La Carabela Portuguesa vuelve a ser vista en Mallorca. Un lector ha enviado a Crónica Balear un vídeo, grabado hace unas horas en la zona de Na Foradada, en el que se ve un ejemplar de esta medusa, peligrosa para el ser humano. Dice el lector que parece ser que sólo había una, aunque es difícil de asegurar.

La Carabela Portuguesa, cuyo nombre científico en Physalia physalis, también conocida como Fragata Azul, está formada por una vela gelatinosa de entre 15 y 30 cm que le permite recorrer los océanos impulsada por los vientos, las mareas y las corrientes marinas. De su cuerpo central cuelgan numerosos tentáculos que le sirven para atrapar a sus presas y que extendidos puede llegar a medir hasta 50 metros,​ aunque normalmente tienen una extensión de unos 10 metros.

Los tentáculos están provistos de cápsulas urticantes denominadas cnidocitos que pueden paralizar a un pez grande y afectar seriamente al ser humano.

La Carabela Portuguesa fue vista por primera vez en mayo de 2018 en Mallorca y se dieron varios casos durante todo el verano.

CÓMO ACTUAR

Emergencias da una serie de recomendaciones sobre cómo actuar ante la picadura de este organismo, conocido como una ‘falsa medusa’.

En primer lugar, se desaconseja frotar con las manos la zona afectada ni usar toallas, arena o barro. Se deben retirar los restos de filamentos adheridos a la piel con ayuda de unas pinzas o de algún elemento rígido, como un carné o tarjeta.

También es aconsejable examinar si han quedado restos de filamentos adheridos al bañador, ya que pueden permanecer activos durante días.

A continuación, el 112 recomienda limpiar la zona afectada con abundante agua salada -nunca agua dulce- y ponerse hielo dentro de una bolsa, evitando el contacto con la piel, ya que el frío ayuda a reducir la inflamación y mitigar el dolor.

No se deben aplicar vinagre, amoníaco reducido, alcohol u orina, porque podrían aumentar el riesgo de infección. Además, hay que evitar la exposición al sol.

Es fundamental tranquilizar a la persona que ha sufrido la picadura y hacerle entender que su vida no corre peligro.

SÍNTOMAS

Según la guía difundida por emergencias, el contacto con los filamentos urticantes de esta especie provoca una intensa sensación de quemazón, picor e inflamación local; y dolor muy agudo que puede provocar un ‘shock’ anafiláctico e incluso pérdida de la conciencia si la zona afectada es extensa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.