han diseñado un dispositivo 'wearable' con un sensor que se puede colocar en el brazo y monitoriza la salud y posibles gases tóxicos que pueden ser peligrosos.
EP

Investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad Northeastern (Estados Unidos) han diseñado un dispositivo ‘wearable’ con un sensor que se puede colocar en el brazo y monitoriza la salud y posibles gases tóxicos que pueden ser peligrosos.

La Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa de Estados Unidos está interesada en este sensor portátil para detectar agentes químicos y biológicos que podrían dañar los nervios o los pulmones, según los investigadores. Una compañía de dispositivos médicos también está trabajando con el equipo para aumentar la producción en la monitorización de la salud de los pacientes, lo que incluye la detección de biomarcadores gaseosos del organismo y la detección de contaminantes que pueden afectar los pulmones.

Este dispositivo es una mejora de los sensores portátiles existentes porque utiliza un mecanismo de autocalentamiento que mejora la sensibilidad. Así, permite una rápida recuperación y reutilización del dispositivo. Otros dispositivos de este tipo requieren un calentador externo; además, otros sensores que se pueden llevar puestos requieren un proceso costoso de producción y que lleva mucho tiempo.

Los investigadores utilizaron un láser para diseñar un nanomaterial similar al grafeno. En la parte no sensorial de la plataforma del dispositivo, el equipo crea una serie de líneas que cubren con plata. Cuando aplican una corriente eléctrica a la plata, la región de detección de gas se calentará localmente debido a una resistencia eléctrica significativamente mayor, eliminando la necesidad de un calentador separado. Las líneas de serpentina permiten que el dispositivo se estire como un resorte para ajustarse a la flexión del cuerpo para los sensores que se pueden usar.

“Usando un láser de CO2 podemos fabricar fácilmente múltiples sensores en nuestra plataforma. Planeamos tener de diez a cien sensores, cada uno de ellos selectivo para una molécula diferente, como una ‘nariz electrónica’, para decodificar múltiples componentes en una mezcla compleja”, explica Huanyu Cheng, el líder del estudio, que se ha publicado en la revista ‘Journal of Materials Chemistry A’.

En su trabajo, han probado que el dispositivo puede detectar, por el momento, dióxido de nitrógeno, que es producido por las emisiones de los vehículos. “También pudimos identificar el dióxido de azufre que, junto con el dióxido de nitrógeno, causa la lluvia ácida. Todos estos gases pueden ser un problema para la seguridad industrial”, aseguran los científicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.