Foto: Reuters


La Policía británica ha anunciado este martes la apertura de una investigación tras el envío de tres artefactos explosivos a instalaciones de dos aeropuertos y una estación de tren de la capital, Londres, incidentes que se han saldado sin víctimas.

La Policía Metropolitana ha detallado que los tres artefactos han sido enviados a los aeropuertos de Heathrow y Ciudad de Londres –sin que las operaciones se hayan visto afectadas– y a la estación de Waterloo.

En su comunicado, ha indicado que los artefactos estaban en paquetes postales tamaño folio y, según el análisis de los artificieros, podrían haber provocado «un pequeño incendio» tras su apertura.

Así, ha señalado que uno de los paquetes, enviado a un edificio perteneciente al aeropuerto de Heathrow, ha ardido tras su apertura, provocando que las instalaciones fueran evacuadas por precaución.

«El Mando Antiterrorista de la Policía Metropolitana aborda los incidentes como vinculados y mantiene una visión abierta en lo relativo a los motivos», ha señalado, al tiempo que ha emitido una alerta a los centros de transportes de la ciudad para que incrementen la vigilancia.

Por último, ha manifestado que por el momento no se han producido arrestos, mientras continúan las investigaciones.

La Policía irlandesa está ayudando a Scotland Yard en las investigaciones, dado que al menos dos de los paquetes tenían sellos irlandeses y una dirección irlandesa como remitente.

Según las informaciones facilitadas por la cadena de televisión irlandesa RTE, los sellos son similares a los emitidos por An Post para conmemorar San Valentín en 2018, con un corazón y las palabras ‘Love Éire’.

Por el momento se desconoce quién habría enviado los paquetes o si tendrían alguna relación con el conflicto en Irlanda del Norte. Un grupo que se identificó como IRA reivindicó el ataque con coche bomba ocurrido el 19 de enero junto a un tribunal de la ciudad norirlandesa de Londonderry y que desencadenó una cadena de incidentes violentos en Irlanda del Norte.

Las autoridades atribuyeron inicialmente el ataque al Nuevo IRA, una de las varias escisiones del Ejército Republicano Irlandés (IRA), que en 1998 firmó un acuerdo de paz para poner fin a tres décadas de conflicto que dejaron más de 3.000 muertos.

Sin embargo, un grupo que se denomina a sí mismo IRA asumió la autoría del ataque en un comunicado remitido al periódico ‘Journal’ de Londonderry. En esta nota, advirtió de que seguirá atentando contra los intereses de la «cúpula imperial» británica y pidió a los que «colaboran» con Reino Unido que desistan «inmediatamente».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.