El nadador español Ricardo Ten.
EFE

El ciclista paralímpico Ricardo Ten se mostró muy satisfecho por los resultados que ha obtenido hasta ahora en su nueva etapa profesional tras más de veinte años como nadador, pero dijo que a diferencia de en la anterior, cuando tenía obsesión por ganar, ahora se toma los triunfos sobre la bicicleta como un regalo.

“Vengo de una trayectoria deportiva de veintiún años en el mundo de la natación en los que he competido al máximo nivel y con una obsesión máxima, lo que al final era un poco enfermizo“, confesó  Ten, quien en 2019 se ha proclamado campeón del mundo en pista y también en ruta, en una prueba en la que ganó no sólo a todos los ciclistas de su categoría -tiene amputados dos brazos y una pierna-, sino a los de otras dos con menor discapacidad.

“Voy a disfrutar al máximo de lo que viene. Nos vamos a preparar al máximo y a darlo todo, pero no nos vamos a obsesionar porque nos está yendo muy bien de esta manera y vamos a seguir igual”, señaló.

“Veníamos de una temporada fantástica en 2018. Pensábamos que iba a ser imposible mejorarla y 2019 todavía ha sido mejor con esos dos maillots arcoíris en dos disciplinas distintas, en la pista y en la ruta. La prueba del campeonato del mundo de ruta fue algo increíble que viví con una emoción enorme”, recordó.

Ten concedió esta entrevista después de haber sido elegido por los deportistas del Proyecto FER que impulsa la Fundación Trinidad Alfonso como el mejor de todos ellos en este año.

“Es un premio muy especial porque son tus compañeros, que saben como tú lo que cuesta el trabajo en las sombras. Al final los éxitos que se ven en prensa están muy bien, pero es muy bonito que te lo den tus compañeros porque ellos conocen lo que supone sufrir en el día a día para que lleguen esos éxitos”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.