Un salón de juegos de Baleares denuncia a un jugador autoprohibido que accedió al local de forma fraudulenta y chantajeó a sus trabajadores

Esther Ballesteros | 04/10/2020

Una importante cadena de salones de juegos de Baleares se ha querellado contra un jugador autoprohibido -tenía vetada, a petición propia, la entrada a este tipo de establecimientos- por burlar los controles de acceso del local y, tras perder los 1.300 euros que había canjeado, chantajear a la empresa con denunciarla ante la Comisión del Juego por haberle permitido entrar si no se le pagaba, al menos, la cantidad que había apostado.

El denunciante persigue poner coto a una conducta delictiva cada vez más habitual que, sin embargo, no cuenta con una tipificación específica en el Código Penal. De hecho, la industria del juego se muestra decidida a combatir hechos como este en un marco, el actual, en el que el sector se encuentra sometido, tanto en Baleares como a nivel nacional, a una férrea regulación así como a una intensa actuación inspectora, especialmente en lo relativo al acceso de las personas que se han impuesto a sí mismas no entrar a los salones de apuestas.

En el archipiélago, donde esta actividad genera un volumen de ingresos por tasas fiscales y administrativas de unos 32 millones de euros, 452 personas se hallan inscritas en el Registro de Autoprohibidos y, recientemente, el Ministerio de Consumo aprobó una propuesta para avanzar en la interconexión de los registros estatal y autonómicos a fin de proteger a afectados y familias frente a los problemas del juego. Con estas medidas, desde el sector apelan a la necesidad de disuadir a los jugadores autoexcluidos de acceder a estos locales en aras a garantizar su seguridad y protección.

En el caso denunciado, los hechos se produjeron el pasado 8 de junio. Ese día, el salón afectado reabría sus puertas tras permanecer clausurado desde que en marzo se decretase el estado de alarma. Tal y como relata la querella, a la que ha tenido acceso Crónica Balear, el denunciado se personó en el establecimiento y, simulando pasar su dedo índice por el lector de huellas dactilares y eludiendo de forma indebida el control de acceso, se aproximó a una de las trabajadoras del local para canjear dinero. Para ello, el hombre facilitó un NIE que no se correspondía con el suyo.

La querella, suscrita por el abogado Jaime Campaner y recién admitida a trámite por el Juzgado de Instrucción número 9 de Palma, señala que el fin de la maniobra no era otro que evitar que la empleada advirtiera “una circunstancia extraordinariamente relevante para la ejecución de su plan delictivo”: el jugador se había inscrito como autoprohibido en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego la semana anterior a la declaración del estado de alarma.

Una vez gastado el importe total del dinero sucesivamente canjeado y apostado, el querellado se acercó a la empleada del local y le manifestó que era un jugador autoprohibido y que, en consecuencia, la empresa debía entregarle cuando menos los 1.300 euros perdidos a cambio de no ser denunciada ante la Comisión del Juego. Sin embargo, pese a la presión que habría ejercido sobre la trabajadora, el hombre no logró su objetivo.

Lejos de abandonar el presunto chantaje, el jugador regresó horas más tarde al establecimiento insistiendo una y otra vez a la empleada en que debía acudir de inmediato el gerente de la empresa y entregarle la suma de dinero exigida. Tanto ese mismo día como al siguiente, el querellado se personó en otros dos salones de la cadena así como en la gerencia de la misma para proseguir con las supuestas amenazas. El hecho de que la primera trabajadora diese la voz de alarma sobre los hechos motivó que no se le permitiese entrar en el resto de locales.

El denunciante señala, sin embargo, que la “intimidación” del jugador no terminó ahí. Y es que, de acuerdo con el relato de los hechos, el querellado “hizo -y continúa haciendo- gala de la posesión de armas de fuego” en su perfil público de Facebook. Su objetivo, incide la querella, era conminar a la empresa y a su gerente “para que realizaran de inmediato un desplazamiento dinerario a su favor, siendo incontestable el ánimo de lucro del querellado en la medida en que trató de obtener un pago a su favor sin justa causa acudiendo a vías intimidatorias penalmente relevantes”.

En concreto, la imagen del arma de fuego fue publicada por el jugador el 28 de mayo de 2020, diez días antes de “dar comienzo a la ejecución de su plan delictivo”, asevera el abogado, y volvió a publicarla el 12 de junio, “apenas tres días después del último chantaje” al salón de juegos y a su gerente.

“La intimidación producida por el querellado fue doble”, sostiene la denuncia: por un lado, “amenazó de modo reiterado y persistente (hasta en cinco ocasiones y en cuatro establecimientos diferentes)” con denunciar a la empresa si ésta no se plegaba a sus pretensiones y, por otro, hizo pública en redes sociales su posesión de armas de fuego, lo que “incrementó la zozobra y ansiedad” del empresario.

El denunciante asevera que lo sucedido no es baladí si se tiene en cuenta que el acceso de un jugador autoprohibido puede acarrear multas de hasta 450.000 euros a los salones de juegos y apuestas para el caso de las infracciones más graves, al margen de sanciones que pueden abocar al negocio a su cierre temporal o definitivo así como su inhabilitación para el desarrollo de las actividades de juego.

La querella abunda en que el jugador, al que atribuye un delito de amenazas y otro de extorsión en grado de tentativa, actuó “en ejecución de un plan preconcebido, pues simuló posar -pero no posó- su dedo índice en el lector de huella dactilar ubicado en la entrada del establecimiento con toda naturalidad y sin levantar sospecha alguna” por parte de la trabajadora del local, quien conocía al querellado por su condición de jugador habitual. La empresa señala, finalmente, que, en los varios años que lleva desarrollando su actividad en Baleares, nunca ha sido sancionada por incumplir las prohibiciones de acceso y, de hecho, afirma que tiene implementado en sus instalaciones un costoso sistema de control.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana