Enfado y perplejidad entre los barones del PSOE tras el pacto con Bildu
La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, durante su intervención del miércoles en el del pleno del Congreso. EFE

Barones socialistas observan el pacto con Bildu para la derogación de la reforma laboral con enfado en unos casos y perplejidad en otros. Pero optan por cerrar filas en torno a su portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, firmante del acuerdo, para no generar más crispación y enfrentamiento.

A 48 horas de que la polémica salga de nuevo a colación en la habitual conferencia de presidentes, que tendrá lugar el lunes, los dirigentes territoriales mantienen una estrategia de prudencia. Sin embargo, de puertas para adentro, abunda el enfado por un acuerdo “innecesario, que sólo incorpora a Bildu en la foto”.

El más beligerante ha sido el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, que ha rechazado rotundamente el pacto. Y ha subrayado que lo que se consigue “en base a la extorsión o la tortura política” no tiene validez.

Aunque ha mostrado su apoyo al Gobierno, García Page ha avisado que da “por no hecho” el acuerdo firmado por los portavoces parlamentarios de PSOE, Unidas Podemos y Bildu. Ha apelado a reconstruir puentes y consensos “mirando con luz larga”. Y, en ese escenario, ha pedido que se tome a Ciudadanos de ejemplo.

También a Ciudadanos ha apuntado el presidente de Aragón, Javier Lambán

El dirigente aragonés ha dejado entrever su malestar. Y ha hecho hincapié en que los acuerdos que comparte son aquellos que se hacen “con los partidos que creen en España y en el futuro común de los españoles”. Ha citado, en concreto, al partido de Arrimadas y al pacto logrado para apoyar la prórroga del estado de alarma.

“Más que el virus, me preocupa la política nacional para combatir los efectos de ese virus”, ha señalado Lambán. No ha querido entrar en críticas al pacto para no generar más crispación y enfrentamiento: “Me contradiría a mí mismo “, ha precisado.

Desde Canarias, el presidente socialista Angel Víctor Torres ha pedido al Gobierno que aclare el contenido del acuerdo entre PSOE, Unidas Podemos y Bildu. En concreto sobre la posibilidad de criterios de financiación y endeudamiento específicos en el País Vasco y Navarra.

“No es imaginable que exista una fórmula de financiación distinta para unos y para otros”, han señalado desde el Ejecutivo canario, que ha recibido con “sorpresa” el acuerdo firmado por los tres portavoces parlamentarios.

Esto se debe a que en el acuerdo firmado, además de la derogación “íntegra” de la reforma laboral del PP, que luego se rectificó y pasó a ser de los aspectos más lesivos, se contempla una mayor capacidad de endeudamiento para el País Vasco y Navarra, y de gasto en políticas públicas.

El Gobierno socialista de Torres está especialmente enfadado con este asunto. Y es que Canarias, con una economía en crisis por la falta de turismo, lleva más de dos meses pidiendo que les dejen gastar el superávit sin obtener respuesta. Hecho que ahora se concede a dos comunidades con elevada renta per cápita.

Reacciones de Valencia y Asturias

Más parco en sus declaraciones ha sido el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig. No obstante, el dirigente valenciano ha dejado claro al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que el nuevo marco laboral que rija en España se debe hacer desde el acuerdo. Y no se puede obviar, en ningún caso, el diálogo social.

En la línea con esa estrategia de prudencia se ha situado el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, que mantiene una relación muy cercana con la portavoz socialista. Sobre el pacto, Barbón ha dicho que prefiere centrarse en la derogación de la reforma laboral como una cuestión incluida en el programa de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos. Y no con quién se ha alcanzado el pacto, en referencia a EH Bildu. “Yo no me quedo en el quién, sino con el qué”, ha señalado el jefe del Ejecutivo asturiano.

“No hay que ver tanto con quién sino para qué”

También en esta idea ha incidido la presidenta de Navarra, María Chivite que ha considerado que “no hay que ver tanto con quién sino para qué; y, si las medidas son buenas, lo son independientemente de con quién se firme”.

No obstante, Chivite ha dado un paso más y a quienes critican el pacto con Bildu, les ha recordado que en la comunidad foral Navarra Suma (UPN, PP y Cs) pactó con EH Bildu medidas que afectan a los autónomos y a la financiación de las entidades locales, “y eso no ha llegado a las portadas de los periódicos”.

Para la presidenta de La Rioja, Concepción Andreu, el asunto de la derogación de la reforma laboral está incluido en el programa electoral y en el pacto de Gobierno con Unidas Podemos y, por tanto, “sigue vigente”. Sobre el pacto con Bildu, Andreu ha dicho que no tiene nada que comentar.

Sin declaraciones

Entre quienes tampoco han querido hacer declaraciones sobre este asunto están la presidenta balear, Francina Armengol, y el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

Las últimas declaraciones de Fernández Vara se remontan al Consejo de Política Territorial. Entonces y en línea con algunos de sus homólogos territoriales, Vara echaba de menos el centro político que, a su juicio, ha desaparecido para los pactos y el entendimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.