El Govern entrega los restos de Antoni Castañer, Antoni Oliver y Miquel Marquet a sus familias

Redacción | 27/02/2021

El Govern balear ha entregado este sábado los restos de Antoni Castañer Cifre, Antoni Oliver Jordán y Miquel Marquet Perelló a sus familias.

Ha sido en un acto privado, celebrado en el cementerio de Pollença, al que han asistido el secretario autonómico de Sectores Productivos y Memoria Democrática, Jesús Jurado; el alcalde de Pollença, Bartomeu Cifre; el director general de Memoria Democrática, Marco Herrera y una representante de la Comisión de Memoria Histórica de Pollença.

Las familias también han recibido de manos del secretario autonómico, Jesús Jurado, el certificado como víctima del franquismo de cada uno de ellos y también una copia del informe que certifica la identificación de los restos recuperados.

Los restos de Antoni Castañer Cifre y Miquel Marquet Perelló fueron recuperadas de la fosa de Marratxí en septiembre de 2018. Los restos de Antoni Oliver Jordán habían sido enterradas en una fosa común en el cementerio de Llucmajor.

Los análisis de ADN a partir de las muestras de los familiares y la realización de estudios antropológicos desarrollados por la Sociedad Aranzadi permitieron su identificación dentro del Plan de Actuación de Fosas 2018-2019 del Govern.

Hasta la fecha, en Baleares se han identificado 25 víctimas de la represión franquista, gracias a los análisis de ADN y la realización de estudios antropológicos.

ANTONI CASTAÑER CIFRE

Payés, natural de Pollença, de 33 años. El cuerpo apareció el 22 de agosto de 1936 junto con el de dos hombres más en el km 7 de la carretera Palma-Inca. Uno de ellos también ha sido identificado, gracias a los análisis de ADN, como Miquel Marquet Perelló.

Sobre la identidad de la tercera víctima aún se sigue trabajando. Los tres fueron enterrados en la fosa común de Marratxí, colocados uno encima del otro. Al inscribir estas muertes en el Registro municipal se indicó que se habían producido como consecuencia de un accidente, aunque en la autopsia practicada, los tres presentaban heridas de arma de fuego.

En el caso de Antoni Castañer, la autopsia describe a un hombre de unos 38 años, de 169 cm de altura y de complexión robusta. Presentaba cuatro heridas de arma de fuego -dos en la cabeza y dos en la región torácica-.

ANTONI OLIVER JORDÁN

Natural de Pollença. Inicialmente no fue identificado pero se le presupone esta identidad por un tatuaje en el brazo derecho que llevaba el nombre de su exmujer.

Se encontró el cadáver el 19 de diciembre de 1936. Contactaron con su exmujer, pero Antoni ya hacía tiempo que había sido enterrado y no lo pudo identificar por la ropa, que ya estaba medio podrida. Según la autopsia, tenía entre 35 y 40 años. Fue enterrado en el cementerio de Llucmajor.

Durante la exhumación de los restos, se recuperaron unos enganches de plástico y de metal para sujetar medias o calcetines y un botón de madera.

MIQUEL MARQUET PERELLÓ

Nacido en Pollença, socialista, casado y con cuatro hijos. Según la familia, estuvo escondido cerca de un mes, pero los falangistas le buscaban y amenazaron a la familia que si no salía, detendrían a su mujer, por lo que Miquel se presentó a las nuevas autoridades y permaneció detenido en Pollença unos días hasta que lo trasladaron con otros dos hombres hacia Palma, a la prisión de Can Mir. Sin embargo, nunca llegó al centro penitenciario.

A partir de ahí, la familia le perdió la pista hasta que días después un conocido informó a su mujer que había podido ver el cadáver de Miquel en el cementerio de Marratxí. Según las diligencias judiciales, lo encontraron muerto, con muchos de impactos de bala, el  22 de agosto de 1936, junto con otros dos hombres. El juez, contradiciendo los informes médicos, certificó la causa de la muerte como accidente. Los tres quedaron sin identificar.


Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana