Los excesos de los turistas no desaparecen de Magaluf y se trasladan a otras calles

Esther Ballesteros | 21/07/2020

Tras las aglomeraciones registradas en la noche del 9 al 10 de julio en Punta Ballena, lo que derivó en el cierre de la zona por orden del Govern, varios grupos de turistas británicos protagonizaron un nuevo incidente en Magaluf durante la madrugada de ayer, cuando intentaron acceder a una zona de ocio en la que no se les permitió la entrada.

Tal y como se aprecia en varios vídeos grabados por un testigo de los hechos, y como confirman fuentes policiales, la Avenida de Magaluf fue escenario de diversos conatos de pelea que obligaron a la Policía Local de Calvià a personarse en el lugar.

Al percatarse de la presencia de los agentes, los intervinientes en la trifulca optaron por disuadirse mientras que los efectivos policiales acabaron levantando tres actas por 'conductas que van en contra de las buenas maneras, el orden y la urbanidad' y que llevan aparejadas sanciones de hasta 400 euros, de acuerdo a la ordenanza municipal de Calvià. También se desplazaron hasta la zona varios agentes de la Guardia Civil tras ser avisados de que se estaba produciendo una riña tumultuaria, si bien no tuvieron finalmente que intervenir ya que los incidentes habían cesado.

Los excesos cambian de zona tras el cierre de Punta Ballena

En los vídeos puede apreciarse cómo los turistas, visiblemente bajo los efectos del alcohol, se propinan empujones y patadas. Según el testigo del incidente, los servicios de seguridad de la plaza no les permitieron la entrada a los bares que en la Avenida sí están abiertos, y así evitaron que pudieran seguir con la ingesta de alcohol al menos en esa zona de ocio.

El testigo señala que los turistas, además de enfrentarse con los equipos de seguridad, acabaron peleándose entre ellos hasta que varios optaron por retirarse del lugar.

"Se da la circunstancia de que ya tuvieron que ser expulsados de uno de los locales de ocio de la misma plaza al iniciar un incidente. Algunos empresarios de la zona ya advirtieron que el cierre de Punta Ballena, donde tienen como costumbre emborracharse, crearía estas situaciones en otras calles de Magaluf donde no se aceptan este tipo de clientes, y que esto provocaría incidentes de orden público", abunda.

La semana pasada, el Govern acordó el cierre de todos los establecimientos de comercio, ocio y restauración de dos calles de S'Arenal (las llamadas calles “de la Cerveza” y “del Jamón”) y de Punta Ballena en Magaluf -a la que un día después se sumaron dos calles más- para evitar el turismo incívico y sus posibles efectos en la pandemia.

Empresarios turísticos, contra los cierres de calles

Se trata de una decisión que ha llevado a la Asociación Balear de Ocio Nocturno y Entretenimiento (Abone) y la Asociación de Comerciantes y Empresas de Servicios Turísticos de Mallorca (Acotur) a recurrir la resolución que la regula.

Al respecto, la secretaria general de Abone, Rosana Gabardón, señala que con esta medida “se llevan por delante comercios que lo hacen bien”. “No digo que sean la mayoría ni la minoría, pero hay empresarios que sí que lo hacen bien”, precisa. “Creemos que no son las formas el cerrar las calles”, añade, al tiempo que reclama más efectivos para que se controlen esos locales donde los empresarios "no actúan correctamente".

Por su parte, el presidente de Abone, Jesús Sánchez, asevera que "estamos hablando de cierres de calles, de prohibición de actividad con licencias en vigor y en eso en absoluto estamos de acuerdo".

Aunque en un primer momento la medida se decretó contra los establecimientos situados en las calles Punta Ballena, Miquel Pellisa y Pare Bartomeu Salvà, se ha decidido extender el cierre a dos calles más para evitar que determinadas imágenes de excesos puedan trasladarse a las calles contiguas.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana