Desmantelan un grupo criminal dedicado a estafar con préstamos fraudulentos en Mallorca

Redacción | 17/03/2021

La Policía Nacional ha detenido a tres personas de origen español, principales integrantes de un grupo criminal dedicado las estafas a través de líneas de crédito fraudulentas. 

Entre los arrestados hay una pareja formada por un hombre de 37 años y una mujer de 42, así como un tercer miembro del grupo, otro varón de 42 años. Los tres se dedicaban a formalizar líneas de de crédito falsas con reconocidas entidades financieras, en las que se utilizaban datos de terceras personas sin que éstas tuvieran conocimiento ni hubieran autorizado la formalización de dichas operaciones.

Hasta el momento se ha acreditado una defraudación de 130.000 euros, pero los investigadores siguen analizando documentos y recibiendo denuncias de más perjudicados, estimando que el importe total podría superar los 200.000.

Todo empezó a principios del pasado 2020, cuando la Policía detectó operaciones fraudulentas con algunas características en común. Al parecer, una vez realizaban los contratos mercantiles y obtenían el dinero, los detenidos dirigían transferencias a cuentas que el grupo criminal manejaba y extraía el efectivo en cajeros automáticos.

Asimismo, llevaban a cabo compras online y recogían la mercancía en diferentes direcciones de Mallorca.

MODUS OPERANDI: EL DIRECTOR DE UN BANCO LES PROPORCIONABA DATOS DE LAS VÍCTIMAS

El modus operandi del grupo se desmanteló durante la investigación policial. Uno de los tres detenidos era el director de un conocido banco en Manacor, y tenía acceso a documentación y datos personales de las potenciales víctimas.

Así, proporcionaba dicha información a los otros dos miembros, quienes abrían cuentas bancarias online y solicitaban líneas telefónicas prepago a nombre de las víctimas.

A continuación, dirigían peticiones de líneas de crédito o compras financiadas a las entidades de crédito. Con este objetivo, aportaban la documentación obtenida fraudulentamente y una nómina falsificada, para dar fianza de los ingresos del que sería el titular del préstamo.

Una vez realizado el trámite, indicaban que se realizasen las transferencias a una cuenta que el grupo manejaba a nombre de las víctimas, sin conocimiento ni autorización. Una vez disponían del dinero, lo retiraban en efectivo en cajeros automáticos.

También realizaban compras financiadas de modo telemático. Los pedidos debían entregarse en la dirección que ellos mismos facilitaban, de modo que siempre los recogían en la vía pública tras contactar con los repartidores a través de los números de teléfono prepago aportados, perdiendo así el rastro de la mercancía.

ANONIMATO Y FUGA PELIGROSA DE LA PAREJA

La investigación policial consiguió identificar a los principales investigados, una pareja afincada en Mallorca. Los dos habían adoptado una serie de hábitos que les garantizaba el anonimato en su vida cotidiana. No disponían de un domicilio fijo y cambiaban de vehículo con frecuencia, lo que dificultó su localización.

De hecho, al hombre le constaban seis requerimientos judiciales que exigían su detención y algunas de ellas su ingreso en prisión.

En dos ocasiones, una en junio de 2020 y otra en febrero de este año, mientras los dos principales investigados circulaban en vehículo, justo en el momento en el que se iba a proceder a su detención, se dieron a la fuga provocando daños en vehículos policiales, incluso intentaron atropellar a dos de los policías.

INFORMACIÓN DE LAS VÍCTIMAS

Los agentes comprobaron cómo en las operaciones financieras se aportaba documentación falsificada de las víctimas y que existía un punto en común de todas ellas, en concreto, que tenían o habían tenido en el pasado una cuenta en una misma entidad bancaria. Así, los investigadores sospecharon que alguien de esa entidad les pudiera facilitar los datos para llevar a cabo la estafa.

Después de una investigación, identificaron a un empleado, concretamente a un director de una sucursal bancaria en Mallorca, obteniendo indicios y pruebas que le vinculaban con los hechos.

Éste tenía acceso a documentos personales de las víctimas y a más información de las mismas, todas ellas no tenían domicilio cerca de la zona de influencia de la sucursal en la que trabajaba. Incluso algunos de los perjudicados tenían residencia fuera de Baleares, como Valencia, Madrid y otras ciudades de la península.

DETENCIONES DE LOS INVESTIGADOS

Finalmente, los agentes del grupo de Delincuencia Económica y Delitos Tecnológicos procedieron a la detención en la localidad de Sa Pobla, de los dos principales investigados, el pasado martes 9 de marzo, como presuntos autores de delitos de estafa, usurpación de estado civil, falsedad documental, pertenencia a grupo criminal, delito contra la seguridad vial, atentado a agente de la autoridad y daños.

La Policía intervino a los detenidos dinero en efectivo y una tarjeta bancaria a nombre de una de las víctimas, entre otros efectos. Ambos pasaron a disposición judicial, decretándose su ingreso en prisión provisional.

Posteriormente los agentes localizaron al tercer investigado, el director de la entidad bancaria, procediendo a su detención el pasado 11 de marzo en Manacor, como presunto autor de delitos de estafa, falsedad documental, usurpación de estado civil, revelación de secretos y pertenencia a grupo criminal.

ENTRADA Y REGISTRO

Este pasado lunes, los agentes llevaron a cabo una entrada y registro en el domicilio de los principales investigados, ubicado en Sa Pobla, donde intervinieron numerosa documentación a nombre de las víctimas y otros perjudicados de los que no se tenía constancia. Además, encontraron 30 teléfonos móviles de alta gama, algunos preparados para su venta, relojes inteligentes, cuatro televisores, siete ordenadores portátiles, tablets, dos placas fotovoltaicas y otros efectos.

También se intervino una máquina lectora de tarjetas bancarias, una impresora y 40 tarjetas blancas listas para su impresión.

La investigación continúa abierta para localizar a más perjudicados, acreditando hasta el momento 130.000 euros estafados, si bien atendiendo a la documentación intervenida en el domicilio y el hallazgo de más víctimas, se estima que dicho importe superará los 200.000 euros.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana