Un nuevo informe relata cómo los investigadores del caso Cursach aleccionaron a 'El Ico': "dirá que hasta mató a Manolete"

Esther Ballesteros | 09/11/2020

Imagen de archivo

Un nuevo informe de la Policía Nacional incorporado a la causa que investiga las presuntas prácticas ilegales cometidas durante la instrucción del caso Cursach detalla el modo en que, supuestamente, el juez Manuel Penalva, el fiscal Miguel Ángel Subirán y los policías de Blanqueo con los que trabajaban trataron de dirigir y aleccionar a uno de sus testigos principales, Francisco Fernández Cortés, 'El Ico', para que incriminase en falso a varios agentes de la Policía Local de Palma a cambio de lograr su propia libertad en otros procedimientos judiciales.

El octavo atestado que los investigadores han entregado en el marco de estas pesquisas, al que ha tenido acceso Crónica Balear, se centra así en el papel que jugó en el caso Cursach el hijo de la histórica matriarca de Son Banya, Francista Cortés Picazo, 'La Paca'. Bajo la condición de testigo protegido número 13, 'El Ico' acusó a varios policías locales de haberle amenazado y extorsionado, exigiéndole “mordidas” de hasta 500 euros semanales, a cambio de no someter a controles e inspecciones los locales de ocio que regentaba.

Los inspectores detallan cómo se habrían preparado las distintas declaraciones que el testigo prestó en la causa y, sobre todo, sus careos, el 12 de febrero de 2016, con tres de los agentes a los que incriminó, Jaime G., Juan Miguel V. y José Antonio M., quienes, fruto de las acusaciones de ‘El Ico’, acabarían en prisión provisional. Del mismo modo, recogen los mensajes que los antiguos investigadores se enviaron, la noche antes de llevar a cabo estas diligencias, en el chat de Whatsapp que todos ellos mantenían abierto.

En las conversaciones se aprecia cómo Penalva comenta al resto de participantes: "Igual podéis tantear al Ico antes del careo para aprovechar un poco el tiempo". Por su parte, Subirán propone hablar con el testigo "en el cuerpo de guardia donde se hacen los reconocimientos en rueda". El agente del grupo señala: "Hombres de poca fe. La inspectora que lleve escote [en referencia a la policía del grupo que iba a estar presente en el careo], que El Ico se ha 'enamorao' y dice hasta que mató a Manolete". Así lo resume la Policía Nacional: "la noche antes de la declaración y careos de 'El Ico' parece que los ahora investigados, presuntamente, pretenden tratar de dirigir al testigo y de prepararlo. Llegan incluso a decir que ‘El Ico' dirá 'hasta que mató a Manolete'".

Los investigadores destacan el hecho de que en los tres careos, realizados en el despacho del juez, "puede verse cómo 'El Ico', al que presuntamente los ahora investigados [en alusión a Penalva, Subirán y los integrantes de Blanqueo] habrían indicado en los días previos y ese mismo día que denunciara con todo lo que pudiera a los tres policías locales a cambio de conseguir su libertad, está descontrolado, nervioso y convierte en un show los tres careos".

En el caso de uno de los interrogatorios, como señalan los inspectores, Cortés incorporó nuevos datos a las declaraciones que ya había prestado con anterioridad y lo hizo "con enormes contradicciones", aportando nuevos hechos delictivos que "parece imposible que hubiera pasado por alto" en sus anteriores comparecencias, mientras que en otra de las diligencias endureció igualmente sus acusaciones, contradiciéndolas "totalmente con sus declaraciones previas".

Es más, abunda el informe, "durante los tres careos se puede apreciar cómo 'El Ico' no tiene el más mínimo temor a los policías locales, a los que incluso avasalla, y cómo busca con la mirada la complicidad de la que parece ser la inspectora".

Tres días después, 'El Ico' planteaba un 'habeas corpus' mediante un escrito que rezaba: "Hago un habeas corpus y ahora le explico la huelga de hambre, porque el Juez número 12 dijo que mi puesta de libertad sería hoy, muchísimas gracias". Según el atestado, los entonces investigadores del caso Cursach le habrían prometido su puesta en libertad "a cambio de sus declaraciones y careos" para inculpar a los tres agentes. Sin embargo, Cortés optó por reclamar su inmediata puesta en libertad al no ver cumplida "dicha promesa".

El informe subraya, asimismo, cómo en otros careos en los que Cortés también estuvo presente "puede comprobarse cómo 'El Ico' no conoce a los policías, mezcla las informaciones de unos con otros, de todos dice lo mismo, que iban a las fiestas, que consumían cocaína, que cobraban mordidas...".

Y recalca la forma en que el testigo "aporta datos del todo genéricos y absurdos sin que en ningún caso se le pregunte por ello o se abunde en sus respuestas. Ejemplos son: que diga de una persona a la que conoce de cobrarle extorsiones y de invitarlo a fiestas que 'es posible que en algún momento llevaba barba'; sobre otro dice que le suena mucho, que lo recuerda en situaciones cogiéndole de la chaqueta y advirtiéndole de que es mejor pagar las mordidas, de otros dice que iban siempre armados siendo policías...".

"Parece increíble que los policías locales intentaran extorsionar en masa a uno de los delincuentes más conocidos de la Isla con conocimiento de que éste no dudaría en grabarlos y denunciarlos", llama la atención el informe en alusión a ‘El Ico’.

Acuerdo de voluntades

Respecto a otro de los interrogatorios a los que fue sometido el testigo, la Policía Nacional señala que su declaración "en su totalidad parece haber sido dirigida por los ahora investigados en un acuerdo de voluntades. Existe plena coincidencia entre lo declarado y todo lo que en el chat ‘se presagiaba’”.

Entre otros numerosos lances, el informe alude, asimismo, a un encuentro fortuito, el 8 de noviembre de 2015, entre 'El Ico' y otro de los policías locales investigados en un Punt de Joc de Son Ferriol. Un episodio que, sin embargo, Cortés convirtió en un episodio de supuestas amenazas, lo que propició el arresto del agente por presunta obstrucción a la justicia. "Una vez más se produce la detención con la única prueba de la declaración de un testigo afín a la causa (y presuntamente dirigido)", aseveran los inspectores, para quienes "ello explicaría nuevamente la inexistencia de diligencias de investigación o cuanto menos de corroboración previa a la detención".

El atestado también hace referencia a otra circunstancia protagonizada por 'El Ico’, quien aseguró que un extrabajador del grupo Cursach le había entregado unos documentos en los que, presuntamente, se destapaban las irregularidades supuestamente cometidas por los policías locales y que el hijo de ‘La Paca’ aseguró que entregaría al Juzgado. Sin embargo, subrayan los inspectores, "como se verá a lo largo de la investigación, 'El Ico' nunca tuvo estos documentos, que posteriormente dirá que eran la contabilidad de Cursach. Nunca los entregó. Posteriormente cambiaría la versión y diría que se los hizo llegar Joaquín 'El Prestamista'”.

Tras la incorporación del informe, y a petición de la Fiscalía Anticorrupción, el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha citado a declarar a ‘El Ico’ en calidad de investigado el próximo 16 de noviembre. Su encausamiento se suma al de los testigos clave del caso Cursach que han acabado siendo investigados como consecuencia de su supuesta participación en una trama dirigida a dotar la causa de falsas pruebas incriminatorias y apuntalar las tesis que manejaban Penalva, Subirán y los mandos policiales.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana