Sonia Vivas denunció a dos policías con informes médicos aportados seis años antes en otra causa

Esther Ballesteros | 12/02/2020

La actual concejala de Justicia Social en el Ayuntamiento de Palma y ex agente de la Policía Local, Sonia Vivas, denunció a dos compañeros del cuerpo por supuestas vejaciones homófobas utilizando -para acreditar el menoscabo físico y mental que aseguraba haber sufrido- los mismos informes médicos que había presentado en otra causa seis años antes.

Así lo relata la Asociación de Víctimas por Arbitrariedades Judiciales (JAVA) en la querella que ha interpuesto contra la regidora de Podemos por presuntos delitos de estafa procesal y falso testimonio. La denuncia, a la que ha tenido acceso Crónica Balear, ya ha sido admitida a trámite por el Juzgado de Instrucción número 1 de Palma con el objetivo de esclarecer los hechos.

En su querella, la entidad, que representa a los dos agentes de quienes Vivas aseguró ser víctima en una de las piezas abiertas en el marco del caso Cursach, asevera que la edil, "con un desprecio absoluto a la Administración de Justicia y a la verdad", reutilizó los documentos médicos y la baja laboral en los que ya se había apoyado seis años antes "con la única y miserable finalidad de dar credibilidad a su testimonio" en esa nueva causa.

Con ello, incide JAVA, pretendía "conseguir una sentencia injusta con la que perjudicar económicamente a los querellantes a la par que enriquecerse injustamente".

La querella señala que Sonia Vivas llevó a los tribunales en 2011 a otra ex agente de la Policía Local -a la sazón su excompañera sentimental- y a otros dos miembros del cuerpo por, supuestamente, calumniarla, falsear datos y faltar a la verdad contra ella con el objetivo de perjudicarla.

La entonces policía consideraba que, con ello, le habían ocasionado "un importante menoscabo físico y mental" por el que tuvo que causar baja. Para demostrar que las presuntas lesiones eran resultado de estos hechos, Vivas presentó diversos informes médicos así como el de la propia baja. El Juzgado, sin embargo, no tardó en archivar las diligencias al no considerar probadas las acusaciones de la ex agente.

Sonia Vivas reaparece en 2017 en los tribunales

Años después, la regidora reaparecería como víctima de otra supuesta trama contra ella, en este caso por el supuesto trato homófobo empleado por los dos agentes. Una causa en la que, de nuevo, saldrían a relucir los informes médicos que ya utilizó en 2011.

En el marco de esta nueva causa judicial, Vivas acudió a una médico forense a fin de que ésta analizara las lesiones que, según aseguraba la ex agente, eran consecuencia "inmediata y directa" del comportamiento de los dos policías ahora querellantes.

Los documentos se hicieron valer, incluso, en el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Palma, en junio de 2018, contra los dos agentes a raíz de las supuestas vejaciones contra Vivas.

"La querellada mantuvo el fraude procesal en el juicio oral, donde su abogada y el representante del Ministerio Fiscal, ajenos a la trampa, solicitaron una indemnización de 15.000 euros a su favor", abunda la entidad.

Baile de fechas en los informes

Junto a su querella, JAVA aporta los propios informes médicos y hace hincapié en el hecho de que en ellos figura la fecha original de cuando le asistieron (2011) y la fecha en la que se expidieron para entregarlos al Instituto Forense (2017). "Un dato que acredita de per se el dolo en primer grado" en el que habría incurrido la ex policía.

La asociación destaca, finalmente, que los magistrados, "aun sin saber que la querellada había reutilizado los informes médicos y la baja a la vista de que bailaban las fechas" entre aquéllos y los hechos enjuiciados, "no obtuvieron la convicción necesaria para ligar directamente el menoscabo físico" que Vivas atribuía a los dos policías locales.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana