El autor del crimen de la Colonia de Sant Jordi: "Sí la maté, se me fue la cabeza"

Redacción | 24/05/2021

El hombre acusado por la muerte de una mujer alemana en la Colónia de Sant Jordi en septiembre de 2019 ha reconocido este lunes, ante un Jurado, haber apuñalado a la víctima con un cuchillo de cocina, asegurando que fue fruto de un momento de obcecación mientras mantenían una discusión. "Se me fue la cabeza", ha dicho.

"Lo siento mucho, por la familia, si la maté, es que me volvió loco", ha relatado el hombre, durante su declaración en el juicio que ha arrancado este lunes, en la Audiencia Provincial de Baleares.

Los hechos tuvieron lugar en septiembre de 2019, en el domicilio que compartían acusado y víctima. La Fiscalía sostiene que el hombre fue a la cocina, cogió un cuchillo y de forma sorpresiva, sin que pudiera defenderse, apuñaló a la mujer en diversas partes del cuerpo.

El acusado reconoció los hechos en su declaración judicial y se encuentra en prisión desde el crimen. La Fiscalía pide 16 años de cárcel por asesinato y una indemnización de 100.000 euros para los dos hijos de la víctima.

NIEGA QUE FUERAN PAREJA

El hombre ha negado que mantuviera una relación sentimental con la víctima, como sostiene la Abogacía de la Comunidad Autónoma, que introduce en su acusación una agravante de parentesco. La Fiscalía, por su parte, no cree que hubiera una relación de pareja entre ambos.

El hombre ha sostenido que solamente compartían vivienda y que se conocían de una asociación de cuidado de colonias felinas. El acusado ha dicho que llevaban conviviendo apenas unas tres semanas, desde que la mujer se había enterado de que estaba viviendo en la calle y le había ofrecido alojamiento.

En este sentido, el hombre ha apuntado que no dormían en la misma habitación, sino que ella le había cedido el dormitorio de su difunto marido y dormía en el sofá, y ha negado que tuvieran una vida en común. Tampoco sabe si la mujer tenía pareja: "Entraba y salía muchas veces", se ha limitado a contestar.

"HABÍA TOMADO CUATRO O CINCO COPAS Y ACABÉ LOCO"

El día del crimen, el acusado y la víctima ya habían mantenido discusiones desde la mañana, según la versión del hombre. "Me chillaba, yo no entendía por qué me montaba esos problemas", ha contado el procesado.

La mujer llegó sobre las 06.00 horas al domicilio y el hombre había estado bebiendo. "Me tomé cuatro o cinco copas y acabé loco", ha dicho el acusado, que ha insistido en que no es "un alcohólico" ni tampoco "un drogadicto".

Siguiendo con su relato, al llegar la mujer se inició una discusión en la terraza. "Empezó a chillarme, sin motivo, a pedirme cosas raras, ni la entendía. Ahí se me fue la olla", ha declarado.

A continuación, el hombre se fue a buscar un cuchillo: "No sé ni de dónde lo cogí, ni cómo lo cogí". Tras esto, la apuñaló. "Estaba de pie, enfrente de mí, le pinché por aquí [señalándose], no me acuerdo", ha proseguido. Cuando la fiscal le ha preguntado si recuerda que le dio varias veces, ha contestado: "Tres o cuatro, es que no lo sé".

Después de matarla, según su versión, cerró la puerta y se sentó, porque sabía que iba a llegar la Policía. No llamó a los servicios de emergencia. El hombre ha dicho que no se marchó porque "sabía lo que había hecho". Los vecinos llamaban a la puerta pero "hablaban en alemán" y no los entendía.

El procesado ha desmentido que negara ante la Policía haber matado a la mujer y ha asegurado que desde el primer momento lo confesó a los agentes. "Me preguntaron '¿qué has hecho?' y le dije al policía 'mire en la terraza, lo he hecho, he matado a esa señora", ha relatado.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana