Guardia Civil


La Asociación Justicia para la Guardia Civil (JUCIL) denuncia que hay un suicidio cada 26 días en las filas de la Benemérita gracias al «inmovilismo y silencio cómplice de sus responsables».

Según esta asociación se están normalizando las «graves» carencias sociales y humanitarias de una «institución aferrada a la más rancia y hermética tradición militar llevada al extremo con la aplicación del Código Penal Militar sobre unos agentes cuya función es principalmente policial».

Tal y como explica JUCIL, los casos de suicidio dentro de la Guardia Civil siguen aumentando. Entre 1982 y 2018 se han producido 447 suicidios, 60 de ellos sólo entre 2014 y 2018. Para la Dirección General, asegura la asociación, la causa de esta lacra es el fácil acceso de los agentes a armas de fuego. Una respuesta poco clara, dicen, cuando «En un país con más de tres millones de armas y con varios cuerpos policiales, ese es el argumento esgrimido por los responsables del cuerpo con mayor tasa de suicidios»

El Plan de Prevención ha sido modificado varias veces por su ineficacia desde que apareciera en el año 2001, y la Asistencia Psicológica está jerarquizada y «sometida en su fondo a esa misma tradición militar, la opinión del mando prevalece sobre todo».

LAS TENTATIVAS TAMBIÉN CUENTAN

La realidad de la Guardia Civil «esconde un grave secreto» porque no sólo se tienen que contar los casos de suicidio, sino también las tentativas, más de 400 durante estos años, y las 730 pre jubilaciones por motivos psicológicos ocurridas entre 2012 y 2018. JUCIL también destaca las 570 bajas por motivos físicos y psicológicos que se han dado durante los últimos años.

«Llegados a este punto y ante los resultados obtenidos hasta el momento, cabría preguntarse si de no afectar casi en exclusiva a la base de la pirámide, puesto que la incidencia es abrumadoramente superior en las escalas inferiores y en especial en la escala básica, las medidas para atajarlo habrían sido otras».

Desde JUCIL, se lucha para acabar con esta lacra de  la Guardia Civil hasta conseguir cero suicidios «comenzando por una asistencia psicológica externa e independiente, así como unos protocolos internos realmente efectivos en su prevención».

Para ello exigen la no aplicación del Código Penal Militar, una formación adecuada tanto a nivel profesional como psicológico, el reconocimiento del uso de armas como factor de riesgo, la dotación de medios adecuados para realizar su trabajo con total garantía y seguridad, una jornada laboral compatible con la vida familiar y unas retribuciones dignas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.