La presidenta del Govern, Francina Armengol, se ha mostrado este martes “orgullosa” de cómo el Govern ha enfocado la crisis del COVID-19, y ha negado que ello suponga un ejercicio de “autocomplacencia”.

Así se ha expresado Armengol en respuesta a una pregunta de la portavoz del PI, Lina Pons, durante el pleno del Parlament. Pons ha interrogado a Armengol acerca de “quiénes se han perdido por el camino” en la gestión del Govern.

Armengol ha defendido que en España estaban “acostumbrados” a que “cuando había una crisis económica dura, lo que se planteaba desde la administración pública, gobernada por la derecha, era una política de despidos, precariedad absoluta y recortes durísimos”.

La jefa de Ejecutivo balear ha reconocido en que siempre se puede “hacer más” pero ha remarcado que han ido a “solventar los problemas de la ciudadanía, a diferencia de otras crisis”. “Hemos intentado no abandonar a nadie”, ha dicho.

La presidenta también ha celebrado la “aprobación formidable” del Ingreso Mínimo Vital, “un nuevo derecho de la ciudadanía”.

REDUCCIÓN DE CARGOS DEL GOVERN

Por otro lado, en respuesta a una pregunta del portavoz de Vox, Jorge Campos, Armengol ha eludido hablar de una posible reducción de altos cargos en la estructura del Govern. Armengol ha dicho a Vox que “estos sermones estaría bien que se los hiciera a la señora Ayuso, que van sobradísimos”, y ha considerado que es un “debate absolutamente demagógico” que “la gente no se merece”.

Así, la presidenta se ha limitado a señalar que “la línea en la que está obsesionado el Govern” es la de la protección de los afectados, y ha defendido el papel del sector público ante la crisis.

El portavoz de Vox, Jorge Campos, ha afeado a Armengol los “150 altos cargos y asesores, 11 consellerias, 47 direcciones generales, tres delegados y dos secretarios autonómicos”, y ha cifrado en 60 millones de euros anuales el “presupuesto ideológico” del Govern.

En este contexto, Campos ha avisado a Armengol del riesgo de una intervención europea ante la falta de medidas de contención del gasto público en la comunidad. “Si sigue sin elaborar un plan que reduzca la presión que la mastodóntica administración ejerce sobre el cada vez más empobrecido y reducido número de contribuyentes, será Bruselas la que venga con las tijeras”, ha advertido.

Asimismo, Armengol ha asegurado que “esta semana presentarán medidas de conciliación del Ejecutivo autonómico”, después de que la portavoz adjunta de Ciudadanos (Cs), Patricia Guasp, le exigiera un plan de conciliación transversal y lamentara que “no sea una de las prioridades del Govern”.

Según ha informado la presidenta del Govern balear este martes en la Cámara autonómica en respuesta a la portavoz adjunta de Cs, “la crisis de la COVID-19 ha hecho que tuviéramos que cerrar las escuelas de forma presencial, que no de forma total porque tanto alumnos como profesores han seguido trabajando telemáticamente”. En este sentido, ha querido “agradecer” el trabajo de docentes durante estas semanas del estado de alarma.

No obstante, ha reconocido, “vamos atrás en Baleares, en España y en algunos países de Europa en materia de conciliación”, por esto, ha apuntado, “tendremos que poner en marcha un plan transversal, en el que estamos trabajando con el Estado, ayuntamientos y consells”.

“Es cierto que la respuesta del Estado a nuestros planteamientos no ha sido satisfactoria, pero no esperaremos y el Govern esta semana presentará las medidas de el plan de Baleares para la conciliación”.

CS EXIGE QUE SE APRUEBE DE FORMA “URGENTE” UN PLAN TRANSVERSAL

Para la portavoz adjunta de Cs, Patricia Guasp, es “fundamental” la puesta en marcha de un plan transversal de conciliación porque, ha asegurado, “con los centros educativos cerrados, a día de hoy, es una completa utopía”.

En este sentido, ha explicado que “la mayoría de las familias de Baleares está viviendo verdaderas odiseas para seguir cuidando de sus hijos a la vez que tienen que trabajar”. Por este motivo, ha añadido, “necesitan urgentemente medidas, ayudas y recursos para poder cuidar de sus hijos y no tener que renunciar a su trabajo ante este nuevo escenario”.

Asimismo, ha recordado, “Cs, hace 15 días, propuso bonificaciones fiscales y ayudas para empresas y pymes que implanten el teletrabajo y la flexibilidad horaria” así como “ayudas económicas para familias que deban cogerse reducciones de jornada o excedencias”.

Con todo, Guasp ha criticado que “el Govern balear no está dando respuestas a los problemas reales de las familias” y ha lamentado que “la conciliación no es una de las prioridades de este Ejecutivo ya que solo se dedican a aprobar decretos ideológicos”.

Ante estas palabras, la presidenta autonómica, Francina Armengol, ha afirmado, “usted me habla mucho de las familias y de lo que le preocupan éstas pero a mi también me preocupan los menores, que en estos meses no han podido socializar”. “La escuela no ayuda solo a conciliar, sino que ayuda a educar”, ha concluido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.