Foto: Reuters


El Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, ha anunciado este lunes que tiene previsto poner en marcha una nueva medida para acelerar las “deportaciones exprés” de migrantes ilegales en todo el país.

La norma implicará la aplicación de la deportación a la mayoría de migrantes que lleguen al país y no puedan demostrar que llevan viviendo al menos dos años en territorio estadounidense, según informaciones del Departamento de Seguridad Nacional.

Así, la Administración tiene previsto eliminar la supervisión de los tribunales de inmigración, lo que permitiría expulsar a un gran número de migrantes en cuestión de días.

La medida, que podría ser bloqueada por los tribunales, ya habría sido aplicada en la frontera con México. La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) ha asegurado que presentará un recurso en un intento por frenar la nueva normativa.

El dirigente estadounidense ha tenido problemas para frenar un aumento del flujo de familias centroamericanas que llegan a través de la frontera con México, lo que ha causado hacinamiento en los centros de detención y una batalla política debido a la creciente crisis humanitaria.

El Gobierno asegura que aumentar las deportaciones rápidas liberará espacio de detención y reducirá la carga sobre las cortes de inmigración, que tienen más de 900.000 casos pendientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.