Disuelven un baile de 250 personas sin distancia ni mascarilla en Santa Margalida

Esther Ballesteros | 21/12/2021

Imagen de archivo

La Policía Local de Santa Margalida disolvió el pasado sábado, en un conocido recinto de la comarca, un baile en el que se encontraban "totalmente pegadas" entre 200  y 250 personas, sin distancia social y sin mascarilla

Los hechos tuvieron lugar la tarde del sábado. Los organizadores habían anunciado por redes sociales una fiesta con disc jockeys a partir de las 16.00 horas. Sobre las 21.00, los agentes, coordinados por el servicio de emergencias de Baleares, se personaron en el lugar para llevar a cabo una inspección y comprobar si el evento reunía los requisitos pertinentes para su celebración y si cumplía la normativa covid

Una vez allí, los efectivos policiales comprobaron que, para acceder al local, se solicitaba el pasaporte covid junto al DNI y se llevaba a cabo un correcto control de accesos. Sin embargo, ya dentro, los agentes observaron que en la pista de baile, "completamente" cerrada, entre 200  y 250 personas se encontraban bailando sin distancia y prácticamente ninguna de ellas con mascarilla. 

Por todo ello, procedieron a levantar acta de inspección, además de disolver a las personas de la pista de baile y precintar el perímetro de la misma, dejando una única entrada y salida, donde un controlador dejaba acceder a las personas a la pista de baile con mascarilla y manteniendo la pertinente distancia en todo momento. 

Tras adoptar estas medidas, los agentes abandonaron el lugar, aunque la patrulla nocturna realizó varias pasadas durante la noche a fin de comprobar si los participantes en la fiesta continuaban cumpliéndolas, como así sucedió.

TEMERIDAD EN LA CARRETERA SANTA MARGALIDA-CAN PICAFORT

Por otro lado, también el sábado, sobre las 23.00 horas, un agente de la Policía Local de Santa Margalida que ya se encontraba fuera de servicio y se dirigía a su domicilio se percató de que en la carretera que une el municipio con Can Picafort había una fila de coches que circulaban a muy baja velocidad, debiendo reducir la misma incluso a 20 kilómetros por hora y en muchos tramos frenando en seco debido a que la caravana se detenía por completo.

Tras varios minutos, comprobó que el vehículo que encabezaba la fila iba dando frenazos sin sentido y acelerando de repente, además de invadir constantemente el carril contrario y provocando un gran peligro a tenor de la hora, la afluencia de tráfico, la baja visibilidad y el tramo de curvas por el que circulaban.

Ante tal situación, el agente adelantó a toda la fila para colocarse delante del vehículo que marchaba primero, sin proceder a frenarlo debido al peligro que podía entrañar tal acción en ese momento concreto ante la cantidad de curvas, la visibilidad cero y la gran cantidad de tráfico.

Por ello, el funcionario policial decidió continuar la marcha y guiar al vehículo de forma muy lenta, logrando que no se saliera del carril hasta la entrada de Santa Margalida, donde la carretera se ensancha y se encuentra iluminada. 

Tras detener al turismo identificándose como policía y procediendo a su inmovilización y al restablecimiento del tráfico, el agente comprobó que quien conducía el coche era una mujer de 65 años que no podía articular palabra ni quitar la llave del contacto debido al gran estado de embriaguez en el que se encontraba.

La Guardia Civil había recibido varias llamadas del suceso así como el 112, por lo que una patrulla uniformada de la Policía Local se personó y comisionó a Tráfico, que se hizo cargo de las correspondientes diligencias de investigación. 

UN MOTORISTA HERIDO

Finalmente, el pasado viernes, sobre las 19.30 horas, una patrulla de la Policía Local observó en la zona de la residencia de mayores de Can Picafort una moto tirada a un lado de la calzada. Al aproximarse, los agentes comprobaron que un hombre de 59 años se encontraba semiinconsciente. Tras realizarle los primeros auxilios mientras se solicitaba la presencia de una ambulancia, incorporaron al herido, quien manifestó que la moto le patinó y que no recordaba nada más

Una vez los sanitarios llegaron al lugar, tras una primera exploración le diagnosticaron fractura abierta de tibia, por lo que fue trasladado al hospital de Inca, donde quedó ingresado.

Sentimiento general

Si te equivocas de voto, puedes desmarcarlo volviendo a hacer clic en el voto erróneo.
6
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Claro , claro - Diciembre 22, 2021 a las 06:08
    Como siempre niños de papá montando fiestas multidionarias haciendo de todo , y luego somos nosotros los que tenemos que vacunarnos por que sino te excluyen de la sociedad como en Alemania . Eso si el rico siempre tendrá la opción de decidir ya que no le hace falta trabajar , ni siquiera le hace falta ir a ningún local.Responder 2
  • Pastor - Diciembre 21, 2021 a las 23:50
    A ver , tienen el pase nazi , son inmortales no entiendo porque los marginan , ja, ja,ja, vacunaos y lucid vuestros pases que no os dais cuenta pero perdéis libertades a cada segundo que pasa , beeeee .Responder 2
      666 - Diciembre 22, 2021 a las 14:14
    En la UCI o en el tanatorio , tambien perderas tus libertades beee.Responder 0
  • Bielet - Diciembre 21, 2021 a las 16:57
    Zoquetes......Responder 1
  • V. - Diciembre 21, 2021 a las 16:42
    Baile de descerebrados!!.Responder 2
  • Flipante - Diciembre 21, 2021 a las 11:34
    Vergüenza me daría ser de la pestañi para tener que ir a controlar gente a un baile..Responder -3
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana