El acusado de matar y descuartizar a su pareja en Madrid alega que lo hizo en defensa propia

EP | 09/06/2021

Juicio contra un acusado de matar y descuartizar a su pareja en Alcalá de Henares

Manuel M. A., acusado de matar y descuartizar a su pareja sentimental en octubre de 2017, ha alegado en el juicio que actuó en defensa propia después de que la víctima intentara clavarle un cuchillo en el transcurso de una discusión que tuvo lugar en el piso de Alcalá de Henares en el que tenían alquilada una habitación.

"No soy un descuartizador como se dice. Le corté las piernas y los brazos congelados para meter su cuerpo en el arcón porque no entraba y no soportaba verla muerta", ha confesado en el juicio que ha arrancado en la Audiencia Provincial de Madrid.

La víctima, de origen ruso, tenía 20 años. Trabajaba como camarera en una cafetería de Madrid. Fue adoptada con sus hermanas pero en el momento del crimen estaba distanciada de su familia debido a su relación.

Fue la madre quien denunció ante la Policía la desaparición de la chica meses después de su muerte. El acusado estuvo mandando mensajes simulando ser la joven a través de sus redes sociales. "Quiero cambiar mi vida porque estoy embarazada", recogía uno de ellos.

Manuel M., de 43 años, se enfrenta a una petición fiscal de 20 años de cárcel por un delito de asesinato por la muerte de la joven, de 20 años. La familia solicita 25 años de prisión.

En el momento de los hechos, el encausado era consumidor de alcohol, cocaína, hachís y marihuana. Desde que cumple prisión provisional, está dentro de un programa para desintoxicarse.

Antes de detallar cómo se produjo la muerte, el acusado ha asegurado que nunca había puesto un dedo encima a una mujer y que siempre ha estado en contra de la violencia de género.

Tras el crimen, pensó en suicidarse y en llamar a la Policía pero se quedó en shock sin saber reaccionar. "Le tomé el pulso y vi que estaba muerta. Me quedé bloqueado. Después salí fuera y me fumé un cigarro. Seguí consumiendo y lo dejé pasar un día y otro día", ha admitido.

Manuel M. ha relatado a preguntas de la fiscal que conoció a la chica en el verano de 2015. Él trabajaba en un restaurante y ella mandó un currículum. Se gustaron y al mes se fueron a vivir juntos a Pinto.

Según su relato, la joven se quedó embarazada pero abortó a los tres meses, una decisión de la que él estaba en contra. En junio de 2016, se fueron a vivir juntos a un piso compartido en la calle Camino de Santiago de Alcalá de Henares a pesar de que la relación estaba rota. La convivencia era buena.

DISCUSIÓN POR EL PERRO

La noche del crimen, que se produjo en la madrugada del 9 al 10 de octubre, el acusado había bebido y consumido diversas drogas. Discutieron por varios motivos, entre ellos el desorden que había en el cuarto por el perro que tenían y por un dinero que la chica había cogido sin permiso.

"Nos dijimos cosas muy feas. Me dio en la cara y me dio un gran bocado. Me intentó clavar el cuchillo y se lo clavé yo volteándolo. Fue por delante y no por detrás como se dice", ha recalcado. "Tenía el cuchillo en el aire. Le dio un manotazo en el brazo. El cuchillo calló y se lo clavé. Me lo hubiera clavado ella", ha agregado.

El acusado ha reconocido que le cortó los brazos y las piernas porque no soportaba verla, algo que realizó con el cuerpo congelado para evitar el sangrado. "Estoy totalmente arrepentido. La metí en el arcón de manera irracional y funcionaba. Seguí consumiendo", ha narrado.

Metió el cuerpo en el congelador, que encontró tirado en la basura, porque llevaba varios días sobre la colcha y se estaba hinchando. La introdujo boca abajo desnuda. No cerraba y la tuvo que cortar. "Yo no la descuarticé. Fue post mórtem. No soportaba verlo", ha contado.

Cortó brazos y piernas. No lo hizo con el cuchillo que aparece en las actuaciones. La cortó con un hacha de cocina que tiró a la basura y que no se localizó. Lo hizo en la habitación y al estar congelado el cuerpo, no sangró. "Vomité porque ingerí alcohol y tomé drogas para poder hacerlo", ha dicho.

En un momento de su declaración, el presidente del tribunal de la Sala juzgadora le ha advertido que mantuviera la compostura dado que se estaba relajando en el interrogatorio.

Tras ello, ha proseguido su relato comentando que el piso lo limpió con varios botes de sosa cáustica para eliminar restos de sangre de cara al casero o al otro inquilino.

A preguntas de la letrada de la acusación particular acerca de la lesión que presentaba en la mandíbula, ha negado que la mordiera y que la golpeara, relatando que se dio un golpe con el calefactor cuando se cayó en el transcurso de la pelea.

Tras concluir su declaración, se ha dirigido al jurado y ha comentado que "nunca le haría daño a un ser humano". "Todo fue en muy poco tiempo y desgraciadamente se ha perdido una vida. No es violencia de género. No fue un acto de maldad. Lo siento y lo sentiré durante toda mi vida", ha aseverado.

MENSAJES FALSOS

Sin biombo, ha comparecido el padre adoptivo de la víctima, quien ha comentado que nunca conoció al asesino de su hija. "Se fue con este chico y estuvo desaparecida. La llamabas y no contestaba", ha explicado a la fiscal reconociendo que su hija era muy reservada dado que no le comentaba sus cosas íntimas.

"Mi hija seguía siendo una niña. Venía de un orfanato con sus hermanas y tenía mucha capacidad de aguantar el dolor y no contaba sus cosas. La noté que estaba muy delgada", ha relatado.

El padre ha comentado que les llegaron mensajes a través de Facebook en el que la chica les decía que quería cambiar su vida porque se había quedado embarazada. "Estuvimos un año sin saber nada y era raro", ha indicado.

Por su parte, la madre ha narrado cómo se inició la relación con Manuel, quien era su compañero de trabajo en una cafetería. "Hablaba con ella con mucha frecuencia y teníamos buena relación. Solía ir a la cafetería a verla hasta que se fueron", ha indicado rompiendo a llorar.

Primero se fueron a Barcelona y luego a Viella, en Lérida. Su hija le comentó que quería casarse. Nunca le contó que estuviera embarazada. Se distanció con la familia y dejaron de tener contacto frecuente. "Nunca me dijo que tuviera problemas", ha dicho.

Además, ha contado que la chica ha estado siempre unida a sus hermanas pero a raíz de la relación con Manuel se fue alejando y la relación se deterioró.

Tras no saber nada, la estuvo buscando durante meses. Empezó a hablar con sus amigos y nadie sabía nada. En diciembre de 2018, una conocida le comentó que lo último que sabía era que compartía una habitación con Manuel.

Además, ha explicado que le llegaron unos mensajes de WhatApp con faltas de ortografía, que notó raro y empezó a sospechar de que podría haber pasado algo. El 30 de diciembre denunció la desaparición.

A preguntas de la letrada de la familia sobre si quiere una indemnización por la muerte de su hija, ha contestado llorando que quiere Justicia y no dinero.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana