Juez Manuel Penalva


El empresario del ocio Bartolomé Cursach ha sido condenado a abonar una multa de 9.000 euros por injuriar al exjuez que le investigó y ordenó su ingreso en prisión, Manuel Penalva, con el calificativo de «subnormal».

La titular del Juzgado de lo Penal número 4 de Palma, Francisca Ramis, considera probado, en la sentencia que ha hecho pública este jueves, que el encausado se refirió al magistrado -que no estaba presente puesto que ya había sido apartado del caso Cursach- como “subnormal, subnormal, subnormal” el 19 de abril de 2018, según han confirmado fuentes jurídicas a Crónica Balear.

Ese día, el empresario había acudido al Juzgado de Instrucción número 12 de Palma, encargado de las pesquisas, para entregar su pasaporte tras haber sido excarcelado después de haber pasado catorce meses en prisión.

La resolución da la razón de este modo a las acusaciones de la Fiscalía, que sostiene que Cursach señaló, acerca de Penalva, “ahora dice que pasa pena por los testigos, subnormal” en referencia a las manifestaciones que el juez había efectuado esa misma mañana en una entrevista en la radio.

Sin embargo, el inculpado aseguró, durante el juicio celebrado hace una semana, desconocer entonces que el magistrado hubiera sido entrevistado: “yo estaba en mi casa y no estaba escuchando la radio”.

“Me parece una palabra de muy mal gusto. Es una expresión que no utilizo jamás”, incidió Cursach.

El propietario del Grupo Cursach rechazó de plano las acusaciones que pesaban sobre él y aseguró que fue más tarde cuando le comentaron que Penalva había concedido la entrevista radiofónica, por lo que no tuvo ocasión de comentar nada sobre la misma mientras permaneció en los Juzgados.

Sin embargo, en contra de lo manifestado por el acusado, Penalva manifestó durante la vista oral que dos funcionarias presentes el día de los hechos le comentaron que “este señor” [en referencia al empresario], en su primer día de libertad tras su excarcelamiento “me había llamado subnormal en tres ocasiones”.

“No creo que una persona que acaba de salir de prisión tenga que venir a dependencias judiciales para insultar al juez que ha llevado la causa”, abundó el juez, asegurando sentirse “gravemente ofendido” por los hechos.

El juez llegó a tildar de «inaceptable» que «actúe así un señor investigado por una serie de delitos gravísimos”, a pesar de que Penalva, junto a Subirán, centra el foco de unas investigaciones por la supuesta comisión de varios ilícitos penales, entre ellos los de revelación de secretos y prevaricación.

Se trata de la segunda condena impuesta contra Cursach después de que en junio de 2018 fuese declarado culpable de un delito de tenencia ilícita de armas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.