El aprendizaje significativo en niños

Ana M Longo | 12/01/2020

En el sistema educativo convencional profesores y niños han convivido con un aprendizaje de tipo memorístico. En los últimos años se ha puesto a debate. Existe e importa una nueva forma de aprendizaje. El aprendizaje significativo en niños se convierte en una vía para adquirir conocimiento necesario y útil.

El niño se aburre en las clases y con frecuencia no progresa en nuevos conocimientos. Algo no funciona correctamente y se han abierto nuevas vías de pensamiento y formulación. Ya decía el pedagogo Ausubel que los niños deben sentar base y progresar en conocimientos que han recibido. Previo esto no se les debe incitar a memorizar nueva información.

El sistema educativo tradicional vs aprendizaje significativo

En el sistema educativo conocido desde siempre han importado los resultados y el modo de obtenerlos ha sido siempre a través del estudio y memorización de materia. Todos tenemos presente el tipo de clases donde el tiempo no pasaba y el profesor solo lanzaba datos rigiéndose por el libro de texto y sin permitir intervenir al alumnado. Y esto ha dado lugar a individuos que adquieren conocimientos vacíos, carentes de significado y que no se asientan ni permanecen.

Para memorizar una lección el niño debe hacer un esfuerzo mayor, ya que serán datos aislados (complejos o no) que no conectarán con la nueva información que reciba. El aprendizaje memorístico puede ser positivo en algún momento. Sin embargo, por norma general, no logrará resultar efectivo para las necesidades y el momento educativo del niño.

El niño aprende la lección repitiendo los contenidos y rara vez comprende el significado (algo contrario al aprendizaje significativo) lo que provoca que la información no se almacene durante un largo periodo de tiempo. Probablemente ni siquiera podrá hacer un uso correcto de la misma.

Los niños aprenden nuevos conocimientos

Si el niño posee determinada información debe abrirse a la nueva que se le proporcione en la escuela, formándose un puente entre ambas y construyéndose un nuevo significado. Todos hemos conocido la expresión más clara e intensa del aprendizaje memorístico, afincado en el sistema educativo español. El aprendizaje es más mecánico. Uno puede aprender conceptos sueltos, desvinculados de otra información y significado y que quedan en el aire.

En el aprendizaje significativo en niños resurge un vínculo entre el conocimiento antiguo y el nuevo. El antiguo se fortalece y el nuevo no se olvida. El centro del aprendizaje significativo posee una base cognitiva. La construcción que se crea de ambos conocimientos es más estable y se mantiene por más tiempo. El niño construye su propio aprendizaje y concede a su actividad diaria y académica nuevos beneficios.

Los niños son sus principales maestros y participan de su aprendizaje en un alto porcentaje. El aprendizaje significativo se sitúa dentro del constructivismo, esto es, el niño debe estar provisto de herramientas y recursos para gestionar su conocimiento y resolver situaciones. El niño que comprende, asimila.

El rendimiento del pequeño mejora y se encuentra más motivado y con ganas de aprender. Está cómodo y en disposición de adquirir contenido con lo cual se muestra accesible y se reconocen sus logros. Todo lo que el niño aprende logra aplicarlo a su vida diaria.

El educador en el aprendizaje significativo

El papel del educador es determinante para que los niños alcancen los objetivos que se les propongan en el curso y para que pasen la etapa adecuadamente. El formador debe motivar a los niños y despertar en ellos deseos por la materia.

No deben dejarse de lado las potencialidades y habilidades personales que el niño ya posee, sino desarrollarlas y activar más su conocimiento. El niño es protagonista de su propio aprendizaje, por ello el educador debe permitirle tener participación constante sin desoír sus comentarios o sugerencias. El aprendizaje significativo en niños es parte esencial de su desarrollo emocional.

El alumno debe sentir en primera instancia el apoyo y colaboración del profesor y todo lo que posee, poner en práctica sus habilidades y no pretender que asimile gran cantidad de contenido, sino que lo que aprenda perdure. Será así como el niño aprenda a aprender.

Resulta esencial que el alumno se sienta contento en clase y no perciba temor o inseguridad ante el tema que se trate o el profesor al frente. Tanto las actividades que se lleven a cabo en el aula, como el clima entre el resto de compañeros debe observarse distendido y de confianza, sin juicios u opiniones dañinas hacia el modo y ritmo de aprendizaje del niño.

Cómo lograr los conocimientos del modo adecuado

Los niños necesitan tiempo y no presión o reprimendas cuando no interiorizan la información. Cada quien tiene un ritmo distinto para el estudio. No hay que obviar que los  niños (y demás personas), necesitan comprender para absorber cual esponja. El educador ha de mostrar el sentido y significado.

Como se dice "de los errores también se aprende". El menor debe poder equivocarse y no por ello recibir un castigo. Como educadores hay que saber transformar el fallo en aprendizaje y seguir algunas líneas de actuación hasta llegar a la información adecuada. Así será, con la conversación y la ayuda del profesor, como el niño recuerde correctamente la materia.

Es coherente evitar corregir y motivar el acierto. La motivación es esencial y sentir que hay un progreso alentará al niño a continuar en su proceso de aprendizaje y desarrollo personal. La curiosidad que pueda lograrse en el pequeño provocará que no se aburra y quiera continuar relacionando sus conocimientos. El aprendizaje significativo en niños apuesta por añadir una visión de participación y diversión ante el esfuerzo académico, algo que funciona siempre y en cualquier sector.

Sentimiento general

0
Comentarios

Hola!, escribe un comentario para esta noticia.Comentar


Lo más visto de la semana
Lo más comentado de la semana