Artà, donde tiene supermercados y demás, pero prefería venir a un súper pequeño que había debajo de mi casa", recuerda. Fue entonces, el pasado mes de diciembre, cuando su actual compañero sentimental les propuso ir a vivir con él en Lloseta, en diciembre: "Era un sinvivir. Pensé: 'Cuando pasen las fiestas empadronaré a la nena y que vaya a la escuela aquí'".

MÁS DE TRES MESES SIN IR AL COLEGIO

Es otro de los escollos con los que la madre de la pequeña se ha topado por el camino. Al continuar con la custodia compartida, señala que tuvo que pedirle a su ex pareja que firmara los papeles para el empadronamiento de la menor. "A mediados de enero me empadroné en Lloseta y quise empadronar a la niña, pero resulta que no puedo hacerlo sin la firma del padre. Le dije que viniera a firmarlo y, de paso, para que no tuviera que hacer dos viajes, ir al colegio y escolarizarla, pero nada. Incluso presentando las denuncias de que el padre ha abusado sexualmente de ella y con el informe médico no puedo si no es con la firma del padre. Él no ha venido y estamos a principios de marzo".

Mientras tanto, la pequeña lleva tres meses sin ir al colegio. "Lo veo muy injusto. Puede haberme hecho lo que sea pero que se lo haga a mi hija no se lo perdono". Noelia asegura que se ha movilizado "por todo: he ido a menores para ver si ellos podían firmar en lugar del padre, lo pero lo único que me dicen es que como solo tiene cuatro años, la escolarización es obligatoria a partir de los seis. Estoy atada de pies y manos al menos hasta que salga sentencia de lo ocurrido. Es todo muy injusto". La mujer, además, apenas pudo estar quince días empadronada en Lloseta, ya que, al continuar la niña inscrita en Artà y ser menor de edad, su madre tuvo que volver a registrarse en su domicilio anterior. 

Aunque su ex pareja no ha vuelto a ver a la niña desde que puso la denuncia por presuntos abusos sexuales -"me dicen que no la entregue y los de Menores me dan todo su apoyo", señala-, el mayor temor de Noelia es que él vuelva a las andadas. "Cuando le solicité su firma al padre, a los dos días se presentó en Binissalem y lo puso en su estado, como si fuese otra coacción. Pero mi mayor miedo es que me quite de en medio y le entreguen la niña a él". 

Este lunes, ambos se verán las caras en los Juzgados a raíz de la denuncia que Noelia ha interpuesto contra su ex por negarse a firmar el empadronamiento y la escolarización de la niña, después de que el pasado jueves, cuando estaba fijada la vista, el padre no se personara en dependencias judiciales. "Vivo mi día a día con miedo. Mi vida y la de la niña giran en torno a él y es muy frustrante. No entiendo que tenga que estar así con una persona que me ha maltratado y ha abusado sexualmente de mi hija. Me frustra mucho que la Justicia no haga nada", concluye.

LA VERSIÓN DEL PADRE: "SEPARARME DE NOELIA HA SIDO MI CONDENA Y MI KARMA"

Por su parte, el padre de la niña ha ofrecido su versión acerca de los hechos denunciados por su ex pareja y asegura que sufre una espiral de acoso desde que se separó de ella. Incluso, señala, en declaraciones a Crónica Balear, que es él quien teme por la vida de su hija y por la suya propia al afirmar que "esta persona" -en alusión a la mujer - "no está bien de la cabeza".

"Nos separamos de mutuo acuerdo pero al otro día arma un espectáculo en el hotel en el que yo trabajaba, luego por la tarde me meten preso por supuesto maltrato, cuando jamás me acusaron de maltrato, sino por injurias", recuerda, aseverando que pocas semanas después ella manifestó a la prensa que "yo le pegaba cuando estaba preñada, cosas que no se han demostrado". "No se pueden denunciar unos hechos sin demostrarlos", incide al respecto.

