El Govern recoge los cuatro grandes vendavales que han afectado a Baleares

Redacción | 10/11/2021

Consecuencias del temporal que afectó a Mallorca el 10 y 11 de noviembre de 2001

El servicio de Gestión forestal de la Conselleria de Medio Ambiente y Territorio y el equipo de investigación en Hidrología y Ecogeomorfología en Ambientes Mediterráneos (MEDhyCON) de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) están preparando un libro centrado en el análisis geoambiental de los efectos en la masa forestal de los cuatro grandes temporales de viento que han afectado a las Islas Baleares en lo que llevamos de siglo.

La publicación, que se prevé presentar a finales de año, pretende profundizar en el conocimiento de las dinámicas de los ecosistemas y hábitats insulares, especialmente después de un grave impacto producido por una perturbación natural como son los temporales de viento.

El primero de los episodios analizados fue el más devastador y se produjo hace apenas 20 años, el 10 y 11 de noviembre de 2001, cuando un temporal ciclónico de viento afectó gravemente a toda la cuenca Mediterránea Occidental, causando daños a infraestructuras ya la masa forestal. En Mallorca, el fenómeno supuso la muerte de cuatro personas y algunos heridos de diversa consideración, un temporal sin precedentes que generó un gran impacto socioeconómico y una modificación sustancial de gran parte del paisaje de la isla de Mallorca.

En estos dos días, algunos observatorios de la Serra de Tramuntana superaron los 300 mm de precipitación acumulada, y los registros fueron superiores a los 700 mm en tan sólo una semana, acompañadas de rachas de viento huracanado de hasta 150 kilómetros por hora que comprometieron la práctica totalidad de las masas forestales de Mallorca. Especialmente fueron gravemente afectados los municipios del Levante y del Pla de la isla, así como algunas zonas del Migjorn o la Bahía de Alcúdia. El resto de islas fueron afectadas de forma más leve.

Se vieron afectadas de forma grave y por acción directa del temporal, las infraestructuras viarias (29 carreteras cortadas), puertos, viviendas, industrias, tendidos eléctricos… dejando unas 175.000 personas sin suministro eléctrico.

Los autores de la publicación recopilaron la información de este temporal y analizaron, con las más actuales y modernas tecnologías satelitales y de prospección de campo, los daños ocasionados y sus consecuencias ambientales.

Con el análisis de las imágenes de satélite, el reciente estudio constata que la superficie forestal afectada de manera significativa superó las 12.800 ha en mayor o menor grado de intensidad, contando que la fuerza del viento arrebató más de un millón y medio de árboles (mayoritariamente pinos), modificando sustancialmente el paisaje forestal de la isla de Mallorca. Cabe recordar que el mayor incendio forestal ocurrido en época reciente, ardió unas 2.500 ha entre julio y agosto de 2013 al poniente de la isla de Mallorca.

Los otros tres fenómenos analizados son los que afectó a las localidad de Banyalbufar, Valldemossa y Esporles en agosto de 2020 y los jefes de aguijón que afectaron a la isla de Menorca, en octubre de 2018, ya la localidad de Sant Antoni de Portmany, en octubre de 2019.

Con este libro se consolida la línea de colaboración interadministrativa entre el servicio de Gestión Forestal y el MEDHyCON. La primera publicación conjunta fue 'Gestión ambiental postincendio forestal', centrada en las labores de reforestación de la zona afectada por el gran incendio de Andratx de 2013.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana