accidente poligono de levante, coche volcado


Unos padres han intentado engañar a agentes de la Policía Local de Palma para defender a su hijo ebrio. El joven, de unos 20 años, iba conduciendo esta madrugada cuando chocó contra un pilón de hierro y perdió el control del vehículo. El coche volcó en medio de la calle Brotad, cerca del Parque Krekovic. Ahora será el juez quien decida las consecuencias de lo ocurrido.

Los hechos han tenido lugar esta madrugada a las 4.45h. La Policía Local ha recibido un aviso de que un coche había volcado en la calle Brotad, cerca del Parque Krekovic. Según los testigos, los dos jóvenes ocupantes se habían dado a la fuga.

Enseguida se han desplazado hasta el lugar varias patrullas de la Policía Local. Los primeros agentes en llegar se han encontrado con dos jóvenes que se alejaban del vehículo, por lo que los han detenido.

Los agentes de la unidad de atestados han tomado declaración a los dos chicos. Estos han manifestado que iban en el coche, pero que quien conducía era el padre de uno de ellos, que se había marchado tras el accidente. Uno de los jóvenes, visiblemente ebrio, ha ido a buscar a su padre, pero no ha vuelto al lugar.

Según ellos, han chocado contra un pilón de hierro, a su izquierda y, a raíz de esto, han perdido el control y han volcado en medio de la calle Brotad.

Unos instantes más tarde, se ha personado en el lugar del siniestro la madre del joven que se había ido a buscar a su padre. La mujer ha declarado que era ella quien conducía, y no su exmarido.

Sin embargo, al preguntarle los agentes cómo había ocurrido el accidente, la madre no ha sabido qué contestar. Así se ha descubierto que la mujer estaba intendo engañar a la Policía para defender a su hijo.

La madre ha sostenido que se estaba yendo para casa, cuando su zapato se enganchó con el pedal y, sin saber muy bien cómo, el vehículo volcó. Pero, en realidad, el coche había impactado primero contra un pilón de hierro, cosa que no ha manifestado ella, porque lo desconocía.

Además, la mujer ha dicho que iba sola en el coche, cuando los dos jóvenes ya habían dicho a los agentes que iban dentro del vehículo en el momento del accidente. Y, por si fuera poco, la Policía Local había encontrado el móvil de uno de ellos dentro del coche.

Al ver que se trataba de una mentira, los agentes le han avisado de que había testigos del accidente y de que podía incurrir en un delito de falso testimonio. A pesar de esto, la madre ha seguido sosteniendo su versión. Poco después, ha llegado el padre.

La Policía Local va a redactar un informe judicial. Será el juez quien decida las consecuencias de los hechos.

4 Comentarios

  1. Seguro que esos padres nunca le han dicho que se lean un libro. Cada vez tengo más claro que no cobraré la jubilación con esta juventud

  2. Y esta generación de niños sobreprotegidos por los papás de turno, incapaces de aceptar las consecuencias de sus actos es la que nos tiene que pagar las pensiones…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.