El próximo miércoles 1 de abril empieza el plazo para presentar las declaraciones de la renta y patrimonio de 2019. Es, sin duda, una campaña atípica, que arranca en pleno confinamiento por la epidemia de coronavirus.

Precisamente el objetivo de esta campaña de la renta es que los contribuyentes reciban cuanto antes sus devoluciones. Por este motivo ha decidido mantener el calendario de la campaña del IRPF en un momento en que buena parte de los trámites administrativos se encuentran en suspenso por el estado de alarma.

De acuerdo con este calendario, los contribuyentes podrán presentar sus declaraciones por internet a través del programa renta web. También podrán presentar los documentos a través de la aplicación móvil de la Agencia Tributaria a partir del 1 de abril.

Quienes quieran presentar su declaración por vía telefónica a través del programa “Le llamamos” podrán solicitarlo a partir del 5 de mayo. La Agencia les llamará a partir del 7 de mayo, tan pronto como sea posible. Eso sí, sin posibilidad de elegir franja horaria, como en anteriores campañas.

Por lo que respecta a la atención presencial en oficinas -que actualmente se encuentran cerradas-, la Agencia mantiene el inicio en el 13 de mayo, con cita previa. Se podrá solicitar desde el 5 de mayo.

Casi el 70% de las declaraciones del IRPF salen a devolver

La campaña de la renta y patrimonio se extenderá hasta el 30 de junio, salvo para las declaraciones a ingresar con domiciliación bancaria. Estas tendrán presentarse como muy tarde el 25 de junio.

Hacienda recuerda que casi un 88 % de las declaraciones del IRPF se presentan por Internet, por lo que no se verían afectadas por el confinamiento. Además, apuntan que casi el 70 % salen a devolver, de manera que los primeros contribuyentes podrían empezar a recibir sus devoluciones el 3 de abril.

En esta campaña estarán obligados a declarar los contribuyentes que en 2019 obtuvieron rendimientos del trabajo superiores a 22.000 euros. También tendrán que declarar los que hayan ganado más de 14.000 euros en caso de que tengan más de un pagador, perciban pensiones compensatorias o cuyo pagador no esté obligado a retener, entre otras circunstancias.

Entre las novedades de la declaración del IRPF de 2019 figura la simplificación de la información relativa al domicilio fiscal, que se consignará de manera separada al resto de la información para su ratificación o modificación.

Toda la información relativa a los inmuebles propiedad del contribuyente se agrupará en un único apartado. Así se facilitará su declaración en función de su uso, por ejemplo vivienda habitual o alquiler.

En el caso de inmuebles alquilados, el contribuyente contará en este apartado con los campos para incorporar la información de los arrendatarios en caso de alquiler habitual. También tendrá el desglose de los gastos deducibles que le servirán para calcular el rendimiento neto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.