La 'madame' confiesa que Penalva y Subirán le coaccionaron para mentir sobre Cursach y los policías locales

Esther Ballesteros | 15/09/2020

La que fuese uno de los testigos principales sobre los que se apoyó el caso Cursach, María José Losantos -más conocida como 'la madame'-, ha confesado ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) que tanto el juez Manuel Penalva como el exfiscal Miguel Ángel Subirán le coaccionaron para declarar, en base a hechos que nunca habrían sucedido, contra el empresario del ocio nocturno Bartolomé Cursach y numerosos policías locales de Palma. La investigada ha reconocido, incluso, que recibió ofertas de dinero para incriminar a todos ellos en un supuesto entramado corrupto dirigido a mantener a flote los negocios del magnate mallorquín.

La ex testigo protegida 31 del caso Cursach, quien, entre otras numerosas manifestaciones que hoy ha desmentido, aseguró ser la propietaria de un burdel de Palma al que acudían altos cargos del PP para participar en fiestas de alcohol, drogas y sexo costeadas por el empresario, ha comparecido en calidad de investigada, durante más de dos horas, ante la máxima instancia judicial de las islas por su papel durante la instrucción de las anteriores pesquisas. Al término de su declaración, sus manifestaciones han sido muy comentadas por la treintena de abogados que han estado presentes en la sala.

El interrogatorio de la 'madame' es uno de los platos fuertes de esta jornada, a lo largo de la cual prevén comparecer numerosos testigos y encausados en el marco de la causa abierta por las presuntas irregularidades que los antiguos investigadores del caso Cursach habrían cometido para apuntalar sus acusaciones y allanar el camino hacia futuras condenas. Tras la 'madame' también ha sido interrogado el exnúmero dos de Cursach, Bartolomé Sbert, quien ha recordado las presiones que sufrió en los calabozos tras ser detenido a principios de 2017.

Durante su declaración, realizada por videoconferencia desde los Juzgados de Lleida, la encausada ha admitido que, en sus distintas comparecencias ante Penalva y Subirán, mintió, entre otros aspectos, al reconocer a varios agentes de la Policía Local como supuestos consumidores de servicios gratuitos de prostitución y drogas en una de las discotecas de Cursach, Tito's. Al respecto, ha asegurado que fueron Penalva, Subirán y varios agentes de Blanqueo -también bajo investigación- quienes le indicaron que así debía proceder si quería obtener beneficios procesales en el caso.

A preguntas de la Fiscalía, Losantos ha manifestado que sus comparecencias judiciales eran preparadas días antes en Fiscalía y en el despacho de Penalva, donde tomaba notas de lo que debía decir. También, ha señalado, se reunían en cafeterías. Es más, ha recordado cómo algunos de los policías de Blanqueo escribían sus declaraciones antes de ser interrogada.

La investigada ha asegurado cómo, para presionarle, Subirán le gritaba, la trataba como una "inútil" y le decía que, en función de lo que declarase, podría acabar entre rejas. Penalva, por su parte, le transmitía que podían retirar todas las denuncias interpuestas contra ella y cómo, de no plegarse a sus pretensiones, podían hacer "lo contrario".

Otra de las revelaciones que la 'madame' ha arrojado durante la declaración gira en torno a la supuesta agenda en la que, según aseguró en su día, su socia Alicia anotaba los nombres de quienes frecuentaban en lupanar que Losantos aseguraba regentar. Sobre ello, ha apuntado que el propio Subirán propuso cómo había que rellenar el documento, indicándole que añadiera nombres, DNI y fechas que que no eran ciertos, como el del expresidente del PP de Palma, José María Rodríguez, y los de varios policías locales también incriminados.

Según la declarante, Penalva estaba al tanto de tales argucias, al igual que dos de los miembros del grupo de Blanqueo: el inspector del grupo, el subinspector y un agente del mismo. El mismo juez, ha aseverado, la llamaba y le indicaba qué debía poner en la agenda con el objetivo de reforzar el relato que mantenían. Entre otros aspectos, le pidieron que escribiera quién llegaba en estado lamentable al burdel o a quién había que servirle droga. El subinspector de Blanqueo la mantenía informada al detalle y le proporcionaba datos sobre Rodríguez, el exconcejal del PP Álvaro Gijón y varios agentes involucrados por ella.

También, acerca de Rodríguez, la investigada ha reconocido que mintió sobre él al asegurar que éste había celebrado su cumpleaños en la finca que Cursach posee en Puntiró, precisando que fue Subirán quien instó a que así lo dijera. Sobre las supuestas fiestas que aseguró que se celebraban en esta finca con prostitutas y droga, Losantos ha subrayado que, de nuevo, se trataba de hechos que le contó uno de los agentes ahora investigados.

Finalmente, la encausada ha relatado que fue el exdirectivo del caso Cursach Ángel Ávila quien la introdujo en el caso Cursach y la persona que la acompañó a declarar por primera vez. Entre otros hechos, ha recordado que Ávila le comentó que si éste declaraba contra Sbert era por venganza tras no lograr que fructificase una negociación para hacerse con un restaurante de la hermana del empresario.

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.

Lo más visto de la semana
ESPACIO
PARA PUBLICIDAD (cuadrado)
Lo más comentado de la semana