Denuncian que una perra recién adoptada de Son Reus llegó desangrándose a su nueva casa


La adoptante de una perra de Son Reus ha denunciado ante los Juzgados que, una vez cumplimentados todos los trámites, el animal llegó desangrándose a Barcelona, donde reside su nueva propietaria, y tuvo que ser ingresado de urgencia para su estabilización.

Tal y como expone la afectada en su denuncia, a la que ha tenido acceso Crónica Balear, el can había sido sometido, de acuerdo a las normas de adopción de Son Reus, a una ovariectomía con el fin de ser entregado castrado y sin posibilidad de reproducción.

Sin embargo, cuando la perra, una mestiza de 18 kilos de peso llamada Aretha, llegó a Barcelona y fue trasladada de inmediato a una clínica veterinaria para comprobar el estado de sus órganos, los especialistas constataron que había restos ováricos en su interior.

La denunciante asevera que el estado en el que el animal había llegado a Barcelona demuestra que la ovariectomía había sido “un fraude”.

Se trata de una operación por la que el director y veterinario de Son Reus, Pedro Morell, contra quien se dirige la denuncia por un presunto delito de maltrato animal, había cobrado sus correspondientes honorarios.

El propio cirujano le había manifestado por correo electrónico que había llevado a cabo la extirpación de los ovarios.

«Casi le cuesta la vida»

Junto al escrito, la adoptante adjunta varios vídeos en los que se ve al can sangrando dentro de la jaula en la que había sido trasladado así como el informe del veterinario de Barcelona que le operó de urgencia para retirar los restos quirúrgicos.

La denunciante recrimina que la operación quirúrgica no fue llevada a cabo en realidad o, si se hizo, se realizó de forma incompleta, lo que “casi le cuesta la vida” a su compañera de cuatro patas.

Precisamente, sobre este caso Nieves Martín, activista a favor de los derechos de los animales, lamenta la “estafa y mala praxis” por parte del director de Son Reus.

“Cobró por hacerle una ovariectomía a Aretha, pero en realidad no le hizo esa operación. Se supo después, cuando por culpa de la tremenda infección provocada por la nefasta cirugía volvió a operarla un veterinario de verdad”, recalca.

Los hechos, señala Martín, también han sido puestos en conocimiento del Ayuntamiento de Palma.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.