Sobre su relación con la pequeña, el hombre asegura que cuando la niña estaba con él "no quería irse con la madre porque decía que la madre era mala". Y prosigue: "Casi pierdo el trabajo, es un acoso completo desde que comenzó la relación [con Noelia], me tenía el teléfono con control parental como a los niños".

El padre de la menor explica que también se personó en la Guardia Civil para "contar lo que estoy contando ahora, porque ya hace 7 meses que no veo a mi hija y encima se la llevan para Lloseta. La manera más normal de actuar por parte de unos servicios sociales sería hablar con el padre y la madre...", señala.

Ante la situación de "acoso total" que asegura estar atravesando, se lamenta: "¿A mí quien me protege? ¿Quién me pide mi versión? ¿Quién me protege a mí como padre? ¿Hay alguna denuncia que me acuse de abusos sexuales a otros niños? Lógicamente, si una persona abusa de un niño tiene que ir a la cárcel, no puede andar por la calle".

"¿Hay alguna acusación de maltrato por parte de la madre de mi hija mayor?", continúa preguntándose el hombre, quien insiste en que separarse de Noelia y comenzar una relación con otra mujer "ha sido mi condena y mi karma".

Otra de las situaciones de las que afirma haberse visto afectado ha sido una denuncia por impago de la pensión: "Cuando iba a ingresarlo el banco me devolvía el dinero y así durante cinco meses. En diciembre me dicen que tengo una denuncia por impago de pensiones. ¿Cómo le voy a hacer un ingreso si me lo devuelve? Le envié un WhatsApp para decirle que el dinero es para la comida de mi hija, le digo que coja el dinero. ¿Y devuelve los recibos? Para meterme una denuncia y que me metan preso".

"Es acoso, todo acoso, una denuncia tras otra. Por Facebook también, comentarios...", recrimina el padre de la niña, quien se pregunta "quién tendría valor de publicar en Tik Tok que han abusado de su hija con las consecuencias que puede tener para ella... Son cosas muy privadas. Tik Tok lo ve mucha gente. Yo no lo haría por respeto a mi propia hija".

El hombre asevera que aún tiene la custodia de su hija porque "no se han comprobado los hechos de la violación: nadie me ha dicho nada, la madre montó todo el pollo este. He perdido muchos trabajos por esta situación. ¿Quién quiere a un violador o a un maltratador trabajando en su empresa? Tengo una vida y solo por tomar la decisión de separarme de ella me la ha desgraciado". 

Sentimiento general

Si te equivocas de voto, puedes desmarcarlo volviendo a hacer clic en el voto erróneo.
18
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • M. - Marzo 12, 2022 a las 22:13
    Siempre son las víctimas los llorones estos. Si de verdad le importara su hija, esperaría al juicio. La mayoría sois unos violadores y maltratadores y cuando os lo dicen, salís con la presunción de inocencia. Pues mira, prefiero que se quede con ella, que sabemos que no la va a violar ni a asesinar. Las cifras hablan solas.Responder -7
      Afectado - Marzo 15, 2022 a las 19:34
    No tienes ni idea de lo q hablas un hombre ahora es culpable por el mero hecho de ser hombre, no tienes ni voz ni derechos. Y q sepas q tú eres un punto g....s, está situación se repite todos los días pero los hombres no podemos denunciar pq la policía se ríe de nosotros.Responder 2
  • Camb10 - Marzo 10, 2022 a las 12:42
    Y la presunción de inocencia?Responder 6
  • Indignado - Marzo 08, 2022 a las 13:43
    A mi me huele a mentira y puesta en escena y cronica balear sin respetar los derechos de presunción de inocenciaResponder 0
  • Cristian Mircea - Marzo 07, 2022 a las 00:22
    La Justicia es ciega, siempre ha sido.Responder 4
  • José Luis - Marzo 06, 2022 a las 22:21
    Justicia, es la palabra que tenemos que tener todos por igual,
    Conozco hace años ,al señor que se le está culpabilizando ,crío desde pequeña a mi mujer . Es un caballero con las mujeres , es tan bueno que se aprovechan de su bondad,
    Respecto a este tema lo único que yo podría decir es por que este Diario tan prestigioso se presta a estos manipuleos de esta señora , no es la primera ves que lo hace cuando se ve que lo va a perder recurre a estos medios , Diario de Mallorca ya se las jugo también , el que quiera puede corroborarlo , esa ves lo que pidió no sé le dio fue capaz de auto lesionarse para inculpar lo por malos tratos pero los médicos no son tontos , ahora ya pasó demasiado la frontera metiendo a su propia hija , le da igual pasar por encima de quien sea o lo que sea por hacer el daño que ella se propone,
    Aquí la pregunta es , a esa señora alguien le a echo una estudio sicológico, me gustaría saber qué problema o trauma tiene sería bueno hacerle un test por el bien de sus hijos , por qué el que quiera puede acercarse hablar con el sicólogo de Arta, haber que dice del caso , eso lo que yo pienso que tendría que haber echo ,este prestigioso periódico ,por qué con información hace lo único que gana es hundir y manchar más el nombre del señor aquí mencionado ,
    Espero que el comentario sirva para que muchos hombres y mujeres , miremos bien y sepamos con quién vamos a tener a nuestros hijosResponder 4
  • José Ignacio - Marzo 06, 2022 a las 18:45
    Dime dónde vive y como se llama,,ya me encargo yo de darle justicia,,tanta denuncia y tanta ostia para nada,,Responder 3
      Nieves - Marzo 11, 2022 a las 22:42
    Los niñ@s no se tocan. Yo soy madre y si a mis hijos los tocan. Yo siendo mujer tendría huevos d ir a x él y encima teniendo ovarios. ¡¡ ME LO COMO !!Responder -2
      Nieves - Marzo 11, 2022 a las 22:20
    Dele duro por toda la chopaResponder -3
      Cuñado - Marzo 08, 2022 a las 13:41
    Eres un cuñado tu y los que te dieron me gusta ( flipado que no te la vas a tirar)Responder 4
      Maremeva - Marzo 07, 2022 a las 11:04
    Di que sí, qué proceso democrático ni presunción de inocencia.Responder 5
      Pepote - Marzo 07, 2022 a las 04:58
    No hay huevosResponder 7
      Ander - Marzo 06, 2022 a las 21:11
    Me uno a la iniciativaResponder -5
  • ESCRIBANO. - Marzo 06, 2022 a las 13:58
    En España los mayores de edad hijos de feminazis maltratadoras no pueden denunciar a la madre maltratadora, lo dice la ley.
    Lo sé porque tras una infancia de malos tratos maternales lo intenté en 3 autonomías y es imposible.
    Hace falta un test que sólo hacen cuando el malo es él.
    Hoy hay miles de adultos que sufrimos malos tratos en la infancia y que tenemos que sufrir invisibilización y censura para ocultar la realidad del feminismo.
    No somos reconocidos socialmente, no recibimos ayudas ni el los casos más graves y tenemos que sufrir incluso insultos cuando abrimos la boca.
    Siento asco muy profundo ante esta sinvergonzonería a la que hombres y mujeres adultos estamos sometidos.
    YO HE SOBREVIVIDO AL FEMINISMO.Responder 8
  • - Marzo 06, 2022 a las 13:08
    Animo guapa no estas sola, sigue denunciando, busca una buena abogada y por su puesto después de ese informe ni que se acerque a vosotros...Responder 2
  • Don Cosme - Marzo 06, 2022 a las 12:14
    En un pais gobernado por INUTILES por desgracia el poder va a la par, es decir lleno de INUTILES en la Justicia y que no hacen nada para mejorarlo.Responder 10
  • Ana - Marzo 06, 2022 a las 11:56
    No sabes cuánto casos de estos hay en Mallorca.
    Llevo desde 2015 peleando por mis hijos con un caso igual.Responder 13
  • Rosa - Marzo 06, 2022 a las 10:16
    Por desgracia, la justicia es muy lenta. Pero creo que en estos casos debería haber excepciones y juzgarlo lo más rápido posible.Responder 29
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana