Airbnb aumenta su oferta en Baleares con 5.000 plazas más que el año pasado

Las entidades Terraferida y DinsAirbnb han hecho públicos nuevos datos -disponibles en esta web– sobre alojamientos de alquiler turístico que Airbnb ofrece en Baleares. Estos datos reflejan un aumento de la oferta de plazas. Este mes de abril la multinacional ofrece en las Islas 146.654 plazas turísticas, 5.430 plazas más que en abril de 2019 y 21.847 más que en agosto de 2017. En el último año, hasta 1.058 viviendas más han pasado a ofrecerse en Airbnb, donde ya se ofertan un total de 23.140 alojamientos en Baleares.

Desde Terraferida también han podido identificar qué establecimientos exhiben licencia turística y cuáles no. Si en abril del año 2019 el total de plazas sin licencia era de 50.951 (el 38% del total), en abril de 2020 las plazas ofertadas sin licencia son 52.349 (35,5%). El aumento de plazas ilegales en un año es de 1.398. Recordemos que la Ley Turística (de 2017) considera ilegales las plazas que no exhiben licencia. La ilegalidad va mucho más allá, asegura Terraferida, ya que han detectado el siguiente fraude: establecimientos diferentes usando una misma licencia y ofertas de habitaciones privadas (que no requieren licencia) que en realidad son viviendas enteras.

Propuestas 

Tras el análisis que ha hecho público Terraferida sobre la masificación de alojamientos de alquiler turístico en Baleares, la asociación ha realizado una serie de propuestas al Govern y a los Consells insulars para racionalizar este exceso de plazas, desinflar el precio del alquiler, preservar al máximo los usos agrarios y reducir los impactos ambientales y sociales del turismo.

Proponen clausurar toda la oferta ilegal y aumentar la inversión en más personal de inspección, tramitación y sanción. De lo contrario, aseguran, la impunidad seguirá en aumento, como indican los datos que han analizado.

También instan a activar mecanismos para dar de baja todas aquellas plazas que no declaren actividad a lo largo del tiempo, aunque sea devolviendo el dinero pagado por cada plaza a sus comercializadores.

Otra de las medidas que proponen al Govern y a los Consells es poner a cero la bolsa de plazas, para reducir la dependencia turística. Y es que se siguen tramitando nuevas plazas, cuando ya hay más de 600.000 legales.

Por último, proponen poner un techo turístico real, prohibiendo en primer lugar el uso turístico en viviendas plurifamiliares y en suelo rústico. Argumentan que restringir el alquiler turístico incrementaría la oferta de alquiler residencial, lo que conllevaría una bajada del precio del alquiler. Defienden que este factor podría relanzar una economía deprimida, como la que se prevé tras la crisis del Covid-19. Así se permitiría el acceso a una vivienda a muchas familias, con precios más asequibles. Y las familias podrían destinar una parte mayor de su renta a obtener otros bienes y servicios. Esto permitiría a muchos propietarios de alquiler turístico complementar sus rentas con las del alquiler residencial. Además, Terraferida asegura que con la aplicación de estas medidas, el Govern podría ahorrar millones de euros que preveía invertir en vivienda de protección social.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.