El TSJIB abre una pieza para investigar la última acometida de Penalva y Subirán contra Anticorrupción

Esther Ballesteros | 18/02/2021

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha abierto una pieza separada para investigar las manifestaciones vertidas en uno de los últimos escritos presentados por el juez Manuel Penalva y el exfiscal Miguel Ángel Subirán, quienes arremeten contra el papel desplegado por uno de los fiscales anticorrupción de Madrid personados en la causa que investiga las presuntas irregularidades cometidas durante la instrucción del caso Cursach.

Mediante una providencia a la que ha tenido acceso Crónica Balear, el magistrado Carlos Gómez ordena incoar la pieza con el objetivo de averiguar si los juicios de valor emitidos por la defensa de Penalva y Subirán en torno a la labor del fiscal pudiera ser constitutivo de una falta disciplinaria al amparo de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), en cuyo artículo 553.1 contempla la posibilidad de amonestar a quienes en su actuación falten al respeto al tribunal o a cualquiera de los intervinientes en un procedimiento judicial.

En su escrito, el abogado de Penalva y Subirán impugnaba los alegatos formulados por el Ministerio Público contra el auto con el que, el pasado 1 de diciembre, Gómez tumbó las acusaciones más graves que pesaban sobre ambos acusados en relación con su papel al frente del caso Cursach. Entre otros hechos, los fiscales sostienen, en base a los mensajes de Whatsapp que los antiguos investigadores se intercambiaron durante varios años, cómo enviaron de forma "premeditada" a prisión a varios investigados, prorrogaron deliberadamente sus detenciones y aleccionaron a varios testigos protegidos para que declarasen de acuerdo a sus tesis.

Frente a ello, juez y exfiscal acusaban a Anticorrupción, a lo largo de las 78 páginas de su impugnación, de dar pábulo a testimonios "inveraces e interesados" y de utilizar la investigación abierta contra ellos como "medio" para "intentar acabar con las causas derivadas de la trama Cursach". Asimismo, dirigiendo contra los fiscales acusaciones idénticas a las vertidas durante los dos últimos años contra Penalva y Subirán, recriminaban al Ministerio Público haber "omitido" la toma de declaración "a todas aquellas personas que comprometerían seriamente su forzada tesis acusatoria".

Del mismo modo, acusan a los fiscales de ocultar la existencia de una declaración por parte de Daniel Corral -ex testigo protegido 29 del caso Cursach-, en alusión a la reunión que, manifestó el propio testigo, mantuvo en Madrid con uno de los fiscales que investigan la supuesta trama encabezada por Penalva y Subirán.

Los acusados aluden, asimismo, al papel ejercido por el fiscal anticorrupción Juan Carrau, de quien afirman "no se esforzó en el empeño" de sacar adelante el caso Cursach "so pretexto de que 'él ya despacharía el escrito de acusación". "Es suficiente examinar la causa principal y sus piezas para comprobar el ritmo de trabajo desenfrenado y agotador al que estaban sometidos todos los investigadores, desde el principio, excepto el señor Carrau", aseveran los dos juristas.

A raíz de la providencia dictada por Gómez, fuentes jurídicas consultadas por Crónica Balear sostienen, sin embargo, que los hechos deberían ponerse en conocimiento del decanato del partido judicial de Palma para que sea un juez de instrucción el que investigue penalmente si Penalva y Subirán habrían incurrido en delitos de injurias y calumnias a funcionarios en el ejercicio de su cargo. "Se debe proteger al funcionario, impulsar de oficio una investigación al respecto y no esperar a que sea el funcionario el que denuncie", aseveran. Según sostienen, en su escrito juez y exfiscal "vierten varios delitos y difamaciones", lo que consideran que debe investigarse.

Por su parte, Anticorrupción, en el recurso impugnado por Penalva y Subirán, apuntan a la presunta planificación con la que ambos pospusieron diversas declaraciones testificales así como otras diligencias del caso Cursach con el objetivo de justificar el encarcelamiento de varios encausados.

"Se me ocurre que si queremos acordar una prisión quizás es un error hacer los testigos mañana", "deberíamos dejarlos para otro día y llamar también a algún que otro capataz más" o "no hay excesiva prisa, que cuando lo tengamos todo ya no hay razón para la prisión" son algunas de las manifestaciones que efectuó Penalva en el chat y que los fiscales consideran reveladoras del proceder supuestamente ilícito de los antiguos investigadores.

Penalva y Subirán justifican tales manifestaciones en que era numerosa la documentación que debían analizar como también las diligencias a practicar. "Las prisas son malas consejeras, porque nunca se sabe qué es lo que puede declarar un investigado, un testigo, qué líneas de investigación nuevas pueden abrir o qué documentación hay que analizar o cuál puede faltar para atar bien la prueba". "Amén de que se precisa un periodo de sosiego para pensar detenidamente", llegan a manifestar.

Sentimiento general

2
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • El Empecinado - Febrero 18, 2021 a las 18:10
    Vaya dos ridículos esperpentos.Responder 3
  • Piscolapis. - Febrero 18, 2021 a las 16:59
    Disecado al lado de los felinos cazados en Africa.Esperemos.Responder 3
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana