Una operación contra el narcotráfico en Río de Janeiro desencadena un tiroteo y deja al menos 25 muertos

EP | 06/05/2021

CONTACTOPHOTO

Un operativo de la Policía Civil de Río de Janeiro contra el narcotráfico llevada a cabo en la favela de Jacarezinho, ubicada en la Zona Norte de la ciudad, ha desencadenado un tiroteo y ha dejado al menos 25 muertos, incluido un agente.

Según la información recogida por el portal G1, la operación, que ha dejado el mayor número de bajas en una acción de este tipo desde julio de 2016, ha tenido lugar en la madrugada de este jueves.

Vídeos grabados por personas que se encontraban en el transporte público mientras se desarrollaba la acción recogen el sonido de los disparos y explosiones de bombas en diversos puntos de la favela así como cadáveres en el suelo y registros de viviendas que han llevado a que los vecinos protesten.

Otras dos personas recibieron disparos cuando viajaban en el metro, pero han logrado sobrevivir. Mientras, algunos residentes de Jacarezinho han relatado que no han podido abandonar sus hogares a causa de lo ocurrido. También resultaron heridos dos agentes de la Policía.

La operación investiga el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes para llevar a cabo actos delictivos, como asesinatos, robos o secuestros. Según la Policía, el narcotráfico en esta zona adopta "tácticas de guerrilla", incluido el uso de armas pesadas y soldados uniformados.

Jacarezinho está considerada como la base del Comando Vermelho, el grupo narcotraficante con mayor actividad en Río de Janeiro. La favela está llena de callejones y rodeada de barricadas instaladas por los grupos de delincuentes, lo que dificulta el acceso de vehículos blindados, entre otros.

"UNA MATANZA"

Después de que varias ONG, como Amnistía Internacional, y la Comisión de Derechos Humanos del Congreso de Brasil, que ha anunciado una investigación, criticaran el operativo, al que han calificado de "matanza", la Policía Civil de Río de Janeiro lo ha defendido, asegurando que estuvo "muy planificado" y cumplió con todos los protocolos previstos en este tipo de situaciones.

"Eran criminales, bandidos, traficantes y homicidas, intentaron matar a los policías y no hubo más remedio que repeler esa injusta agresión, desgraciadamente lo que nos causa mucho dolor es la muerte de nuestro colega", ha dicho el subsecretario de la Policía Civil, el comisario Felipe Curi.

El jefe de la Policía, Rodrigo Oliveira, ha criticado en una rueda de prensa el "activismo judicial" que se está haciendo de lo sucedido y ha subrayado que se siguieron los protocolos exigidos por el Tribunal Supremo, que había restringiendo este tipo de operaciones en la favelas durante la pandemia, salvo en casos excepcionales.

Los delincuentes, ha explicado, "terminan seduciendo a los hijos de los trabajadores. Esto, a nuestro entender, es más que excepcional", ha defendido.

"La decisión del Supremo no impide que la Policía haga sus deberes. Coloca protocolos y la Policía Civil cumple con todos. No sé si las grandes operaciones están funcionando. Lo que sí sé es que la falta de operaciones funciona muy mal", ha recalcado.

"La Policía Civil no actúa sobre emociones. La operación fue muy planificada, con todos los protocolos y más de diez meses de investigación", ha señalado Oliveira.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana