Mohamed Mursi
Reuters


El expresidente de Egipto Mohamed Mursi ha muerto este lunes tras comparecer ante un tribunal del país, según han informado los medios locales, sin que por el momento haya más detalles al respecto.

Mursi ha sufrido un desvanecimiento durante la vista, lo que ha forzado su aplazamiento, y ha muerto después, tal y como ha recogido el diario local ‘Al Ahram’.

«Habló durante 20 minutos ante el juez y después se puso muy nervioso y se desmayó. Fue trasladado rápidamente al hospital, donde finalmente falleció», ha explicado una fuente judicial citada por la cadena panárabe Al Yazira.

La Fiscalía ha informado de que la muerte de Mursi fue finalmente certificada a las 16.50 hora local (18.50, hora peninsular española), según el informe forense, que no detecta ningún tipo de lesión reciente que pudiera haber sufrido el expresidente egipcio.

Mursi tiene un amplio historial médico. Padecía diabetes y afecciones en el hígado y los riñones y se ha denunciado falta de atención médica adecuada durante su estancia en prisión.

Mursi, de 67 años, se convirtió en 2012 en el primer presidente electo del país, después de imponerse en los comicios celebrados tras la caída de Hosni Mubarak un año antes, y fue derrocado en 2013 en un golpe de Estado militar.

Tras su salida del cargo, fue detenido y juzgado por numerosos casos –en uno de ellos llegó a ser condenado a muerte– que él rechazó y describió como una campaña política en su contra.

Mursi tenía al menos seis causas pendientes y llevaba casi seis años en la cárcel por casos como el que le implica en la muerte de manifestantes durante las protestas opositoras. Además, fue condenado a cadena perpetua por espionaje vinculado con Qatar. En su periodo en prisión, solo se le han permitido tres visitas familiares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.