Ultimada la instrucción para que los policías sepan actuar ante los patinetes


La Dirección General de Tráfico (DGT) tiene prácticamente ultimada una instrucción para que las policías locales sepan cómo actuar ante los vehículos de movilidad personal (VMP), tanto los patinetes como los de otro tipo que proliferan en las ciudades sin que aún no haya una regulación específica para ellos.

Ha sido el jefe de la Unidad de Ordenación Normativa de la DGT, Javier Villalba, quien lo ha anunciado en el marco de la III Convención Nacional sobre Seguridad Vial de las Policías Locales, organizada por la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) y por la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local (Unijepol).

Un encuentro, celebrado en Ifema en el marco del Salón Trafic 2019, que ha reunido a policías locales de toda España y donde ha quedado claro que existe una «confusión» ante los diferentes tipos de vehículos de movilidad personal y la ausencia de normativas que normalicen y homologuen estos medios de transporte individual.

Frente a ello, una cosa sí tienen clara las distintas entidades afectadas por el control de estos vehículos: Tanto los policías locales, como la DGT y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) han sido tajantes al manifestar que de ninguna manera estos VMP deben circular por las aceras y otras zonas peatonales, como parques y calles peatonalizadas, ni aparcar en ellas.

El representante de la DGT se ha adelantado a lo que después le han pedido los policías: una regulación que les ayude a actuar y a discernir entre los vehículos de este tipo que pueden ser legales y los que no. Y, sobre todo, que sea una regulación homogénea para todas las ciudades.

«Mucho desconocimiento y confusión». Así ha comenzado su intervención Villalba, el representante de la DGT que ha recordado los problemas que ya está habiendo de «cierta accidentalidad», los de convivencia entre los usuarios de las vías y los de consumo de determinados aparatos «ilegales».

Y ante esta situación, la DGT ya hace tiempo que tiene preparado un Real Decreto -ya ha pasado por el trámite de observaciones- donde se especifica qué es estrictamente un VMP y algunas de las condiciones para la circulación de los patinetes, como que no puedan circular a más de 25 km/h.

Un proyecto que incluye también una regulación básica para que las calles de las ciudades de un solo sentido tengan limitada la velocidad máxima a 30 km/h como norma general.

Pero la situación política ha retrasado su aprobación, si bien Villalba cree que en primavera ya podrá estar publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Mientras tanto, Tráfico tiene casi lista la instrucción que servirá a las policías para actuar ante los diferentes tipos de VMP. Porque no todos los que se ven en las calles están obligados a tener seguro y permiso de conducción y circulación.

Otros sí lo están y es necesario conocer sus características técnicas para comprobar si cumplen las normativas. Un código QR es uno de los medios que puede ayudar a identificarlos.

De todos modos, Villalba ha recordado que hay conductas prohibidas en la legislación actual que afectan también a los VMP y por los que pueden ser multados sus conductores, como que no puedan circular por las aceras, ser obligados a someterse a pruebas de alcoholemia y drogas y multarles por usar auriculares o el teléfono móvil mientras los manejan.

Respecto al casco, el representante de la DGT ha explicado que solo es obligatorio en los vehículos incluidos en el reglamento de la UE y ha añadido que solo pueden detraerse puntos del carné a lo que conduzcan un VMP que requiere contar con un permiso.

Por la FEMP, el secretario de Movilidad, Miguel Ángel Bonet ha insistido en las recomendaciones que ya ha aprobado por unanimidad la Federación y ha sido tajante: «Nos da igual que sea moto, motocicleta, patinete….que esté homologado o no o tenga una potencia u otra, porque no se les permitirá circular por las aceras y otras zonas peatonales».

Desde Unijepol, Javier García Cuesta ha echado de menos un desarrollo normativo a nivel estatal, ha insistido en la necesidad de regular los VMP ante la comercialización «indiscriminada» que se está produciendo y ha pedido que se simplifique la norma y que esta pueda aplicarse en todos los ayuntamientos.

Ha ido más lejos y ha instado a que se regule la edad para poder usarlos, sus elementos de seguridad y los lugares por donde pueden circular. Y todo ello, dejando al tránsito del peatón todo el protagonismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.