El subinspector de Blanqueo: “si por Subirán fuese, el caso Cursach se habría alargado hasta 2050”

Esther Ballesteros | 14/10/2020

El subinspector de Blanqueo investigado por las presuntas irregularidades cometidas al frente del caso Cursach ha relatado el papel que desplegó el exfiscal Miguel Ángel Subirán durante la instrucción de la causa y, en este sentido, ha asegurado que, si de este hubiera dependido, se habría valido de centenares de testigos protegidos con los que apuntalar las investigaciones y el procedimiento judicial se habría alargado “hasta 2050”.

Así lo ha puesto de manifiesto durante su comparecencia en el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB), donde ha respondido, durante más de ocho horas, a todas las preguntas de las partes personadas en la causa que indaga las prácticas supuestamente ilícitas llevadas a cabo por Subirán, el juez Manuel Penalva y cuatro miembros de Blanqueo, entre quienes se encontraba el declarante.

En un momento del interrogatorio, uno de los abogados acusadores ha hecho referencia a una grabación en la que el inspector jefe de Blanqueo aseguraba, en 2018, que el fiscal “no está bien de la cabeza”, en referencia a Subirán. Al ser inquirido sobre si en 2015 esta circunstancia podía haber sido puesta de manifiesto, el subinspector ha apuntado que tanto Penalva como Subirán así como uno de los miembros de Blanqueo “perdieron la cabeza”. Y, como ya expuso en una declaración anterior, el caso Cursach se convirtió para ellos en una “obsesión enfermiza”.

En cuanto a su propia actuación, el investigado ha defendido en todo momento su papel al frente de las líneas de investigación ORA e IME. Según ha alegado, no incurrió en ningún comportamiento arbitrario del que se pudiera inferir algún tipo de presión o irregularidad en tales pesquisas. Sin embargo, según fuentes próximas a la investigación, ha rehuido responder acerca de la intervención de sus compañeros en el caso Cursach, en las que ha asegurado que apenas participó.

Asimismo, el subinspector, que se pronunció con mayor dureza en anteriores comparecencias, ha señalado que no llevó a cabo ninguna actuación que no estuviera avalada tanto por Penalva como por Subirán, toda vez que, ha recordado, llegó a advertirles de determinados excesos en varias de las decisiones que adoptaron así como de la dudosa credibilidad de algunos testigos.

Otro de los datos que ha aportado en su interrogatorio alude al interrogatorio que el agente que formaba parte del grupo de Blanqueo realizó al testigo 27 del caso Cursach en la jefatura de la Policía Nacional. Al respecto, ha manifestado cómo, posteriormente, se hizo constar que la comparecencia se había llevado a cabo, en realidad, en dependencias judiciales.

El interrogatorio se ha prolongado durante más de ocho horas debido a las numerosas partes personadas y a la intención del investigado de responder a todas las preguntas que le fuesen formuladas. Entre quienes han dirigido parte de las preguntas -tanto al subinspector como, posteriormente, a la concejala Angélica Pastor- desde la bancada de las acusaciones particulares se encuentra el ingeniero Pedro Torres, personado en la causa y postulado como abogado en defensa de sus propios intereses.

Cabe recordar cómo, en una anterior declaración antes de que el TSJIB asumiera las investigaciones en torno a todos ellos, el subinspector confesó la “obsesión” que existía, principalmente por parte del jefe del grupo de Blanqueo, por investigar al empresario del ocio Bartolomé Cursach. Del mismo modo, recordó que llegó a elevar un escrito interno a Jefatura en el que deploraba el cariz que estaban tomando las investigaciones, se enfrentó duramente a su jefe por ello y, en varias ocasiones, mostró su tajante desacuerdo con el modo con que se estaba instruyendo el caso Cursach.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana