Moscú aparca la desescalada a la espera de un retroceso del coronavirus
EFE

Rusia, país que se acerca peligrosamente a los 200.000 casos de coronavirus, ha apostado por la precaución máxima ante la pandemia en su territorio y, mientras que las principales capitales de Europa empiezan a salir del confinamiento, Moscú aparca la desescalada hasta junio.

El ministro de Sanidad, Mijaíl Murashko, destacó hoy que se ha estabilizado la hospitalización de pacientes con COVID-19, pero admitió que es “prematuro” hablar de que Rusia ya haya alcanzado la “meseta” en la propagación del virus.

RUSIA, DIEZ MIL CASOS DIARIOS

Con los 10.699 contagios que registró en las últimas 24 horas, ya son 187.859 los casos de coronavirus en Rusia, a lo que hay que sumar 1.723 muertos.

Esas cifras le colocan en el quinto lugar en número de casos por país y, al ritmo que aumentan los contagios en los últimos días, a principios de la próxima semana puede superar también al Reino Unido, Italia y España.

Murashko cifró en más de 80.000 los ingresados con coronavirus o sospecha de contagio, y en más del 30 por ciento el número de camas libres, por lo que no hay amenaza de colapso del sistema sanitario.

Con todo, en Moscú las autoridades han habilitado grandes recintos como posibles hospitales para acoger a miles de enfermos, tanto en la ciudad como en las afueras.

Aunque algunos virólogos vinculan el aumento de los casos con el incremento exponencial del número de test, que hoy alcanzaron casi los 5 millones, ningún especialista se atreve a pronosticar que Rusia superará en breve el pico de la pandemia.

Por ello, la jefa sanitaria rusa, Anna Popova, advirtió hoy a los diputados rusos que las restricciones se mantendrán en mayor o menor medida hasta que aparezca una vacuna, incluso después de que termine la tercera fase de desconfinamiento.

MOSCOVITAS, CONFINADOS HASTA JUNIO

Moscú, el epicentro de la pandemia en Rusia y el faro por el que se guían los restantes 84 territorios del país, decidió prolongar el confinamiento estricto hasta junio.

El presidente ruso, Vladímir Putin, había dado esperanzas a los rusos de que el encierro concluiría tras las fiestas de mayo al pedir a los dirigentes regionales una hoja de ruta para el desconfinamiento a partir del día 12.

Popova presentó el miércoles a Putin un plan de desescalada de tres fases, por el que se deben regir las regiones dependiendo de su situación epidemiológica.

En 25 regiones, el número de infectados supera los mil, de acuerdo con la agencia TASS.

Pero el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, no piensa aún en un alivio de las restricciones. Tiene otros planes más conservadores.

Hasta el 31 de mayo seguirán en pie todas las restricciones, con la excepción de los obreros de la construcción y los trabajadores de la industria, que podrán volver a sus puestos.

Seguirán cerrados todos los negocios y comercios que no sean de alimentación, clínicas dentales o farmacias, lo que incluye centros comerciales, parques, instalaciones deportivas, cines, teatros y museos, y también cafés, terrazas de verano y restaurantes.

Las escuelas, que en su mayoría concluirán el curso el 15 de mayo, ya no reanudarán las clases presenciales hasta el próximo año y Sanidad ha recomendado incluso el aplazamiento del examen final de los alumnos del último curso hasta septiembre.

EXCEPCIÓN: CONSTRUCCIÓN E INDUSTRIAS

Los obreros y trabajadores industriales podrán regresar a sus puestos, pero sólo si su presencia es imprescindible y siempre que lleven mascarillas y guantes, y mantengan la distancia en el lugar de trabajo.

Las empresas se comprometen a realizar test a un 10 por ciento de sus plantillas hasta el 31 de mayo y desde entonces están obligadas a realizar exámenes de coronavirus cada 15 días.

Eso significará la vuelta al trabajo de medio millón de personas en Moscú, que podrán reanudar la construcción de carreteras, escuelas, hospitales o guarderías.

Además, Sobianin ha endurecido las medidas para evitar el contagio en supermercados, tiendas de comestibles y el transporte público, incluido taxis, con la introducción de la obligatoriedad del uso de mascarillas y guantes.

PRESIONES A MÉDICOS, SEGÚN AI

Mientras, Amnistía Internacional (AI) condenó hoy la presión ejercida por las autoridades rusas contra los médicos que denuncian la falta de medios de protección o medidas insuficientes para afrontar la pandemia.

“Es inadmisible que se ejerza presión y se amordace a los médicos. Es inaceptable limitar u ocultar información sobre la salud social cuando esto puede poner bajo peligro la efectividad de las medidas encaminadas justamente a protegerla.”, denunció en un comunicado la investigadora de AI para Rusia, Natalia Prilútskaya.

Debido al coronavirus, Rusia celebrará mañana, sábado, el 75 aniversario de la victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial sin veteranos en las calles y sin el tradicional desfile militar en la plaza Roja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.