Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Mallorca y Barcelona a un grupo criminal especializado en cometer estafas por Internet. El importe defraudado asciende a los 500.000 euros aunque los agentes sólo han podido intervenir 250.000. También se han hecho con numeroso material informático.

Los detenidos, cuatro de Mallorca y uno de Barcelona, adquirían y vendían productos electrónicos a través de diferentes plataformas de compraventa. Lo hacían a un precio inferior al del mercado. Las estafas se consumaban en los procesos de devolución.

La investigación se inició cuando los agentes detectaron la presencia de un grupo criminal, cuyo principal integrante residía en Marratxí.  Esta persona se dedicaba, presuntamente, a la comisión de estafas continuadas, operando en Mallorca y Barcelona.

Tras varias gestiones, los investigadores observaron que la dinámica del grupo era obtener productos electrónicos que luego se vendían a través de diferentes plataformas en Internet. Gracias a una pasarela de pago o a las transferencias bancarias que solicitaban, conseguían beneficios.

De esta manera el grupo pudo reunir un gran número de dispositivos electrónicos y material informático para más tarde realizar las devoluciones. De esta manera se conformaba la estafa. El importe defraudado asciende a 500.000 euros, si bien la cifra se incrementaba a diario puesto que los autores seguían operando de manera continuada hasta el momento de su detención.

Intervenidos 250.000 euros en bitcoins

En la última fase de la investigación, los agentes practicaron varios registros.  Uno de ellos, fue en un domicilio de Barcelona y otros dos en domicilios del término municipal de Marratxi (Mallorca). De esta manera se ha detenido a cinco personas y se ha intervenido numeroso material electrónico e informático que había sido adquirido con las ganancias ilícitas obtenidas. Los agentes también han incautado diversos efectos que habían sido fraudulentamente adquiridos a través de la plataforma de compra en Internet.

La Policía Nacional ha desarticulado la infraestructura organizativa del grupo criminal, destacando la intervención de unos 250.000 euros en bitcoins (una de las criptomonedas más conocidas y con valor altamente fluctuante). El dinero esta distribuido en numerosas carteras virtuales y casas de cambio, así como en otras monedas virtuales.

Además, se han intervenido múltiples cuentas online de plataformas de pagos por un valor aproximado de 20.000 euros. También se han hecho con un vehículo financiado con el dinero defraudado. A todo hay que sumarle 12 cuentas bancarias de diferentes entidades junto a 39 tarjetas asociadas a las mismas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.