La quiebra de Thomas Cook es de una magnitud sin precedentes para Mallorca
Numerosos turistas esperan un vuelo en el aeropuerto de Menorca. La quiebra del turoperador británico Thomas Cook provocó decenas de cancelaciones aéreas que afectan a miles de turistas en España, sobre todo en las islas Baleares (Mediterráneo) y en las Islas Canarias (Atlántico), destinos muy demandados por los británicos. Thomas Cook tenía programados este lunes 24 vuelos de conexión entre aeropuertos del Reino Unido y los de Palma y Menorca, en las Islas Baleares (Mediterráneo).- EFE


La quiebra del turoperador Thomas Cook tiene un impacto «de una magnitud sin precedentes» para el sector turístico de Mallorca, ha sostenido este lunes la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), María Frontera.

Frontera, que ha comparecido en rueda de prensa junto al presidente de la Asociación de Cadenas Hoteleras, Gabriel Llobera, ha subrayado que sus organizaciones aún están contabilizando el impacto inmediato de la quiebra de Thomas Cook, que con 1 millón de clientes al año es el segundo turoperador con mayor peso en Baleares después del alemán TUI.

Frontera ha evitado dar cifras aproximadas sobre cuántos clientes de la empresa quebrada están actualmente alojados en hoteles mallorquines, aunque sí ha apuntado que en esta época representan entre el 10 % y el 15 % de los visitantes británicos.

Ha recalcado que, por el momento, la única división de Thomas Cook que ha dejado de operar es la del Reino Unido, mientras que la de Alemania, la que más clientes trae a las islas, «parece que está trabajando».

No obstante, la dirigente patronal ha indicado que el sector contempla un escenario de cierre total del touroperador, que tiene divisiones británica, alemana y escandinava, aunque por el momento da prioridad a la repatriación de los clientes del Reino Unido en coordinación con la embajada del país, que ha desplegado 25 agentes de información en el aeropuerto de Palma.

Frontera ha explicado que, determinante o no, el «brexit» ha sido uno de los factores que ha incidido en la crisis de Thomas Cook. «Nos estamos acercando a un escenario completamente inseguro con una gran incertidumbre, que no ha hecho sino añadir la que ya teníamos antes de la quiebra», ha manifestado.

Ha hecho hincapié en que es preciso seguir la evolución de los acontecimientos en la empresa británica para determinar si la quiebra es general o limitada al Reino Unido y atender adecuadamente a los turistas, para que los afectados que ya están en Mallorca puedan disfrutar de lo que les resta de vacaciones a pesar de las circunstancias.

Aunque ha aclarado que cada empresa hará lo que considere, se ha mostrado partidaria de seguir prestando servicios a los clientes sin obligarles a pagar de nuevo por lo que ya han abonado a Thomas Cook.

Gabriel Llobera ha indicado que los paquetes completos de vuelo y alojamiento están cubiertos por un seguro que garantizaría el cobro a los hoteleros, aunque existe una casuística variada respecto a posibles deudas acumuladas y a quienes han contratado vuelos u hoteles con el turoperador de forma independiente.

Frontera ha recordado que además de los hoteles, el resto de segmentos empresariales del sector turístico también sufrirá los efectos de la quiebra, que serán difíciles de compensar de cara a la temporada invernal que empieza en breve y requerirán de un reajuste del mercado para la temporada alta de 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.