Los volcanes no fueron relevantes en el ocaso de los dinosaurios

EP | 30/03/2021

Traps del Decán - UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE

Las emisiones de carbono volcánico no fueron un factor importante del evento de extinción más reciente de la Tierra, ocurrida al final del Cretácico y que terminó con la extinción de los dinosaurios.

La Tierra ha experimentado cinco grandes eventos de extinción masiva en los últimos 500 millones de años. Las erupciones volcánicas masivas han sido identificadas como el principal impulsor de los cambios ambientales que precipitaron al menos tres de estos eventos de extinción.

El quinto y más reciente evento, la extinción masiva del fin del Cretácico, ocurrió hace 66 millones de años y fue responsable de la destrucción de los dinosaurios.

Los investigadores han debatido durante mucho tiempo si las emisiones de gas de las erupciones volcánicas de los traps del Decán (una enorme provincia volcánica ubicada en India) o el impacto de un gran asteroide es el principal responsable de causar los cambios climáticos que desencadenaron ese evento.

Ahora, un equipo de investigación multiinstitucional dirigido por científicos del CUNY Graduate Center, en Estados Unidos, ha analizado la cantidad y el momento de la emisión de CO2 (uno de los principales gases liberados por los traps del Decán) para seguir determinando el papel que desempeñó el vulcanismo en los cambios climáticos en la época de la extinción masiva del Cretácico.

Investigaciones recientes han identificado un evento de calentamiento global que ocurrió varios cientos de miles de años antes de la extinción del Cretácico.

Algunos científicos han relacionado la erupción de los traps del Decán con este calentamiento, pero se discute si las lavas que entraron en erupción pudieron liberar suficiente CO2 a la atmósfera como para provocarlo.

Además, los volúmenes de lava que entraron en erupción durante esta época son relativamente pequeños en comparación con los volúmenes que entraron en erupción durante las etapas posteriores de la actividad de los traps del Decán.

Un reto importante en este debate ha sido la falta de datos de CO2 en los magmas del Decán de esta época. "Nuestro equipo analizó los presupuestos de CO2 de los traps de Decán que coincidieron con el evento de calentamiento, y descubrimos que el desprendimiento de carbono de los volúmenes de lava por sí solo no podría haber causado ese nivel de calentamiento global", señala Andrés Hernández Nava, estudiante de doctorado en el Centro de Graduados del programa de Ciencias de la Tierra y el Medio Ambiente de la CUNY y primer autor del estudio.

"Pero cuando tuvimos en cuenta la desgasificación de los magmas que se congelaron bajo la superficie en lugar de entrar en erupción, descubrimos que los traps del Decán podrían haber liberado suficiente CO2 para explicar este evento de calentamiento", añade en un comunicado.

Para su estudio, que incluía también a la geoquímica Sally Gibson, de la Universidad de Cambridge; el geocientífico Robert Bodnar de Virginia Tech; el geólogo Paul Renne, de la Universidad de California, y el geoquímico Loc Vanderkluysen, de la Universidad de Drexel, utilizaron láseres y haces de iones para medir la cantidad de CO2 en el interior de diminutas gotas de magma congelado atrapadas en los cristales de las Traps del Decán de finales del Cretácico.

También midieron las cantidades de otros elementos, como el bario y el niobio, que pueden servir como indicadores de la cantidad de CO2 con la que comenzaron los magmas.

Por último, realizaron una modelización del último clima del Cretácico para comprobar el impacto de la liberación de carbono de las traps del Decán en las temperaturas de la superficie.

Los resultados del equipo ayudan a colmar una importante laguna de conocimientos sobre la interacción de los magmas con el clima durante este período crucial de la historia de la Tierra.

Sus datos muestran que la emisión de CO2 de los magmas de los traps del Decán puede explicar un calentamiento de las temperaturas globales de la Tierra de unos 3 grados centígrados durante las primeras fases del vulcanismo del Decán, pero que no se produjo un calentamiento tan intenso cuando se produjo el evento de extinción masiva, lo que apoya la idea de que los magmas posteriores del Decán no liberaron tanto CO2.

Estos nuevos datos no favorecen la teoría de que el CO2 volcánico fue el principal impulsor de la extinción masiva más reciente.

"Nuestra falta de conocimiento sobre el carbono liberado por los magmas durante algunas de las mayores erupciones volcánicas de la Tierra ha sido una laguna crítica para precisar el papel de la actividad volcánica en la conformación de los eventos climáticos y de extinción de la Tierra en el pasado", señala Black, investigador principal del estudio y profesor del programa de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente en el Graduate Center CUNY y el City College de Nueva York.

"Este trabajo nos acerca a la comprensión del papel de los magmas en la conformación fundamental del clima de nuestro planeta y, en concreto, nos ayuda a comprobar las contribuciones del vulcanismo y del impacto de asteroides en la extinción masiva del final del Cretácico", concluye.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana