Gordiola pondrá el sello mallorquín en los hoteles sostenibles de ECO-ONE

Redacción | 07/12/2020

Gordiola

Los vidrios de Mallorca, candidatos a Patrimonio Cultural Inmaterial de la humanidad de la UNESCO, recogen botellas usadas de la restauración local y crean piezas únicas para los hoteles más sostenibles

Gordiola es más que una empresa familiar. Desde 1719 mantiene su tradición artesana de crear piezas de vidrio y es toda una institución en Baleares. ECO-ONE no es una plataforma más, sino la asociación de más de 30 empresas españolas que ayudarán a los hoteleros a llegar a la sostenibilidad de forma rápida y segura.

Gordiola, que recoge botellas de la restauración local y sigue las normativas y las innovaciones para reducir emisiones, entrará en el mundo de la hotelería con piezas únicas, artesanales, históricas y sostenibles.

Bajo la premisa de que todos los hoteles pueden ser más sostenibles, solo con cambiar sus hábitos, ECO-ONE ofrecerá a cada hotel que lo solicite, un diagnóstico gratuito.

En el sector hotelero, sostenibilidad y rentabilidad van de la mano, tanto por el ahorro de costes como por la demanda actual. Según datos facilitados por FITUR, el 83% de los turistas de todo el mundo estarían dispuestos a pagar más por un destino sostenible, sin olvidar las ayudas de las administraciones, que también quedarán resueltas en esta plataforma que ofrecerá, además, diseño de calidad, artesanía, historia y exclusividad, con la inclusión de Gordiola.

ARTESANÍA TRADICIONAL

Los vidrios de Mallorca, como así se conocen a los Gordiola, siguen trabajando como les enseñaron a sus antepasados en Murano, soplándolo y logrando formas y colores únicos, siendo conscientes que forman parte de la historia y la cultura de las Islas.

Y ese amor por la artesanía también se ha trasladado a la protección del medio ambiente y a reducir todo lo posible los consumos tanto en los procesos productivos como en las materias primas. La idea es mantener las líneas de producción inalteradas, pues la forma tradicional de operar presenta una buena relación con el medioambiente y una importancia histórica que aporta gran valor al vidrio de Gordiola.

300 AÑOS DE VIDA

Esta fábrica de vidrio, que acaba de cumplir 300 años de vida, es una de las marcas artesanas más antiguas de la Baleares y la cuarta de España. Ha recibido también el nombre de vidrios de Mallorca, y es que forma parte de la cultura e historia de la isla.

Gordiola recibió el nombramiento a la candidatura de Patrimonio Cultural Inmaterial de la humanidad de la UNESCO.

EL DESAFÍO DE LA FUNCICIÓN

Y al mismo tiempo, el gran desafío para Gordiola yace en el consumo energético del horno de fundición, ya que para moldear el vidrio se deben alcanzar temperaturas de hasta 1.200ºC.

Donde antiguamente usaba carbón y petróleo, ahora emplea gas natural, recurso que genera las mínimas cantidades contaminantes. También la leña empleada en el horno de mantenimiento proviene de limpiezas forestales locales para la prevención de incendios.

A su vez, emplea una gran porción de vidrio usado, obtenido de hoteles y restaurantes de la zona, dándole una segunda vida al vidrio que además reduce la temperatura de fusión de la mezcla. Los contaminantes medidos en el foco de inspección (el hornillo de elaboración) en condiciones de producción de 100% se encuentran bajo el amparo de la acreditación ENAC.

LOS ORÍGENES

Un antepasado de la familia Gordiola viajó a Murano, lugar donde se desarrollaron las primeras técnicas del vidrio soplado. Allí se casó con la hija de un maestro vidriero y entró como aprendiz en su horno.

Una vez obtuvo los secretos de las composiciones, temperaturas de fusión y tiempos, regresó a la Mallorca e implantó sus hornos, hoy conocidos como Vidrios Gordiola. Hasta hoy, los maestros vidrieros han seguido modelando con el aire de sus pulmones y la delicadeza de sus manos el vidrio soplado de Gordiola.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana