La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares juzga este miércoles a un padre, V.L.V., y a su hijo, C.L.S., que presuntamente intentaron matar  a un policía nacional que fue a entregarles una citación judicial. La Fiscalía pide 13 años de cárcel a cada uno de ellos.

Según el relato del Ministerio Fiscal, en mayo de 2018, la víctima, fue a entregarle una citación judicial al domicilio del acusado pero este se negó a recogerla. Así pues, el funcionario dejó la citación entre las verjas del domicilio y cuando volvía a su vehículo fue atacado por V.L.V. con una barra por la espalda.

Posteriormente, el hijo agarró al policía por la espalda y le inmovilizó los brazos. El padre le pegó con la barra en la cabeza y luego se la intentó clavar en la zona abdominal pero el agente se pudo zafar de C.L.S., alcanzar su vehículo, que estaba en marcha, y huir del lugar.

Las heridas tardaron en curar 137 días y como secuelas psicofísicas le quedó un síndrome postconmocional postraumático.

Por esto, además de los 13 años de prisión, la Fiscalía les pide cinco años de libertad vigilada y una indemnización de 13.180 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.