El conductor que ayer salió disparado con su coche varias decenas de metros por un acantilado y acabó en el mar, cerca del paseo peatonal de Son Verí, en Llucmajor, ha manifestado que lo hizo de forma intencionada.

Tal y como ha afirmado ante los agentes de la Policía Local de Llucmajor, se lanzó al mar debido a que su pareja acababa de dejarle. Una vez trasladado al hospital de Son Espases, el joven, de 25 años, dio positivo en alcohol y anfetaminas que él mismo ha reconocido haber consumido.

Una grúa de gran tonelaje se encuentra desde este mediodía en el lugar de los hechos, donde durante varias horas han preparado el terreno para poder extraer el coche del agua y sacarlo del acantilado por el que se precipitó. Una labor ardua debido a la difícil accesibilidad de la zona.

Según las investigaciones, el conductor circuló durante un kilómetro aproximadamente por el paseo peatonal. En un momento dado, salió por la derecha, recorrió unos 80 metros por un terreno rocoso y, finalmente, salió disparado por los aires, cayó sobre las rocas y rebotó, precipitándose ladera abajo. El vehículo cayó al agua, quedando a unos cuatro metros de profundidad.

Las pesquisas apuntan a que, al tratarse de un domingo temprano, no había mucha afluencia de gente, lo que evitó consecuencias mayores.

Por la zona caminaba una mujer junto a su perro. Tras escuchar un fuerte ruido y girarse, vio que un coche se aproximaba a gran velocidad, si bien logró saltar a un lado para apartarse. Otras dos personas de nacionalidad extranjera que se encontraban haciendo footing presenciaron cómo el coche cayó al mar, por lo que uno de ellos no dudó en lanzarse al agua para rescatar al conductor.

La Policía Local prevé imputar al joven un delito por conducción temeraria y otro por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas. El conductor ya cuenta con antecedentes por tráfico de estupefacientes y estafa.

El conductor, ingresado en Son Espases tras precipitarse en Son Verí

El joven permanece en Son Espases en calidad de detenido e ingresado en el área de psiquiatría.

Los primeros en llegar al lugar del accidente fueron las patrullas de Policía Local de Llucmajor. En un principio se desconocía cuántas personas viajaban en el coche, por lo que acudieron varias ambulancias del 061. También se desplazaron numerosas patrullas de la Guardia Civil de Llucmajor y varias unidades de los Bomberos de Mallorca y de Palma.

En un primer momento, el conductor aseguró que viajaba solo, aunque después manifestó que creía ir con tres personas dentro. A raíz de estas declaraciones, un bombero se quitó la ropa y se sumergió en el agua para comprobar si había alguien atrapado.

El bombero comprobó que no había nadie en el coche. Justo en este momento llegó un equipo de buzos de la Guardia Civil, que también bajaron para inspeccionar la zona. Finalmente se descartó la presencia de acompañantes. La ambulancia atendió al joven y lo trasladó a Son Espases con pronóstico reservado.

7 Comentarios

  1. Espero que NUNCA mas pueda conducir semejante bestia, y que esté entre rejas una buena temporada, también que pague todos los gastos, esto llega a pasar en verano y cuanta gente habría sido embestida?

  2. Y ahora le toca pagar el coche y los servicios prestados de la GC. , grua etc. . lastima que sacaran al prenda este.Enhoabuena gilipo…..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.