Varios incendios obligan a evacuar el campo de refugiados griego de Moria

EP | 09/09/2020

Vista general del campo de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos -ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

El campo de refugiados de Moria, situado en la isla griega de Lesbos y considerado el mayor del país, ha quedado destruido como consecuencia de varios incendios que han dejado sin refugio a las más de 12.000 personas que viven en este enclave --entre ellos unos 4.000 menores--, lo que ya ha llevado a la UE y a la ONU a ofrecer ayuda.

Las causas del fuego no están claras. Según informa la agencia de noticias alemana DPA, algunos residentes del campo han indicado que los habitantes de la isla griega han provocado los incendios, mientras que otras informaciones apuntan a que los migrantes y refugiados han provocado el fuego y, posteriormente, obstaculizado el trabajo de los Bomberos.

Por su parte, la agencia de noticias griega ANA-MPA ha señalado que el motivo del incendio ha sido el anuncio de que 35 personas residentes en Moria han dado positivo por COVID-19 y que, en consecuencia, debían aislarse junto a sus familias y contactos estrechos a las afueras del campo.

Según el citado medio, algunos de ellos se han negado a la perspectiva del aislamiento, mientras que otros han intentado abandonar el campo durante la madrugada para escapar del peligro que supondría que los positivos y sus contactos no dejaran Moria. Habrían sido los enfrentamientos entre ambos los causantes de los fuegos.

El campo de refugiados de Moria está superpoblado y las personas viven allí en condiciones de hacinamiento, algo que han denunciado las ONG de forma reiterada. Las autoridades griegas confirmaron el primer caso de contagio por COVID-19 en el campo hace una semana.

"UNA BOMBA DE RELOJERÍA"

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha lamentado en un comunicado los hechos y ha confirmado el envío de un equipo para examinar las necesidades más acuciantes. Las autoridades no tienen constancia de ningún daño personal por los incendios.

La agencia de Naciones Unidas también ha apelado a la "contención" en la zona, después de que se hayan detectado "tensiones" entre los migrantes y los vecinos de una localidad cercana. Asimismo, ha instado a quienes ya han dado positivo por COVID-19 a "restringir los movimientos" mientras se busca una solución para su aislamiento.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) se ha ofrecido igualmente a ayudar, con la vista puesta en las necesidades de los más de 4.000 niños que vivían en Moria y, en particular, de los 407 menores no acompañados "extremadamente vulnerables". La organización ha transformado un centro de apoyo a la infancia situado en las cercanías del campamento en un refugio de emergencia --acoge ya a más de 150 niños no acompañados--.

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha insistido este miércoles en Twitter en que el campo era "una bomba de relojería". Uno de los responsables de la ONG en Lesbos, Marco Sandrone, ha afirmado que por la noche "todo estaba envuelto en llamas y "un éxodo de personas iba sin dirección en medio de un infierno". "Niños asustados y padres en shock. Estamos trabajando ahora para abordar sus necesidades", ha afirmado.

A la movilización se ha sumado igualmente la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), cuyo director general, António Vitorino, ha enfatizado que "la solidaridad con Grecia y la población de Lesbos es más necesaria que nunca". Vitorino ha apuntado que "esta devastadora tragedia evidencia los desafíos ya existentes y las difíciles condiciones en Moria debido a la saturación y a la COVID-19".

OFERTAS DE AYUDA

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, ha convocado a los ministros a una reunión de emergencia para analizar lo ocurrido. El ministro de Migración, Manos Loghothethis, ya ha declarado a la agencia de noticias pública que "probablemente" el campamento ha quedado "completamente destruido" por las llamas.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha expresado su "plena solidaridad" y ha reafirmado la disposición de la UE para "movilizar apoyo. La jefa de la Comisión, Ursula Von der Leyen, también ha manifestado su pesar por lo ocurrido y ha anunciado que el vicepresidente responsable de Migración, Margaritis Schinas, viajará "cuanto antes" a Grecia.

Schinas ha hablado por teléfono con Mitsotakis, ante quien ha garantizado que el Ejecutivo comunitario "estará listo para ayudar a Grecia a todos los niveles durante estos momentos difíciles".

La comisaria de Interior, Ylva Johansson, también está en contacto con las autoridades griegas para concretar esta ayuda, que en un primer momento consistirá en que Bruselas asuma los gastos de trasladar a la parte continental a 400 menores no acompañados de forma inmediata, así como a brindarles un alojamiento. La OIM ha aplaudido este gesto.

La oficina europea de asilo (EASO) ha confirmado que varias de sus instalaciones en Moria han quedado destruidas, por lo que ha suspendido sus actividades "hasta nuevo aviso" y seguirá prestando asistencia de forma "parcial" en la cercana localidad de Pagani.

El Gobierno alemán ha apelado a la movilización europea ante lo que el ministro de Exteriores, Heiko Maas, ha descrito como "un desastre humanitario". "Junto con la Comisión Europea y otros Estados miembro de la UE que quieren ayudar, debemos decidir cuanto antes cómo ayudar a Grecia", ha escrito en Twitter.

Por su parte, la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, ha confirmado que "se ha activado el proceso" para trasladar al país nórdico a 50 de los migrantes que vivían en Moria, priorizando por el momento a las familias con niños. Solberg ha calificado de "horribles" las imágenes del incendio, según la agencia DPA.

PIDEN UNA INVESTIGACIÓN DE LA POLÍTICA EUROPEA

UNICEF ha señalado en su comunicado que "lo ocurrido anoche sirve como recordatorio de la necesidad urgente de un pacto en el seno de la Unión Europea sobre migraciones, un pacto humano y sensible con la infancia, que respete el derecho de los niños a protección y servicios adecuados en toda Europa".

Oxfam Intermón y el Consejo Griego para los Refugiados han pedido una investigación sobre el papel de la UE en la protección de las personas refugiadas. El responsable del Consejo, Spyros-Vlad Oikonomou, espera que "esta tragedia totalmente evitable" al menos desencadene un "cambio radical" en la respuesta de la UE y de Grecia en materia migratoria.

La coordinadora de la campaña de migración en Europa de Oxfam, Evelien van Roemburg, ha lamentado por su parte que "la tragedia humanitaria que ha conducido a este devastador incendio es la consecuencia de años de una respuesta equivocada de la UE y sus estados miembros a la llegada de personas que huyen del conflicto y la persecución".

"Sin ignorar la responsabilidad del Estado griego, el Parlamento Europeo debe iniciar una investigación sobre las políticas y prácticas de la UE y sus estados miembros que han llevado a la gestión completamente nefasta de los centros de acogida promovidos por la UE en las islas griegas", ha reclamado.

La investigadora de Amnistía Internacional Adriana Tidona ha atribuido también la tragedia a "las imprudentes políticas de la UE", que "han dado lugar a condiciones de vida peligrosamente superpobladas, con el campamento albergando cuatro veces más gente de la que estaba previsto. Por ello, ha llamado al bloque comunitario y a los países que forman parte de él a "actuar de inmediato".

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana