Síndrome de Couvade El hombre siente síntomas de embarazo

Al quedarse embarazada la mujer, el hombre presencia todo el conjunto de síntomas físicos y psicológicos que padece su pareja. Por norma general el hombre, impotente, lo ve todo desde un ángulo desde el cual le es difícil empatizar. Sin embargo, determinados estudios han sacado a la luz la existencia de hombres que se solidarizan, sin apenas ser conscientes de ello, con sus parejas, y llegan a sentir los mismos síntomas que ellas.

El Síndrome de Couvade

Los científicos han bautizado esta condición del hombre como del Síndrome de Couvade (del francés “couver”: “criar”) y sostienen que un 15% lo padecen, dato que puede elevarse cuando el embarazo presenta complicaciones, y alcanzar el 30%. Ellos empezarán a sentir cambios en su cuerpo en el primer trimestre de gestación hasta el final del embarazo de su mujer, casi a la par que ella.

El trastorno del que se habla es de tipo psíquico y puede causar en el hombre síntomas fisiológicos como alteraciones en la testosterona y la prolactina. A día de hoy la Organización Mundial para la Salud (OMS) no lo ha encuadrado como enfermedad.

Antropólogos han llegado a afirmar que antiguamente se realizaban rituales días antes de dar la mujer a luz para asegurar la paternidad. En ellos el hombre tenía comportamientos y síntomas que simulaban los dolores y el momento del nacimiento del hijo.

No puede calificarse como un problema serio pero sí es importante que, si ocurre, se visite a un especialista al que poder exponer el caso. El hombre se siente confuso y molesto al tener que lidiar con algunos de los síntomas propios del embarazo tales como dolor abdominal, calambres, náuseas, aumento de peso o cambios de humor.

Empatía con la embarazada

Llama la atención, pero no es extraño, que hombres que tienen profundo amor a su pareja, que son más sensibles, deseen llevar a su espalda parte de las vivencias que solo la mujer puede sentir en primera instancia durante su embarazo.

El exceso de solidaridad puede ser el que haga que el hombre sufra y tenga síntomas al igual que su mujer aunque sea consciente de que no está embarazado. Los que más evidencian esta situación son las parejas que van a ser padres por primera vez, donde el miedo es más extremo y el desconocimiento, mayor.

El futuro padre siente ansiedad por la situación (sobre todo en embarazos con algún problema o gemelar) y en muchas ocasiones se ve como una parte secundaria que apenas puede disfrutar del proceso y no llega a percibir nada de lo que siente la madre, sea bueno o no. Es ahí donde, sin apenas darse cuenta, se implica en su totalidad y quiere alzar su voz diciendo que se encuentra ahí y quiere tomar partido en todo.

El hombre niega sus síntomas

Cabe afirmar que no son casos aislados y tampoco se clasifican como un problema severo. Actualmente es muy improbable hablar con un hombre que haya vivido esta situación. Y es que todavía no se le da la visibilidad que necesita.

Bien es cierto que la mujer padece síntomas completamente certificados y diagnosticados dada la situación de embarazo en la que se encuentra. No obstante, el hombre no tiene ningún daño cerebral, no se lo inventa ni es algo psicosomático, pero tiene miedo a exponerlo.

Hoy en día, a nivel social, se desprestigian situaciones en las que se hable honestamente y se digan las cosas sin edulcorar. Parece difícil aceptar o se enjuicia injustamente a madres y padres que hablan sin tapujos de la realidad, que no siempre es lo bonita que uno quisiera.

Decir que ser madre o padre es difícil y tiene sus contras parece incurrir en algún tipo de falta de apego o amor al hijo. Sin embargo, tomar un café con un amigo se traduce normalmente en pasar por alto los detalles menos agradables. Hablar entonces de este estado con otras personas todavía no se hace de un modo sincero. El hombre oculta sus síntomas y los sufre en silencio.

Miedo durante el embarazo

Tener miedo es normal, más aún ante una situación nueva y desconocida. Ser padres es la tarea más complicada, extenuante e intensa para el resto de la vida. Una persona desea tener un hijo sin conocer la profunda labor que se le viene encima.

Bien es cierto que la inmensa mayoría de la población es consciente de que la relación con un bebé es de total dependencia. Pero esto no quiere decir que uno esté preparado para afrontarlo o que sea fácil conciliar su faceta personal o profesional con su paternidad o maternidad.

El embarazo siempre se ha asociado exclusivamente a la mujer y, por estos motivos sociales y culturales, al hombre le supone angustia hablar de su controvertida situación. Pero es importante saber que el que el hombre sufra este trastorno denota interés y ganas de implicación por su parte desde el primer instante.

Lo que es contraproducente, no solo para el hombre sino también para la embarazada, es no hablar de sus miedos, exponer sus dudas, consultar a la matrona aspectos que no tenga claros…, y sentirse sobre todo partícipes y protagonistas en todo momento.

Hombre y mujer comparten síntomas

La comunicación entre hombre y mujer embarazada es necesaria. Ambos están atravesando una etapa novedosa donde tienen algo muy importante en común, que es su bebé.

El poder hablar sobre sus sentimientos, emociones, sobre los síntomas que tienen, les ayudará a canalizar todas aquellas ideas difusas al respecto del embarazo, nacimiento y la posterior crianza. En el caso de necesitar ayuda profesional ambos deben asistir a consultas juntos y no culpabilizarse por lo que sienten en cada momento.

El que el Síndrome de Couvade se produzca en parejas con un lazo afectivo férreo denota el gran interés en vivir todo juntos y en atravesar la experiencia viviéndola al máximo. La intranquilidad e inseguridad se hacen patentes, pero no implican falta de compromiso sino todo lo contrario. El apoyo de un miembro con el otro permiten que el embarazo llegue a un buen término y que el propio bebé se sienta protegido y reconfortado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.