Alonso Caparrós:
TELECINCO

En sus directos en Instagram para ayudar a tantas personas que sufren la enfermedad de la drogodependencia, Sofía Cristo ha querido invitar en esta ocasión, al conocidísimo Alonso Caparrós.

El presentador Alonso Caparrós, tras años de ocultarlo, un día explicó abiertamente que había caído en la enfermedad de las drogas. En su encuentro con la hija de Bárbara Rey reflexionaba: “En mi caso fue brutal, ya sea por genética o por las circunstancia, el enamoramiento fue muy brutal, muy atroz, soñaba con montañas de cocaína y me atrapó de una manera bestial y esa sensación sigue latente. Fue una invasión”.

Sin embargo, Alonso Caparrós, no quiere revelar desde cuando dejó de consumir por: “Entonces me puedo permitir el lujo de estar consumiendo 10 años más… Si yo digo una fecha, creo, por propia esperanza, que puede pensar si este tío que tiene 50 años y ha aguantado 25 sin dejarlo, pues puede implicar que sea un perjuicio”.

¿Por qué consumía?: “En mi caso no me hacía sentirme más seguro, era como esconderme, era más evasión de huir de a mí mismo. Yo no ha sido para tirar hacia delante. Dependía de la época de mi vida. He pasado fases que eran cada 20 días o fases, de dos días”.

Aunque desde el primer momento se dio cuenta no pudo salir: “Yo fui consciente desde el principio y desde ese momento, estuve con muchos tratamientos, y no puede con los tratamientos. ¿Y no sé por qué fue? Me lo he planteado…”.

También se ha preguntado en muchas ocasiones la dura pregunta de “¿por qué no me he muerto? Con lo que he consumido… Y eso me ha hecho cambiar mi forma de pensar”…

Alonso también ha explicado que durante todos estos años ha tenido “muchos, pero que muchos miedos”: “No es que no quieras dejarlo, es que hay muchos miedos, muchas inseguridades. Miedo a lo que podamos sentir, miedo a lo que puedan decir, a quién esté en la sala de espera… Además, ha querido comparar la drogodependencia con lo prisioneros que somos de otras muchas cosas, en el buen significado, de la dependencia que nos generan muchas otras cosas.

Alonso Caparrós, hijo de saga de actores, recuerda: “Estuve ingresado en la López Ibor, durante 10 0 15 días y luego estuve con un especalista de mi vida, las 24 horas del día siete meses. Me cuesta mucho contar mi experiencia… porque yo he pasado por todos los tratamientos que te puedas imaginar y siempre he tenido un apoyo terapeútico. Es cierto que yo tenía que seguir con mi vida hacia delante. En mi caso la situación económica era muy dramática. Pero hasta que no lo he convertido en un reto intelectual no lo he superado”. Pero recuerda que aunque a él le costara mucho: “Los tratamientos son claves e imprescindibles, no hay que tener ninguna duda”. En cuanto a la clínica López Ibor, Sofía Cristo y él han querido aclarar que no es una clínica expresamente para curarse, sino para pasar unos días de para desintoxicarse y que luego hay que continuar con el tratamiento. La Dj ha querido incidir en que es un psiquiátrico.

“No todo el mundo puede acceder a los tratamientos por pobreza. Hay que intentar darles las herramientas personales para que puedan luchar porque una persona que sale de cumplir condena y tiene que volver al mismo sitio en el que vivía y se relacionaba… Por eso tenemos que ser el altavoz” y eso que cree que: “En España somos muy afortunados. Hay mucha gente que está dispuesta a ayudar voluntariamente. Hay muchas soluciones”.

Aconseja: “Lo importante es tener autodeterminación y puesto que puede acabar con tu vida hay que dedicarle nuestro gran esfuerzo. Al final se convierte en un sitio maravilllos. Hemos adquirido una perspectiva de la sociedad que nuncanadie havisto, cmo la estigmatización de la drogopendencia. Hay representada con mucha crueldad para justificar muchas cosas: guerras… y se me ponen los pelos de punta. Creo que en algunas estadísticas hay mucha información sesgada y lo que sucede es que estigmatiza a los drogodependientes. Hay mucha hipocresía”.

Para Alonso Caparrós esta enfermedad supone un gran dolor por la opinión y estigmatización de la gente: “Es una enfermedad que no inspira compasión, que no tiene que ver con lo espiritual, con Dios, el estoy dispuesto a renunciar a algo por ayudar. La sociedad ve a un drogodependiente y no da pena, no derrocha una lágrima…”.

“Al final me ha servido todo lo que hecho, meditación, retiros, un cambio en la forma de vivir y de hábitos”, explica desde su experiencia el colaborador de ‘Sálvame‘. “A día de hoy se levanta a las seis o las seis y media para meditar y leer. Me pregunto que pensamientos tengo, que quiero hacer, cuando me viene el deseo de querer ir a una discoteca, pero no me siento identificados con ellos”. Como todavía tiene algún día algún deseo de tomarse una cerveza, asegura que se toma una pastilla indicada como el altaum que te produce unas consecuencias de tener que ir al hospital de lo mal que uno se encuentra. En alguna fase de su recuperación se ha encontrado tomándolo todos los días durante seis meses seguidos.

Su novia Angélica Delgado ha adoptado una actitud distinta y ha sido un gran apoyo ya que ha sentido que no se ha cmportado como su familia. “Ella trabaja en un gabinete psicológico y tiene las herramientas para ayudarte y enseñarte lo que podía perder si seguía por ese camino”.

El hijo de Andrés Caparrós y Julia Araújo recuerda como las drogas fue el motivo de la separación con su mujer.

El popular presentador que estaba en la cresta de la ola televisiva en los años 90 comenta que le ha servido mucho la compasión activa en este proceso, bien entendida en su término genuino de verte reflejado en el otro: “Cuando yo veo que me vuelve el ser un capullo, me ayuda el voluntariado, contactar con realidades, me hace estabilizarme mucho, por si le sirve a alguien”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.