Un grupo de niños limpia de basura las rocas de la orilla del mar en Santa Ponça


Un grupo de una docena de niños que pasa el verano en Santa Ponça limpia un tramo de rocas de la orilla del mar. Se trata de una zona muy frecuentada por bañistas pero que queda fuera del recorrido de los servicios de limpieza del ayuntamiento de Calvià.

En la explanada y el las zonas de alrededor se acumulan cascaras de pipas y de pistachos, heces de perro, numerosas colillas, plásticos, botellas y a veces trozos de cristal… Pero los servicios de limpieza no llegan hasta estos lugares. Por este motivo y desde hace cinco años, Helena Lorente, socia de la asociación Ecocompartimos, organiza a los vecinos de la zona. Tanto pequeños como mayores son convocados para limpiar de porquería este lugar de baño.

«Se trata de una actividad que repetimos cada año para colaborar y concienciar a los pequeños» ha explicado Helena Lorente a Crónica Balear. Además ha añadido «cada vez se ven más iniciativas para mantener la naturaleza limpia, y nosotros, desde Ecocompartimos, llevamos a cabo esta desde hace tiempo». Para Helena Lorente «los niños tienen que crecer  en unos valores, y el respeto a la naturaleza es uno de los más importantes».

Lejos de sentirse perezosos o asqueados, los niños, de edades comprendidas entre los cinco y los trece años, se toman la tarde como una jornada de fiesta. Una tradición que ya repiten de año en año y que esperan con ganas para pasarlo bien y colaborar.

Helena Lorente ha explicado que este año acudirá al ayuntamiento de Calvià con las bolsas de basura recogidas y con imágenes de los niños y los vecinos limpiando. Su objetivo es que «tengan consciencia de la labor que realizan los vecinos de la zona«. También colocarán un gran cartel recordando que las zonas de baño son de todos y que todos son responsables de su mantenimiento y limpieza.

LOS MAYORES HAN SACADO BASURA DEL MAR

Paralelamente a esta acción algunos adultos se han sumergido en el mar para limpiar lo que no se ve. Entre todos han sacado del agua trozos de motor oxidado, cuerdas, ruedas y plásticos sumergidos. Toda esta basura estaba en el mar desde hacía tiempo.

De esta manera este grupo de niños y de vecinos se responsabiliza de cuidar y de respetar el mar del que disfrutan año tras año.

No hay que olvidar que últimamente son muchas las actividades puestas en marcha a iniciativa de diversos vecinos de varias zonas de Mallorca que buscan con sus acciones fomentar el respeto a la naturaleza y fomentar su cuidado y protección. Tal es el caso del entrenador que entrena gratis a cambio de que sus alumnos le ayuden a limpiar la playa de can Pere Antoni, o el de los «Troyanos» del Arenal que dirigen sus esfuerzos por un turismo cívico que pueda convivir con los vecinos de la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.