Baleares dobla la curva de la tercera ola mientras la economía se mantiene en coma

Redacción | 06/02/2021

Baleares fue en diciembre la región española con más covid y ahora es la tercera con menos casos, porque ha doblado la curva de contagios con severas restricciones que mantendrá para aliviar la tensión de su sistema sanitario y llegar al verano con opciones de recuperar el turismo.

En enero murieron por el virus en el archipiélago 126 personas, cifra mensual solo superada (143) en el fatídico abril de 2020, y aunque los peores datos de incidencia acumulada en 14 días se dieron a mediados de mes, la presión máxima sobre las UCI ha llegado en los primeros días de febrero, con 140 infectados ocupando el 70 % de las camas para críticos.

Por eso, el Govern balear renovó al menos hasta mediados de febrero un estricto catálogo de medidas que incluyen en Mallorca y las Pitiusas el cierre total de bares, restaurantes y centros comerciales y la prohibición de reuniones sociales fuera del núcleo familiar. Además, tanto en Ibiza como en Formentera rige el cierre perimetral.

En Menorca sí hay abiertas terrazas de bares, con horarios limitados, y pueden juntarse hasta seis personas de dos grupos de convivencia, pero como en todas las islas el toque de queda empieza a las 22 horas y el comercio cierra a las 20 horas.

La presidenta autonómica, la socialista Francina Armengol, defiende que estas medidas han frenado la pandemia y, pese a su impacto económico, ella y sus consellers vienen avisando de la necesidad de mantenerlas para evitar retrocesos y dar margen a que el avance de la vacunación consolide la mejora de cara a la próxima temporada turística.

RESTRICCIONES EN EL SEGUNDO ESTADO DE ALARMA

Cuando el 25 de octubre el Gobierno central anunció el nuevo estado de alarma, Baleares tenía la segunda incidencia más baja de España por detrás de Canarias. Armengol se mostró favorable a aumentar las restricciones y apoyó el toque de queda, aunque renunció a su idea inicial de ponerlo a las 23:00 horas y lo dejó en la medianoche a petición de los hosteleros.

Un mes después, tras fijarse para el conjunto de España la obligación de que los viajeros internacionales presentaran una PCR reciente negativa para acceder al país, el Govern redobló su demanda de que se le permitiera hacer lo mismo con los viajeros españoles que llegaban a las islas.

Lo aplicó de forma voluntaria y gratuita para los baleares residentes en la península que viajaron a las islas en el puente de la Constitución, pero no tuvo autorización para exigirlo a todos los viajeros nacionales hasta la semana previa a la Navidad, cuando el archipiélago lideraba la incidencia acumulada en España.

Del 1 al 31 de diciembre casi se triplicaron los casos y a mediados de mes el ejecutivo regional empezó a endurecer las restricciones de movilidad, actividades y reunión de forma diferenciada por islas, en función de la situación epidemiológica de cada una.

Desde noviembre estaba vigente un sistema de "niveles de protección" con cuatro grados de rigor que nunca se ha aplicado tal y como se anunció, porque las restricciones previstas se han modificado según las circunstancias.

Después de unas navidades con celebraciones de máximo seis personas de dos núcleos y solo las terrazas de los bares abiertas en Mallorca, el 29 de diciembre se dictó el cierre de centros comerciales los fines de semana y el 13 de enero se clausuró por completo la restauración y las grandes áreas comerciales y se limitaron las reuniones a convivientes.

Estas reglas se extendieron a Formentera e Ibiza, cerradas perimetralmente el 16 y el 23 de enero.

EVOLUCIÓN DE LA PANDEMIA

Mallorca alcanzó su pico de incidencia acumulada a 14 días el 31 de diciembre, con 643 casos por 100.000 habitantes. En Ibiza la ola fue posterior y mucho más alta, con un índice máximo de 2.235 casos el 26 de enero. En la isla de Formentera, de escasa población y muy supeditada a Ibiza, la cota máxima fue de 1.205 casos el pasado día 27. La situación de Menorca también inquietó en las últimas semanas, al alcanzar los 538 casos por 100.000 habitantes el 23 de enero.

El máximo de incidencia acumulada registrado en el conjunto del archipiélago en esta tercera ola (récord de la pandemia por la falta de diagnósticos en la primera ola) se alcanzó el 20 de enero con 712 casos por 100.000 y se sitúa ahora en 390. Aunque la tendencia es a la baja en todas las islas, las autoridades piden prudencia y miran con preocupación a los hospitales.

En enero se han registrado el 20 % de los fallecidos en toda la pandemia y la alta ocupación de las UCI y los 32 muertos de los primeros días de febrero no incitan a la relajación, aunque la tasa de positividad, que llegó a alcanzar el 12,3 % en 7 días a mediados del mes pasado, está ahora en el 5,1 % semanal.

ECONOMÍA EN COMA

En este contexto sanitario, la economía se mantiene en coma. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha cifrado la caída del PIB de las islas el año pasado en un 20 %, más del doble de la media nacional y el mayor retroceso de todas las comunidades autónomas.

La causa es clara: ninguna otra autonomía depende tanto del turismo de verano extranjero. El año pasado se perdieron casi 12 millones de visitantes (88,7 %) que dejaron de gastar unos 13.000 millones de euros (87,6 %).

El sector turístico da por perdida la Semana Santa, pero reclama que se agilice al máximo la vacunación para no repetir un verano sin turistas, lo que sería una catástrofe económica y social.

Sentimiento general

2
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


  • Javier - Febrero 07, 2021 a las 09:59
    Para que se entere la inútil de la Armengol y este gobierno de pacotilla que la hostelería no tiene nada que ver con que suban los contagios...vaya pandilla de ineptos que se dediquen a jugar al parchís hombreeee... habría que hecharlos de sus cargos no tienen ni idea que como afrontar esta pandemiaResponder -1
  • - Febrero 06, 2021 a las 21:18
    En el titular os ha faltado poner... Y mientras nuestros politicos se vacunan....Responder 2
Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana