El domingo 3 de marzo entró en vigor la reforma del Código Penal por la que se endurecen las penas por imprudencias al volante.

Así, conducir bajo los efectos de las drogas o alcohol o a velocidad excesiva pasan a considerarse como “imprudencias graves” lo que implica que el conductor que cometa esa infracción quedará imputado directamente por la comisión de un delito grave (sin posibilidad de interpretación por parte del Juez o Tribunal).

Pero otro de los aspectos de los que se ha hecho eco el legislador es la práctica frecuente de huir del lugar del accidente tras cometer un accidente mortal y que se considera ahora delito. El problema para quien juzgaba este tipo de situaciones es que el Código Penal no recogía un supuesto similar y por lo tanto, no podía ser castigado quien obrase de esa forma.

El Código Penal sí recogía (y recoge) el delito de omisión del deber de socorro pero resulta que a una persona fallecida no se le puede prestar ese socorro por lo que, al huir del lugar del siniestro, el conductor responsable no cometía delito (en derecho penal, una conducta -por reprobable que sea- no puede ser castigada si no es contemplada previamente).

Sin embargo, cabe preguntarse si la nueva regulación evitará este tipo de situaciones o -al menos- reducirá su práctica. Por eso, esta semana preguntamos a nuestros lectores: “Desde este pasado domingo, huir del lugar del accidente se considera delito ¿Cree ud. que la medida servirá para reducir esa práctica?” y la mayoría de nuestros lectores “Sí” creen que la nueva legislación ayudará a evitar esa práctica (un 55%) frente al 45% restante que son poco optimistas al respecto y creen que “No” ayudará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.