Caminar, andar, correr, senderismo, pies, zapatillas deportivas, andando
LUDO ROUCHY/FLICKR


Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Oregon (Estados Unidos) ha demostrado que las zapatillas de correr con exceso de amortiguación, sobre todo en la región anterior del antepié de la entresuela, afectan a la biomecánica de los corredores, lo que les expone a mayor riesgo de lesión.

La investigación, publicada en la revista ‘American Journal of Sports Medicine’, concluye, además, que incluso un periodo de transición de seis semanas para adaptarse a este tipo de zapatillas no evita este riesgo, lo que indica que las mayores fuerzas de impacto causadas por el diseño de las zapatillas no cambian con el tiempo.

«Estos zapatos pueden funcionar para ciertas personas, pero ahora mismo no sabemos para quién son buenos. Los hallazgos sugieren que las personas no están cambiando realmente la forma en que corren con estas zapatillas, incluso después de una transición de seis semanas, lo que potencialmente los deja en mayor riesgo de lesiones», explica Christine Pollard, coautora del estudio.

Este tipo de calzado ha ido creciendo en popularidad desde su introducción en 2010, pero se ha realizado poca investigación para entender su efecto en la biomecánica de la carrera. Los estudios controlados como este ayudan a los médicos a hacer recomendaciones basadas en evidencia científica a los corredores.

Los investigadores realizaron previamente un estudio de personas que corrían con estas zapatillas antes y después de una carrera de cinta rodante de 5 kilómetros. Los hallazgos de este estudio sugirieron que podrían aumentar la fuerza de impacto y las tasas de carga, lo que indica un mayor riesgo de lesiones.

En su nueva investigación, estudiaron a 20 corredores, una mezcla de hombres y mujeres, entre las edades de 18 y 45 años, que corrían al menos 24 kilómetros a la semana. Los corredores participaron en dos sesiones de pruebas biomecánicas en el laboratorio, cada una con una diferencia de unas seis semanas. Completaron una serie de pruebas de atletismo con estas zapatillas y también con otras de atletismo tradicionales.

«La preocupación con este tipo de zapatillas es esa masa que estás cargando repetidamente. ¿Cómo estás atenuando eso?. También vimos cambios en la cinemática del tobillo, o el movimiento angular en las articulaciones. Vimos una eversión prolongada, lo que probablemente aumenta la tensión en las piernas y podría provocar lesiones», aseguran los investigadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.