El nuevo Plan General prevé aumentar las zonas verdes de Palma en un 61,83%

El nuevo Plan General de Palma prevé aumentar las zonas verdes a más de 10 metros cuadrados por residente -frente a los 6,2 metros actuales-, lo que implica un incremento de un 61,83%. Así, propone una superficie estimada de 5.209.549 m2 y sistemas generales de espacios libres, de los cuales 1.987.418 m2, es decir, el 38,15%.

La concejala de Modelo de Ciudad, Vivienda Digna y Sostenibilidad, Neus Truyol, ha desgranado en rueda de prensa otro de los ejes que articulan las medidas y el contenido del nuevo Plan General: abrir Palma al mar y la naturaleza. “Apostamos por la justicia ambiental, para garantizar grandes parques de referencia al conjunto de los pueblos y barriadas de Palma”, abunda.

“Esto significa que regeneramos el territorio con más infraestructura verde mediante corredores verdes, además de cerrar el ciclo del agua, haciendo Palma una ciudad más permeable, potenciando la soberanía energética”, ha subrayado.

El Nuevo Plan General hace una transposición de la Estrategia de la Infraestructura Verde para la mejora del capital natural de Europa, así como de la Estrategia Estatal de la Infraestructura Verde para la Conectividad y Restauración Ecológica. El objetivo pasa por abrir Palma al mar y la naturaleza, interconectando sistemas urbanos y espacios naturales.

Palma, resiliente ante la emergencia climática

La restauración ecológica de la infraestructura verde permitirá así hacer de Palma una ciudad autosuficiente y resiliente ante la emergencia climática. Esto se concreta en las siguientes medidas:

-Regeneración del ecosistema territorial, con la infraestructura verde mediante el sistema de corredores verdes. Conformará un sistema ambiental integral que abarca desde la Serra de Tramuntana y Na Burguesa hasta el ecosistema marítimo con su pradera de la posidonia. Conectividad que proporcionan los grandes corredores verdes con el trazado de los torrentes.

-Renaturalización de Palma con la ampliación de la red de parques verdes. Ciudad como refugio climático, preparándola para los efectos de la isla de calor o los periodos de sequía.

-Cerrar el ciclo del agua. Hacer de Palma una ciudad más permeable (espacios verdes y renaturalizados), mejorando los sistemas de saneamiento y eliminando los vertidos al mar. Preservar así la mar y la posidonia.

-Humanizar el frente litoral desde Calvià hasta Llucmajor. Conformando una gran vía verde y resolviendo los tramos más críticos, tales como:

El proyecto de mejora del frente marítimo (reforma del Paseo Marítimo, reconectar los barrios con el mar).

Continuación del Paseo Calvià hacia San Agustín y Cala Major.

-Renaturalización del frente marítimo de Playa de Palma.

Zonas verdes y conectores ecológicos

“Es urgente tomar medidas de adaptación y mitigación del cambio climático y concebir la ciudad como ecosistema. Desde la Sierra de Tramontana hasta la pradera de posidonia, pasando por torrentes y espacios verdes. El urbanismo ecosistémico, aquel que entiende el territorio como una gran infraestructura verde capaz de satisfacer buena parte de los servicios esenciales que requiere la ciudad desde el punto de vista ambiental, es una de las innovaciones más destacadas del nuevo Plan General”, ha recalcado Truyol. Esto se concreta en las siguientes líneas de trabajo:

-Conectores ecológicos: el sistema ambiental integrado que abarca desde la Sierra de Tramuntana y Na Burguesa hasta el ecosistema marítimo con su pradera de posidonia y formado interiormente por los corredores ecológicos que suponen los torrentes de Malpas, Sa Riera, Bàrbara, Torrent Gros y acequia de Sant Jordi.

-Autosuficiencia o soberanía energética, en aplicación de la ley autonómica de cambio climático

Según Truyol, el objetivo pasa por ser autosuficientes energéticamente desde la máxima optimización del suelo ya transformado; optimizar y reducir el consumo de agua, fomentar el ciclo de los materiales y reducir los residuos y favorecer el reciclaje”.

Si bien la Ley de Cambio Climático prevé que los nuevos urbanizables deben ser autosuficientes energéticamente, el Nuevo Plan General introducirá mecanismos para mejorar la autosuficiencia energética del suelo urbano existente. Así, se incentivará la regeneración urbana para introducir cubiertas solares en las azoteas del parque edificado existente mediante la ordenación detallada.

Espacios libres desde la Serra de Tramuntana hasta la posidonia

El Nuevo Plan General también propone la creación de un sistema de espacios libres y parques lineales que conectan los espacios naturales del entorno de la ciudad con el mar. Un tratamiento de todo el conjunto de los sistemas naturales y espacios libres, desde la Sierra a la pradera de posidonia del fondo de la bahía, como parte de un único ecosistema a preservar y mejorar. “Este es uno de los aspectos innovadores que introduce el urbanismo desde la perspectiva de la ciudad como ecosistema”, ha subrayado la concejala.

Ello supondrá la creación de una red de parques públicos de casi 2 millones de metros cuadrados. Truyol los ha definido como “espacios verdes que integran los valores naturales a preservar, articulan la trama urbana y favorecen la mejora de la calidad de vida de las personas”. También permitirá crear nuevos corredores verdes: Cala Major-Bonanova; Porto Pi-Marivent; Bellver-La Teulera-Torrent del Pas; Son Puigdorfila-Sant Magí; Sa Riera-Son Roca; Parc de Ses Vies entre Plaça Espanya i Son Cladera i s’Indioteria; Torrent de na Bàrbara; Parc de Llevant-Son Güells; Torrent Gros; Del Mar/Front Marítim i Platja de Palma.

“El Torrent Gros ejemplifica perfectamente Palma en clave de urbanismo ecosistémico: se convierte en un corredor público que conecta la Tramontana con el mar. Además, conseguimos un parque a escala metropolitana que conecta dos municipios, Marratxí y Palma, y ​​permite mitigar y adaptar los efectos del cambio climático y reducir la isla de calor”, añade Truyol.

Protección contra la mortalidad prematura

“Tal y como han certificado algunos estudios universitarios nacionales e internacionales y la Organización Mundial de la Salud (OMS), las áreas verdes residenciales mejoran la calidad de vida de los ciudadanos y la salud pública. Según las investigaciones, esto supone una protección contra la mortalidad prematura además de tener otros efectos positivos sobre la salud, como la reducción del estrés y la mejora de la salud mental”.

Otro de los objetivos es la recuperación de los elementos que estructuran el territorio de Palma: los torrentes. Se trata de los torrentes grandes como Sa Riera, Na Bàrbara, Torrent Gros y Sant Jordi. Pero también los de escala intermedia, como los de Cala Major, Porto Pi, Es Mal Pas y San Matgí

“Las zonas verdes y los espacios libres no tienen sólo importancia estética sino que incluye todo el componente de infraestructura verde, nos ayuda a cerrar el ciclo del agua, mejora la biodiversidad, mejora la adaptación frente al cambio climático y recarga los acuíferos de cara a posibles sequías”, ha concluido Truyol.

2 Comentarios

  1. Me parece una gran idea, sobre todo si crea puestos de trabajo, pero por favor optimicemos al máximo la selección del tipo de vegetación y árboles a colocar, porque los que tenemos en nuestras calles actualmente son un cúmulo de hojas y polen muy molestos para todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.