Nueva Zelanda intentó durante años deportar al terrorista del atentado en Auckland

EP | 05/09/2021

Policía monta guardia cerca del supermercado New Lynn en Auckland, Nueva Zelanda, 3 de septiembre de 2021. / CONTACTOPHOTO

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, ha informado este domingo de que el Gobierno había intentado durante años deportar al terrorista que perpetró el viernes un ataque con cuchillo en un supermercado de la ciudad de Auckland, dejando siete heridos.



Ardern ha precisado que Inmigración de Nueva Zelanda había intentado la deportación del atacante, ciudadano de Sri Lanka, desde 2018 y ha indicado que este tenía condición de refugiado y se encontraba en un proceso por mantenerla.

Asimismo, las autoridades neozelandesas han desvelado su nombre,
Ahamed Aathill Mohamed Samsudeen, de 32 años. Tras el ataque, fue abatido por agentes de la Policía que llevaban siguiéndolo desde hacía 50 días por la "amenaza" que suponía.

Las autoridades han precisado que estaba bajo vigilancia policial porque se tenía constancia de que podía preparar un atentado "inspirado" por el grupo yihadista Estado Islámico.

El nombre y la condición de refugiado no se han desvelado hasta que un juez ha levantado una orden de supresión este sábado por la noche, ya que la identidad de los refugiados y su estatus migratorio están protegidos por la ley del país.

Samsudeen llegó a Nueva Zelanda en 2011 con un visado de estudiante e hizo una solicitud de estatus de refugiado que fue rechazada en un primer momento y aprobada posteriormente en 2013, ha detallado la primera ministra este domingo.

La Policía se fijó en él en 2016 por publicaciones sobre ataques terroristas y contenido violento. En 2017 fue detenido en el aeropuerto de Auckland cuando creían que se dirigía a Siria y ha sido acusado varias veces por posesión de armas, como cuchillos. En julio de este año fue puesto en libertad al agotarse las vías para mantenerlo en custodia.

Además, las autoridades migratorias han señalado que su solicitud de refugiado habría sido "fraudulenta", como ha indicado la primera ministra, que ha lamentado también que no se le hubiera podido retener en prisión mientras se resolvía el proceso sobre su condición de refugiado, ya que este había apelado a una cancelación del mismo emitida en 2019. Este proceso demoró la deportación.

"Fue increíblemente decepcionante y frustrante cuando se volvió a decir que no era una opción detenerlo", ha criticado Ardern.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana