Irene Rosales, más cabizbaja que nunca, guarda silencio sobre la visita de Kiko Rivera al notario

Redacción | 24/11/2020

Irene Rosales, en una imagen de archivo.

Irene Rosales está atravesando por un momento muy complicado y, pese a intentar mantenerse en un discreto segundo plano y apoyar en todo momento a Kiko Rivera en la guerra contra su madre, Isabel Pantoja, la presión parece estar haciendo mella en ella. El que su suegra haya, supuestamente, hablado mal de ella a varios periodistas y la haya acusado de malmeter en la relación con su hijo - que siempre había sido excelente - ha afectado a la sevillana más de lo que le gusta admitir.

Irene, normalmente una persona serena y que no deja traslucir sus emociones, se rompía este fin de semana en "Viva la vida" ante los derroteros que está tomando la lucha de Kiko para descubrir qué pasó con la herencia de Paquirri y qué cosas podría haberle ocultado Isabel Pantoja todos estos años. La colaboradora abandonaba el plató rota en llanto y, desde entonces, algo ha cambiado en ella.

Muy seria y con muy mala cara, Irene ni siquiera da los buenos días a la prensa, cuando suele ser amable y educada con los reporteros que hacen guardia a las puertas de su domicilio - a los que incluso saca refrigerios a menudo - y, cabizbaja, guarda un incómodo silencio poco habitual en ella ante preguntas tan sencillas como qué tal está. ¿Qué le pasa a la mujer de Kiko Rivera? Por el momento lo desconocemos, pero parece una persona diferente a la que hace unos días intentaba mostrar su mejor cara en uno de los momentos más complicados para el clan Pantoja.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana